Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 23 de agosto de 2017

Inicio

Carlos Saura, un maestro de la imagen en el Congreso de Fotografía Contemporánea de la UCM

La segunda edición de Confoco, Congreso de Fotografía Contemporánea de la UCM, ha contado, entre sus conferenciantes, con Carlos Saura, uno de nuestros directores de cine más celebres, pero también reputado fotógrafo. Como recordó el catedrático Emilio García Fernández durante su presentación, de hecho, Saura fue fotógrafo antes que cineasta. Este mismo año se acaba de publicar el libro "España años 50", con las imágenes que él mismo tomó en aquella década del siglo pasado recorriéndose nuestro país.

 

En la charla que ha mantenido Saura en la Facultad de Ciencias de la Información con estudiantes y con el catedrático del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad I, el director de cine recordó sus primeros pasos en la fotografía, a la que empezó a dedicarse simplemente porque le gustaba.


Con tan solo 19 años montó su primera exposición fotográfica y al año siguiente le nombraron fotógrafo oficial del Festival de Música y Danza de Granada. De aquel tiempo le viene también la afición por la música, algo que sigue manteniendo actualmente, como ha demostrado con su decena de filmes musicales.


En aquella época fue cuando hizo las fotografías de los pueblos de España que ahora por fin se han reunido en un libro, algo que siempre quiso hacer, pero que en su día no fue posible. La motivación de aquellas imágenes fue descubrir cómo era nuestro país realmente, más allá de la imagen oficialista de la época.


En el año 1959, tras hacer sus primeros pinitos en el mundo del documental, llegó a una encrucijada de caminos, convertirse en fotógrafo de la revista Paris-Match o centrarse en el mundo del cine. Optó por esta última opción y rodó Los golfos, una de sus películas más emblemáticas.


Captar el pasado
Considera Saura que "la fotografía es un invento maravilloso que te permite captar el pasado en cuanto aprietas el obturador, porque nunca más se va a repetir la imagen que tomes". Reflexionando sobre ese poder de la fotografía, Saura reconoce que "es un poco terrorífico", y por tanto lo ideal sería hacer menos fotos de las que se hacen actualmente, pero intentando que las que se hagan sean buenas.


Explica, de todos modos y con un cierto tono irónico, que ese pensamiento ahorrativo le viene de otros tiempos, de cuando no había más que carretes de 36 fotos y grandes costes en tiempo y dinero para revelar y positivar las imágenes.


También existe ahora la manipulación fotográfica gracias a diferentes softwares, algo que a Saura le "parece bien", pero de acuerdo con él, "la fotografía pura es el intento de captar una cierta realidad en un momento determinado".


Tras Los golfos, rodó Llanto por un bandido, una película que los responsables de la coproducción italiana montaron a su antojo, y que le sirvió a Saura para saber que desde ese momento su objetivo era rodar filmes donde él pudiera controlarlo todo. Así surgió La caza, una película con poco presupuesto, "sin luces y con cuatro actores".


Directores de fotografía
A lo largo de su carrera, Saura ha trabajado con un gran número de directores de fotografía, entre los que destaca a Luis Cuadrado, Teo Escamilla, José Luis Alcaine y, por supuesto, Vittorio Storaro. Su manera de trabajar con ellos consiste en llegar a un acuerdo inicial sobre lo que se quiere contar y cómo, y realmente sobre quien se puede ejercer una mayor influencia durante el rodaje es sobre el segundo operador, que es el encargado del encuadre.


A Storaro le conoció en el Festival de Cine de Kyoto, y allí comenzó una fructífera colaboración que comenzó con Flamenco. Saura explica que el director de fotografía italiano ilumina de una manera especial, "usando las luces que llevan los aviones cuando aterrizan, nunca iluminando desde arriba, sino lateralmente", lo que permite hacer algo que ha creado escuela. Además, Storaro "es rapídisimo, nunca hay problema con él y todo lo hace con una calidad fantástica".


Improvisación
Reconoce Saura que hace muchos dibujos de sus rodajes, a veces durante los mismos y otros de manera previa, aunque lo que aparece en estos últimos no siempre se refleja en el producto final. Para el director, filmar a partir de un storyboard es algo que no encaja con su método de trabajo, en el que se deja mucho a la improvisación, a lo que va surgiendo en cada momento. Según él, su objetivo es hacer algo distinto a lo que había pensado, "incluso con los actores, dejándoles libres si lo hacen bien".


En ese aspecto, el mundo digital ha facilitado mucho el trabajo y el poder visualizar lo que captan las cámaras en directo le permite hacer modificaciones in situ. Considera Saura que vivimos "en una época maravillosa en la que cualquiera con talento puede hacer una buena película de manera rápida". Después, entrar en la industria cinematográfica ya es otra historia, "mucho más complicada, sobre todo por la competencia enorme y la dificultad que puede existir para destacar".


De acuerdo con el director, la figura del fotógrafo profesional casi ha desaparecido, porque "ahora cualquiera lleva una cámara y puede hacer fotos maravillosas". Es la democratización del cine y la fotografía facilitada por la tecnología, que está provocando cambios constantes. Algo que, de todos modos, no es nuevo, "porque el cine está cambiando desde que lo inventaron los hermanos Lumière".


Hacer una predicción de cómo será el futuro no es fácil, "porque siempre nos equivocamos". De todos modos, sí cree Saura que las películas espectáculo americanas serán las que se proyectarán de manera mayoritaria en salas, los documentales de información inmediata tendrán su reflejo en la televisión, y el cine más pequeño, el que más le interesa a él, también encontrará su hueco, de alguna manera.

El director de cine Carlos Saura con Emilio García Fernández, catedrático del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad IA su llegada a la Facultad de Ciencias de la Información, Carlos Saura se encontró con el fotógrafo César Lucas, ponente también en la segunda edición de ConfocoEn 2016 se ha publicado el libro España Años 50 con fotografías que tomó Carlos Saura en esa década en algunos pueblos de nuestro paísCarlos Saura siempre lleva una cámara fotográfica encima. La elige entre las más de 600 que conforman su colección. En la imagen junto a Juan Carlos Alfeo, codirector, junto a Luis Deltell, de la segunda edición de ConfocoCarlos Saura considera que vivimos en un tiempo maravilloso, en el que la tecnología está a disposición de cualquiera con talento para rodar una buena película
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685