Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 25 de septiembre de 2017

Inicio

La compostera de Cantarranas

La línea que separa el campo de rugby de Cantarranas de las instalaciones de Solidarios es como la que se puede ver en Egipto entre las lindes de las verdes riberas del Nilo y el árido desierto. Aquí chocan el campo de deportes con muy poco césped, y un jardín con lavandas, brezos, hortensias, encinas, quejigos, pinos laricios..

Nos acercamos hasta allí y nos encontramos al principal responsable de que este espacio parezca un frondoso jardín. No es otro que José Carlos García Fajardo, "un profesor jubilado", como afirma él, pero también el fundador de la ONG Solidarios, y director del Centro de Colaboraciones Solidarias que organiza, entre otras muchas cosas, un taller de periodismo enfocado a temas de cooperación y solidaridad. García Fajardo está arremangado, preparando el terreno para plantar los 150 pinos laricios (conocidos científicamente como pinus nigra) que le ha regalado la Escuela de Ingenieros de Montes. Esta es la segunda remesa de estos pinos que planta Fajardo tras los del año pasado y para poder llevar a cabo todo este trabajo cuenta con sus alumnos del taller de periodismo que le echan una mano, pero también con el imprescindible apoyo de David y Estela, dos estudiantes de Ingeniería de Montes que se encargan de poner el suelo a punto para que en unos años esos pinos den una buena sombra.

Desde hace unos meses, uno de los laterales del jardín se ha convertido en una enorme compostera. García Fajardo vio a los jardineros de la Complutense llenar incontables bolsas con hojas y restos de la poda y se enteró de que su destino final era la incineración. Se le encendió entonces la bombilla de las grandes ideas, pidió que le dieran a él esas hojas y pensó que con ellas podía dar comienzo a una compostera. Gracias a la asociación ecologista Amigos de la Tierra aprendió a fabricar compost (para nutrir el suelo de campos, huertas y jardines) y aunque las recomendaciones para una compostera son 1,5 metros de alto, ancho y fondo, García Fajardo apostó por algo mucho más grande.

A los restos vegetales, el profesor Fajardo ha unido restos de alimentación ("siempre sin carne, para no atraer a roedores") que trae de su propia casa y de los vecinos, así como de algunas cafeterías del campus, y con ello ha creado una súper compostera. El objetivo de esta instalación es triple: darle una nueva vida a los restos vegetales, reciclar los restos orgánicos y, si la Complutense da su visto bueno, donarlo a los jardineros, sin coste alguno, para abonar todo el campus.

 

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685