Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 21 de octubre de 2019

Inicio

La Complutense y el Ballet Nacional de España desarrollan un videojuego educativo

El profesor de la Facultad de Informática Borja Manero y un grupo de recién titulados de este mismo centro han desarrollado para el Ballet Nacional de España el videojuego "Bailando un tesoro", con el que se pretende dar a conocer y motivar entre, fundamentalmente los jóvenes, la danza española. El videojuego, disponible desde el pasado mes de octubre de manera gratuita en Google Play y Apple Store, encabezó la lista de juegos educativos más descargados en ambas plataformas durante semanas. A la vez, el equipo del profesor Manero ha elaborado un estudio sobre la eficacia del videojuego en comparación con otras alternativas pedagógicas con la participación de 800 estudiantes de colegios e institutos. Aunque los resultados aún son preliminares, sí se puede ya afirmar que los videojuegos son una herramienta educativa efectiva.

 

Como cuenta el profesor Manero el proyecto surge hace alrededor de cuatro años. Estando él en Harvard, desarrollando una estancia, recibió una llamada del Ballet Nacional España. "Sabían que yo ya había desarrollado un videojuego para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y me proponían que hiciese uno para ellos porque tenían muy poca audiencia joven. A los chavales no les interesa el baile español y querían ver si por medio de los videojuegos les motivaban". Sin tener "ni idea" de ballet, danza o algo parecido, la respuesta de Manero, por supuesto, fue afirmativa.

 

A su regreso a la Complutense formalizó el encargo. Se firmó un convenio entre la UCM y el Ballet Nacional de España, y se incluyó en él mismo a la benefactora estadounidense Ann Kreis, quien ya se había interesado en el proyecto y donado una cantidad que posibilitaba contratar un equipo de trabajo. Manero pensó que el equipo debía estar formado por estudiantes que estaban terminando Informática, ya que junto a sus conocimientos e ilusión, también aportarían una visión joven y fresca al proyecto.

 

Frikis y saltimbanquis

Los comienzos no fueron sencillos. De hecho, como destaca el profesor complutense no había nada similar en lo que fijarse: ninguna compañía de danza o ballet del mundo había desarrollado algo parecido. Las primeras reuniones tampoco invitaban al optimismo. "Lo recalco porque parece de risa, pero llevar informáticos a la sede del Ballet Nacional es juntar dos mundos muy diferentes. De pronto, llegas allí y los informáticos ven a esta gente como saltimbanquis y los saltimbanquis a los informáticos como frikis. Al principio no teníamos ni lenguaje común". Poco a poco, como no podía ser de otra manera, la situación va cambiando. Los informáticos alucinan al ver los ensayos de la compañía y comprobar lo que son capaces de hacer con sus cuerpos. La gente del Ballet Nacional también comienza a respetar el trabajo de los informáticos. A ello colabora el hackaton que se organiza para seleccionar propuestas. "Llevamos gente de informática y les pedimos que nos dijeran cómo harían un videojuego de danza. Les metimos un fin de semana a trabajar sobre ello; surgieron muchas ideas y nos pusimos a trabajar con lo que más nos gustó", resume Manero. "Poco a poco, todo iba encajando y acabamos todos bailando con el ordenador", concluye bromeando.

 

En busca de los movimientos perfectos

El desarrollo del videojuego ha supuesto dos años de trabajo. El mayor reto, como explica el propio Manero y dos de los desarrolladores principales, los ya ex alumnos Alejandro Romero y Manuel González -el tercero, César Díaz-Faes, no pudo asistir a esta entrevista-, fue la grabación del movimiento. "Para ellos el movimiento en el videojuego era una cosa fundamental. Para nosotros un videojuego es un videojuego, en el que lo realmente importante es que sea atractivo jugar. Para ellos lo importante era que los movimientos fueran perfectos, que la mano se ponga de una determinada manera y no de otra, que lo dedos se coloquen así..." La solución la encontraron en monitorizar los movimientos de un bailarín real y para ello nadie mejor que el propio director del Ballet, Antonio Najarro. Como se hace en videojuegos deportivos, tipo NBA o FIFA, se le colocaron sensores mientras repetía una y otra vez movimientos, y con ello lograron crear su avatar.

 

Como anécdota, Manero y sus alumnos recuerdan que una de las tramas argumentales del videojuego en la que pensaron era dar la posibilidad a los jugadores de intentar bailar bien, siguiendo al avatar de Antonio Najarro, o de hacerlo mal. "Desecharon la idea porque decían que en un producto que llevase el nombre del Ballet Nacional de España no se podía bailar mal". Toda la parte técnica, baile y música, ha sido supervisada en profundidad por un equipo del Ballet, encabezado por el propio Najarro.

 

Para la trama argumental, Manero y su equipo finalmente optaron tras entrevistarse con numerosos bailarines y personal del Ballet por seguir muchas de esas historias comunes que cuentan el duro, y complejo en la mayoría de las ocasiones, camino que tienen que recorrer las niñas y niños que quieren ser bailarines hasta, con suerte, llegar a la cima, es decir al Ballet Nacional de España. Como cuentan Manuel y Alejandro han tratado de que el juego sea divertido, porque es la manera de enganchar a los jugadores.

 

Un estudio con 800 escolares

En paralelo al desarrollo del videojuego se decidió, como explica el profesor Manero, realizar un estudio "para ver si esto funciona. Básicamente lo que hicimos es coger un montón de colegios, en total unos 800 chicas y chicos. A unos les pusimos a jugar al videojuego, a otros les visitaron varios bailarines para contarles sus experiencias, y con otros no hicimos nada. Después, a todos les llevamos a ver un ensayo del Ballet Nacional y tras él intentamos ver a quiénes les había gustado más y si había diferencia entre unos grupos y otros. A los que habían jugado al videojuego y asistido a la charla con los bailarines, les había gustado mucho más. Los detalles se publicarán pronto. Va a ser el primer estudio serio que se realiza en colaboración con una compañía nacional para ver si estas iniciativas funcionan", concluye Manero.

 

Manuel González, Borja Manero y Alejandro RomeroEl profesor Borja Manero, en su despacho de InformáticaManuel y Alejandro confiesan el desarrollo del videojuego ha sido un gran retoEl director del Ballet Nacional, Antonio Najarro, y su conversión en avatarUna de las pantallas de Bailando un tesoro
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685