Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Inicio

La financiación europea es posible

La financiación hay que buscarla en Europa. Esta es la máxima que se repite en los últimos años cuando se habla de investigación, sea en el área que sea. Ante la falta de fondos nacionales el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea se ha convertido en la esperanza a la que los investigadores se aferran para poder continuar o empezar sus trabajos. Su dotación es buena, con cerca de 80.000 millones de euros en su conjunto, pero sin embargo por muchos, aunque cada vez menos, es contemplado como una quimera.
En los últimos doce meses el Vicerrectorado de Investigación se ha volcado en animar a los profesores complutenses a presentar proyectos a las convocatorias del programa. Como señalaba recientemente el vicerrector Francisco Tirado, "el primer paso está dado. La gente está mejor informada y creo que está aumentando el interés por presentarse a convocatorias europeas".
Hemos visitado a cinco profesores complutenses que lideran grupos de investigación con proyectos europeos financiados para que cuenten cómo lo han logrado. Uno de ellos es el profesor de la Facultad de Informática Ignacio Martín Llorente. En el anterior programa europeo de investigación, el denominado Séptimo Programa Marco (7PM), el grupo que lidera el profesor Martín Llorente participó en 8 proyectos, sumando una financiación de más de 2.600.000 euros, la mayor de toda la UCM. Hace pocos días otro proyecto en el que participan ha conseguido el visto bueno de los evaluadores europeos y será financiado por el Programa Horizonte 2020.
El segundo en el ránking de financiación lograda a través del 7PM lo ocupó el catedrático de la Facultad de Ciencias Químicas Nazario Martín León. La mayor parte de los cerca de 2.500.000 euros que le concedió la Unión Europea fue a través de la European Research Council que le aprobó una beca Advanced Grant, reservada a los investigadores europeos con mejor currículum y un proyecto atractivo a desarrollar, en su caso la investigación de células fotovoltáicas de naturaleza orgánica, un complemento a las actuales células de silicio.
Tanto Nazario Martín como Ignacio Martín Llorente han podido, en su mayor parte gracias a la financiación europea, consolidar sendos grupos de investigación en la UCM. El grupo de Martín Llorente, dedicado a infraestructuras para computación cloud, lo forman 9 personas. "Cinco somos personal de la universidad y el resto están contratadas por los proyectos europeos en los que participamos". En el caso del profesor Nazario Martín su grupo está formado por cerca de 30 personas gracias a su participación en proyectos europeos en los que lleva participando de manera ininterrumpida desde hace 20 años.
También en la Facultad de Ciencias Biológicas, en concreto en el Departamento de Botánica, el profesor José Luis Santos ha podido conformar un grupo estable, con contratos subordinados a diversos proyectos o, como ocurre ahora gracias a su participación en una red de formación de Doctorandos (acción ITN) junto a otras 8 universidades europeas, con un becario predoctoral elegido entre los mejores currícula de Europa en su especialidad, en este caso en meiosis.
En el mismo caso que el profesor Santos pronto estará la profesora de la Facultad de Óptica Amalia Lorente, tras ser aprobada por el programa Horizonte 2020 una acción ITN, junto a otras tres universidades europeas, para el avance en el estudio de la enfermedad del ojo seco.
En el área de Ciencias Sociales también hay, aunque menos eso es cierto, proyectos financiados por Europa. Es el caso del profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología Juan Carlos Revilla, quien estos meses está trabajando en un proyecto europeo sobre resiliencia en tiempos de crisis. Antes ya lo había hecho, también dentro del 7PM, en una investigación sobre el efecto que produce en la población de una localidad la desaparición de la industria en la que tradicionalmente se apoyaba su economía.


Lo que cuesta es el primero
Tras hablar con estos cinco profesores se pueden sacar algunas conclusiones. La primera, por supuesto, es que conseguir que Europa apruebe un proyecto en el que participes es posible."Quizá -explica Ignacio Martín Llorente- lo más difícil sea conseguir el primero. Una vez que ya ejecutas un proyecto, conoces partners. Luego dentro del proyecto hay actividades de concertación con otros proyectos, con lo cual también amplias el networking con socios de otros proyectos... Al final lo complicado es tener el primero. Los siguientes ya tienes el know how para definir las propuestas y los contactos que te permiten tener socios". "El primer proyecto -considera Juan Carlos Revilla- fue el inicio del proceso. Nos invitaron porque necesitaban un socio español y nos lanzamos al monte. Ahí configuramos un equipo de profesores de la Facultad. Duró 3 años y medio, y funcionó bastante bien. Nos permitió configurar una red y el segundo proyecto surgió de ahí, de uno de los equipos que participaron en ese primer proyecto que tuvo una iniciativa para configurar una propuesta para uno de los últimos topics del 7PM, y contaron con nosotros. Se van generando buenas colaboraciones, viendo cercanías de trayectorias y perspectivas...".


