Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de mayo de 2017

Inicio

Crítica de cine: Blade Runner, de Ridley Scott

Rick Deckard es un detective especial. Su misión es detectar a una serie de replicantes (ciborgs muy, pero que muy evolucionados) que han vuelto a la Tierra con malas intenciones y eliminarlos.

Sí, vale, todo el mundo ha visto Blade Runner, pero no todo el mundo la ha visto en versión original y, mucho menos, en pantalla grande. Ahora los cines Ideal ofrecen la posibilidad de revisitar este clásico de clásicos de la ciencia ficción, así que será mejor que no te la pierdas.


El guión de Blade Runner es uno de esos muchos ejemplos que existen de una película que mejora la fuente original, en este caso el libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Los encargados de la adaptación fueron el actor Hampton Fancher, que prácticamente no ha hecho ningún otro guión en su vida, y David Webb Peoples, el guionista de filmes como Sin perdón y Doce monos. Es divertido pensar que la acción está ambientada en al año 2019, así que ya sólo nos quedan cuatro para llegar a ese mundo que imita (sobre todo en sus imágenes iniciales) a la Metrópolis de Fritz Lang, en el que la religión ha sido suprimida y ya sólo quedan budistas (ojalá), que se pasean por ciudades muy grises con paraguas con el bastón fluorescente (eso sería divertido). La tecnología del filme alcanza niveles que hoy todavía no son reales, no sólo por los replicantes, sino también por cosas como esos sistemas de análisis de imágenes que te permiten acercarte a zonas que ni siquiera han sido fotografiadas en primer plano, es decir que se pueden mover en 3D por una imagen plana.


La historia fue concebida sin la voz en off de Deckard, que resulta a veces un tanto cargante, y con un final cortante y no tan poético como el que se vio en el estreno de 1982. Y es muy curioso el efecto de ver el filme sin esa voz en off, porque la historia adquiere una nueva dimensión que nos hace preguntarnos si el propio Deckard no será también un replicante. De hecho, la respuesta más acertada sería que sí.
¿Qué decir de Ridley Scott que entre 1977 y 1982 dirigió Los duelistas, Alien y Blade Runner? Luego ha tenido otras buenas pelis, pero también muchísimos espantos que se podría haber ahorrado, tanto por el bien del propio cine como por el de su propio nombre.


Para redondear el filme nada mejor que contar con alguien tan icónico como Harrison "Han Solo-Rick Deckard-Indiana Jones" Ford.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685