Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 19 de octubre de 2019

Inicio

Christian Gálvez: “Si Leonardo era un genio, tú también puedes serlo”

"Leonardo da Vinci era ilegítimo, iletrado, bipolar, disléxico y con déficit de atención, así que cualquier joven estudiante está en mejores condiciones que él para ser un genio y para potenciar sus capacidades gracias a la curiosidad y la perseverancia y, por encima de todas las cosas, a la pasión". Así lo ha considerado al menos, el presentador televisivo Christian Gálvez en su charla "L30N4RD0 D4 V1NC1: 3L G3N10, 3L H0MBR3", impartida dentro del ciclo de conferencias organizadas por el decanato y la biblioteca de la Facultad de Matemáticas. El decano Antonio Brú ha reconocido que para él, "Leonardo es una de las grandes figuras científicas por el interés que tuvo por todas las ramas de la naturaleza y el saber". La invitación a Christian Gálvez para hablar sobre da Vinci, no es casual, ya que "es autor de varios libros de investigación sobre este personaje y es además comisario de la exposición Los rostros del genio, que se puede visitar hasta el 19 de mayo en la Biblioteca Nacional". Considera el decano que "el conocimiento se debe debatir en la Universidad, sobre todo cuando se trata de un personaje como Leonardo que fascina a los investigadores por su perfil como matemático, científico e intelectual".

 

Christian Gálvez reconoce que él no tiene ninguna experiencia en matemáticas, y que se le daban bastante mal en bachillerato, de hecho sacó "un cero en Matemáticas en segundo de BUP, así que optó por Letras Puras". Reconoce que luego empezó Magisterio en la UCM, pero no pudo terminar la titulación "precisamente por las Matemáticas". La casualidad y un viaje a Milán hicieron que se interesase por la figura de Leonardo, y allí vio que no había manera de estudiar a ese personaje sin meterse en esa disciplina científica y bromeó que al final han sido las Matemáticas las que le han perseguido toda la vida.

 

Recordó Gálvez el mundo del Renacimiento en el que se movía Leonardo Da Vinci, un mundo en el que había una amalgama entre ciencia y arte que muchas veces se oponía a las ideas de la religión. En ese ambiente surgió Leonardo que era "pintor, arquitecto, escultor, anatomista, botánico, matemático, inventor, filósofo, músico, poeta, urbanista, ingeniero, escritor y gastrónomo".

 

¿Y genio?

Preguntó el presentador a la audiencia congregada en el Aula Miguel de Guzmán quién considera un genio a Leonardo da Vinci. Más de la mitad del público levantó la mano, a lo que Gálvez respondió que esa idea no es más que un prejuicio, positivo, pero prejuicio. Recordó entonces que según la RAE, "la genialidad es aquella capacidad que tenemos cada uno de nosotros de hacer cosas diferentes y únicas, que sean dignas de admiración, así que si esa es la definición, prácticamente cualquiera puede ser un genio, y en esta Facultad de Matemáticas, aquí y ahora, hay genios en potencia".

 

Para Gálvez más que genio, Leonardo fue un trabajador innato, que superó sus problemas de ser "ilegítimo, iletrado, bipolar, disléxico y con déficit de atención, e incluso los fracasos que tuvo que afrontar en su vida, tanto en  Florencia como en Milán y Roma. De hecho, sólo triunfó los últimos tres años de su vida en Francia, en lo que hoy llamaríamos una fuga de cerebros".

 

Añade Gálvez que mientras Miguel Ángel y Rafael venían de familia de dinero Leonardo no tenía ni siquiera apellido al ser un hijo ilegítimo, lo que hizo que no pudiese acceder a la cultura, así que "tuvo que autoformarse, con lo que incurrió en la dislexia". Por ejemplo, fue sólo a partir de los 35 años cuando empezó a estudiar Latín, Griego y Matemáticas. Ciencias que sirvieron, por ejemplo para solucionar el famoso problema de Vitrubio, que era encontrar las proporciones geométricas del cuerpo humano. "Leonardo comprendió que había un error de concepción, así que colocó primero el cuerpo humano, y a partir de su ombligo trazó un círculo hasta el alma científica que nos otorga sentido común que es el cerebro y añadió un segundo eje en los genitales".

 

Leonardo DNA Project

Leonardo intentó incluso matematizar las facciones humanas, un estudio que comenzó en época de Aristóteles, y que después de da Vinci continuó con algunos estudios destacados, entre ellos los de Charles Darwin. La culminación de esos trabajos llegó, según Gálvez, en el año 2017 cuando el Instituto J. Craig Venter "desarrolló un algoritmo que puede predecir las características físicas de nuestra cara a partir del código genético".

 

A partir de ahí nació el Leonardo DNA Project que busca saber cómo era realmente Da Vinci. Según Gálvez, el autorretrato más famoso, que incluso ilustra la entrada en Wikipedia, se realizó en realidad trescientos años después de su muerte, con lo que no es demasiado fiable. Existen otros dibujos, incluyendo uno de Giorgi Vasari, realizado en 1568, y algunas esculturas que pueden dar idea de cómo era realmente Leonardo.

 

Cuando murió el 23 de abril de 1519 le enterraron en una iglesia que destruyeron las tropas napoleónicas, y todos los restos que estaban allí se trasladaron a diferentes lugares. En 1863, el escritor Arsène Houssaye buscó entre los huesos el cráneo más grande, pensando que por su tamaño debía ser también el del más inteligente, y lo enterró en la capilla de Saint-Hubert, "así que las probabilidades de que sea realmente él son cortitas".

 

El Leonardo DNA Project está estudiando esos restos para establecer sus orígenes, conocer los límites de la agudeza, visual, indagar en la posibilidad de que exista el cromosoma de la genialidad, convertir los depósitos bibliográficos en museos genéticos, buscando ADN en el papel y la tinta, para generar una aproximación entre el arte y la ciencia para cambiar la Historia del Arte, y para reconstruir los gastos faciales con las posteriores consecuencias pedagógicas, médicas y policiales.

 

Gálvez explica que durante su investigación en torno a la iconografía de Leonardo se dio cuenta de que el trabajo individual no lleva a ninguna parte, así que habló con grandes expertos y descubrió el Leonardo DNA Project que reúne a grandes científicos y donde sólo había un español, José Antonio Lorente Acosta, de la Universidad de Granada. Tras entrevistarle en un congreso en Madrid, "para ver qué era eso de genética aplicada a la Historia del Arte", Lorente Acosta que confeso que en el proyecto nadie había dudado sobre la posibilidad de que aquellos huesos de Saint-Hubert no eran de Leonardo, así que le pidieron a Gálvez que impartiera una conferencia y tras ello le admitieron en el proyecto internacional.

 

El presentador se ha convertido ahora en un experto en Leonardo da Vinci, tanto como para ser el comisario de la muestra Los rostros del genio, en la que los visitantes a la Biblioteca Nacional podrán comprobar que "en el universo leonardiano siempre hay más de lo que nuestros ojos ven".

Christian Gálvez y Antonio Brú, durante la conferencia en la Facultad de MatemáticasEl Aula Miguel de Guzmán de la Facultad de Matemáticas se llenó para escuchar a Christian GálvezChristian Gálvez junto al decano de Matemáticas, Antonio BrúChristian Gálvez se ha convertido en un experto en la figura de Leonardo da VinciChristian Gálvez considera que los jóvenes tienen muchas más posibilidades de desarrollar sus capacidades de las que tuvo Leonardo da VinciChristian Gálvez, en la Facultad de Matemáticas
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685