Casi una idea loca
Una segunda conclusión es que en Europa lo más importante no es el currículo del investigador, como sucedía en los Planes Nacionales, sino la idea. "Decía Einstein -señala Nazario Martín- que en momentos de crisis la imaginación es más importante que el conocimiento. La imaginación en este caso a lo que nos lleva es a buscar financiación allá donde esté, y eso pasa por buscar proyectos innovadores, agresivos, casi una idea loca, y poner un currículum encima de la mesa que lo respalde. En la UCM hay curricula, ahora hay que pensar en la idea loca".


Sin Europa ya no se puede
Tercera idea: Europa da financiación, pero también otras cosas casi tan importantes como el dinero. "Un proyecto europeo -comenta el profesor de Sociología Juan Carlos Revilla- te obliga a colaborar con muchas más personas, y además de orígenes diferentes y con trayectorias distintas. En nuestro caso estamos con países como Finlandia, Portugal, Grecia, Alemania, Turquía, Reino Unido, Irlanda... Hay mucho enriquecimiento incluso en las formas de investigar". "En nuestro caso -explica Amalia Lorente-vamos a Europa para conseguir financiación, por supuesto. Al ser esta una Facultad nueva la investigación está arrancando y esta es una oportunidad para arrancar un grupo potente de investigación. Pero además -concluye la profesora de Óptica- hoy en día la investigación sí quieres que sea buena y que dé resultados tiene que ser internacional". "Hoy en día -añade en este mismo sentido el profesor Martín Llorente- hacer investigación que no sea a nivel europeo queda muy cojo. Te permite tener contacto con socios relevantes en tu área de investigación. Por ejemplo, nosotros en todos los proyectos que estamos colaboramos con diferentes universidades y centros de investigación europeos y también con empresas como IBM, HP, Oracle o Telefónica. Te permite, por tanto, también estar en contacto con necesidades reales, y con socios que tienen capacidad para realizar investigación que tiene impacto. A nosotros nos da eso, financiación, evidentemente, pero también esa capacidad de estar en contacto con las empresas y los centros de investigación que hoy día lideran la tecnología, con lo cual te garantizan hacer investigación que sea real o venga a cubrir una necesidad real. También te permite acceder a infraestructuras internacionales, te da visibilidad, esa posibilidad de transferencia tecnológica, el contacto con socios y esa visión sobre los problemas que hoy en día es necesario resolver", concluye Ignacio Martín Llorente.


Sin miedo
Cuarta conclusión: el porcentaje de aceptación es bajo, de alrededor de un 10 por ciento, pero eso no debe asustar. Tampoco lo deben hacer otros aspectos como el idioma, la falta de cultura de trabajo en grupo... "Hay un cierto temor o prudencia a presentar proyectos que tienen un porcentaje de éxito bajo. Es así, pero hay que hacer un esfuerzo adicional y presentarse. No es que sea una lotería para nada, pero si no juegas a la lotería es imposible que te toque. Asumiendo que tienes que tener un cierto nivel y yo creo que aquí hay grupos con nivel suficiente para competir con posibilidades reales, lo que hay que exigir a estos grupos es que se presenten y hagan ese esfuerzo. Uno de los aspectos que a mí me tiene más orgulloso es que tengo aquí 9 personas contratadas con cargo a mi Advanced Grant. En las circunstancias actuales de crisis económica el tener varios jóvenes aquí haciendo su tesis o como postdoc es muy importante", afirma el profesor Nazario Martín. " "Meterte en el engranaje de un proyecto europeo -opina Juan Carlos Revilla- empezando por la preparación de la propuesta, lo cierto es que asusta, parece que tienes que saber todo, lo científico, lo administrativo, lo aplicado, conseguir el consorcio adecuado con socios de lugares muy diferentes... Pero hay que hacerlo, hay que viajar, moverte en otros idiomas. No pasa nada, quitando a ingleses e irlandeses nadie habla un inglés perfecto en Europa. Hay que atreverse".


Buena ciencia y congresos
Como quinta conclusión citaremos algunos consejos o "truquillos" que a ellos les han funcionado. "Es importante -afirma Ignacio Martín Llorente- tener visión y ser muy específico. No es bueno tratar de abarcar muchos campos con una propuesta. Se prefieren propuestas muy focalizadas. Y, por supuesto, hay que ir a Bruselas". "Mi truco -añade Nazario Martín- es hacer buena ciencia, publicarla en las mejores revistas y asistir a los congresos. A mí me funcionan las 10 ó 12 horas de trabajo diario, ir mucho a congresos y relacionarme con la gente. Una vez que la gente te conoce, cuando van a pedir un proyecto europeo es posible que se acuerden del españolito que dijo o escribió tal cosa". "La historia -considera Juan Luis Santos- es conocer a mucha gente, y básicamente el vehículo para conocer a mucha gente es asistir a congresos internacionales. Allí es donde uno hace contactos. El congreso sirve para mucho. Una cerveza bien tomada o un vino bien tomado, a veces te soluciona colocar un doctorando en un sitio, entrar en un proyecto o ver cómo puedes colaborar en otra cosa".

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685