Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 15 de diciembre de 2017

Inicio

Cervantes está enterrado en las Trinitarias, "la duda ofende”

Quien se muestra tan contundente es Javier Balaguer, tras la proyección de su documental Cervantes: la búsqueda, organizado por Encuentros Complutense en la Facultad de Filología. El filme sigue los pasos del trabajo de excavación realizado en el convento de las Trinitarias en el año 2015, un trabajo apoyado además en un exhaustivo estudio histórico, documental y antropológico de los restos encontrados. La película comienza con la muerte de un Cervantes, interpretado por Ramón Barea, y cuenta las peripecias de la ubicación de sus restos desde el convento original hasta su ubicación posterior y el anunciado descubrimiento por un amplio grupo de científicos.

 

El director de la película, "que no interesó a nadie" y que tuvo que ser financiada por su padre, explicó que el equipo de rodaje grabó las cinco semanas de excavación, desde los primeros momentos en los que apareció la famosa tabla con las letras M.C. dibujadas con tachuelas, que luego resultó ser del siglo XIX, hasta que se encontraron los restos de la primera iglesia de Trinitarias a más de un metro y metro de profundidad dentro de la cripta.


La excavación comenzó guiada por trabajos de siglos anteriores, desde el interés inicial de José Bonaparte por encontrar los huesos, para enterrarle en algún pabellón de hombres ilustres, hasta el marqués de Molins, director de la RAE, que en 1870 publicó un libro sobre la sepultura de Cervantes.


Al comenzar los trabajos de exhumación descubrieron que entre los restos de la cripta, tanto en los nichos como enterrados en el suelo, lo que aparecía eran en su mayoría niños, hasta 350, la mayoría del siglo XIX. Mercedes González, arqueóloga miembro del equipo de excavación, informó que entre ellos había varios cuerpos momificados gracias a las condiciones medioambientales de la cripta, donde había poca humedad y temperatura constante. En total, de las momias, dos eran de adultos y 34 de niños que iban desde los 4 años hasta recién nacidos, "que incluso conservaban un fragmento del cordón umbilical".


Los investigadores no entendían muy bien de dónde podían provenir tantos niños, así que decidieron contactar con el historiador Francisco Martín Perellón, que fue quien comenzó a realizar la investigación a partir de los documentos del convento. Para su sorpresa, descubrió que las monjas tenían guardada, aunque desordenada, toda la información de su institución desde que se fundó hasta el día de hoy. Con esos datos fue con los que se llegó a conocer que el convento actual no está construido sobre el lugar donde se enterró a Cervantes, y que los restos de este y de otras 16 personas se redujeron y se trasladaron a la cripta del nuevo convento, probablemente en una caja.


Finalmente, y tras excavar profundamente se dio con esa caja, en la que se encontraron restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez individuos adultos (de los que cuatro son masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos), lo que se corresponde con los 17 enterramientos documentados en la iglesia de origen. Cotejar esos restos genéticamente no es factible en la actualidad, porque no existen restos localizados de ascendientes ni descendientes de Cervantes, pero a pesar de eso Balaguer considera que ahí están los restos del autor de Don Quijote, y que "la duda ofende a Cervantes".


El coste
Durante las excavaciones se criticó, por parte de algunos tertulianos e incluso de algunos filólogos como Francisco Rico, la utilidad de estos trabajos y su coste. Balaguer asegura que el coste total fue de 97.000 euros, sobre un total de 104.000 que les concedieron, "así que al final devolvieron hasta dinero".


De acuerdo con el director del documental, "ha salido muy barato", tanto por encontrar a Cervantes, como por "hallar el primer enterramiento de todo el mundo de niños del siglo XIX, fallecidos probablemente en una epidemia de cólera, y por el descubrimiento del archivo de las Trinitarias".


Julio Vélez, profesor de Literatura Española en la Universidad Complutense y cervantista, explica que en ese archivo se conservan, con total seguridad, obras inéditas de la hija de Lope de Vega, que fue abadesa del convento. De momento, en el trabajo de organización del archivo que lleva a cabo Martín Perellón en su tiempo libre, ya se han encontrado las obras que representaban allí las monjas en época de sor Marcela.


El decano de la Facultad de Documentación, José Luis Gonzalo Sánchez-Molero, presente también en la proyección del filme, consideró que este trabajo no habría pasado desapercibido si se hubiera realizado en otro lugar, como Egipto, ya que "es una tarea enorme desde un punto de vista científico".


La ficción
La película incluye también una parte de ficción en la que habla Cervantes e incluso mantiene un mordaz discurso con Lope de Vega. Juan Balaguer asegura que la idea de incluir estos fragmentos son suyos, pero que la tarea la dejó en manos del guionista Juanjo Diaz Polo.


El cervantista Julio Vélez añade que los textos puestos en boca de Cervantes son bastante acordes con el personaje, ya que están extraídos en gran parte de sus textos, en especial de "los prólogos de El Quijote, las Novelas Ejemplares, el Pérsiles y las Ocho comedias".


Una queja de ese Cervantes de ficción, pero también de Balaguer es ese escaso reconocimiento que tenemos en España hacia nuestras figuras célebres. Así como en Gran Bretaña, por ejemplo, la conmemoración de la muerte de Shakespeare se convierte en una cuestión de Estado, apoyada por todo el espectro político, aquí se convierte en cuestión de controversia, incluso entre los intelectuales. Hasta Lope de Vega, que murió rico y famoso, "acabó en un osario porque nadie pagó la renovación de la tumba".

Julio Vélez, Javier Balaguer, José Manuel García Vázquez y Mercedes González antes de la proyección del documental Cervantes: la búsquedaEl documental incluye entrevistas con destacados expertos como José Manuel Lucía Megías, presidente de honor de la Asociación de CervantistasEl director del documental Cervantes: la búsqueda, Javier Balaguer, conversa con José Manuel García Vázquez, director de Encuentros ComplutenseRamón Barea interpreta a un Cervantes irónico y mordaz en el documental Cervantes: la búsqueda
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685