Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 22 de julio de 2017

Inicio

La Unidad de Igualdad de la UCM y los Investigadores Precarios denuncian la persistencia de la brecha de género en la ciencia española

El 11 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Aunque en principio sea una fecha para celebrar, desde la Unidad de Igualdad de Genero de la UCM y la Federación de Jóvenes Investigadores Precarios no quieren dejar pasar la ocasión para denunciar que el llamado techo de cristal, está "truncando vocaciones científicas de jóvenes investigadoras". María Bustelo, delegada del rector para la Igualdad, reconoce que "aunque la Universidad ha sido una de las instituciones que más ha contribuido en las últimas décadas a los avances habidos en la igualdad y la incorporación de las mujeres a la ciencia, todavía queda mucho camino por recorrer, como demuestran los datos".

 

María Bustelo también señala que existe un problema de segregación vertical (en España en 2015, 54% de alumnas, pero sólo un 21% de catedráticas; en la UCM, 62% y 28% respectivamente ), y uno de segregación horizontal (en España las alumnas son el 72% en el área de ciencias de la salud y el 26% en la de ingenierías y arquitectura; en la UCM las alumnas de grado representan el 82% en Educación y sólo el 15% en Informática)".

 

La FJI/ Precarios completa los datos asegurando que, "el personal investigador Ramón y Cajal femenino se reduce a 37% en el CSIC y 35% en las universidades públicas; y menos del 25% de los puestos de mayor relevancia del CSIC son cubiertos por mujeres mientras que únicamente el 20% de las cátedras en universidades están en manos de una mujer".


Ese desequilibrio, según la FJI/ Precarios se nota también a la hora de conseguir financiación para desarrollar un proyecto o incluso para que las investigaciones reciban reconocimiento. Aseguran que sólo "consiguen el 18% de los premios científicos en España, porcentaje que disminuye hasta el 7% cuando la dotación económica es mayor de 100.000 euros

 

De acuerdo con Bustelo, aunque los datos van mejorando tímidamente, no lo hacen al ritmo que sería esperable, ni tan siquiera en ocasiones en la dirección deseada, porque "el índice de techo de cristal, que expresa las dificultades de promoción de las mujeres respecto a los hombres para llegar a la posición más alta de la carrera investigadora en el ámbito universitario, no sólo se mantiene prácticamente igual en los últimos años, sino que ha crecido en algunas de las áreas más feminizadas, como son las Ciencias Sociales y Jurídicas y las Ciencias de la Salud".

 

Continúa Bustelo asegurando que se sabe que es así "porque la desigualdad de género es estructural y se reproduce y mantiene a través de procesos y normas informales, de los procedimientos y del propio funcionamiento de las instituciones, en este caso de la universidad, además de en los sesgos inconscientes que se cometen involuntariamente porque nos enfrentamos a muchos años de una cultura y una idea de ciencia que se ha construido teniendo el modelo masculino como centro y como norma. Y por eso, también sabemos que la única manera de combatirlo es apostar por políticas contundentes de igualdad de género en el ámbito de la ciencia y la universidad".

 

Según Bustelo, la UCM, "a través de su Unidad de Igualdad de Género, cuenta con una decidida política de igualdad a través de la que se recogen y analizan las persistentes desigualdades en nuestra universidad, y se forma y sensibiliza sobre dichas desigualdades a la comunidad universitaria (estudiantes, PDI y PAS), con el objetivo de implicar a todos esos sectores universitarios en diferentes medidas y planes de actuación coordinados comprehensivos y contundentes que aspiren a un verdadero cambio estructural, y que vayan poco a poco torciendo esos datos y consiguiendo una universidad más igualitaria". Esto es importante no sólo por una simple e importante cuestión de justicia, y porque la Universidad debe cumplir un papel fundamental en la transmisión de los valores que una sociedad quiere alcanzar, sino también porque está comprobado que los entornos en los que se ha logrado mayor igualdad, se ha conseguido también mayor calidad y excelencia. Celebremos pues el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia apuntando al importante camino recorrido, destacando y visibilizando la tarea de nuestras científicas, y reafirmando nuestro compromiso con todo el que queda por recorrer


La FJI/ Precarios hace también un llamamiento para que "se adopten medidas específicas para ayudar a romper el techo de cristal, como mantener e incrementar la presencia femenina en jurados y paneles de evaluación para plazas, subvenciones y premios científicos". Para que eso sea posible hace falta implementar "políticas reales de conciliación de la vida profesional con la familiar, y medidas encaminadas a vencer los prejuicios sociales por los que las mujeres parezcan menos aptas que los hombres en ciencia y tecnología, dando mayor visibilidad al trabajo llevado a cabo por investigadoras".


Aquí se puede leer el manifiesto íntegro de la FJI/ Precarios.

Bookmark and Share

Comentarios - 1

Segun

1
Segun - 10-02-2017 - 20:09:23h

Hay que ponerse a trabajar todos: gobierno, empleadores, instituciones y las propias mujeres y hombres. Para así poder romper "el techo de cristal".


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685