Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 8 de agosto de 2020

Inicio

El Sello de Calidad de Edición Académica da vida a las colecciones monográficas y reconocimiento a las investigaciones en humanidades

Desde hace tres años las editoriales académicas, vinculadas en su mayoría a las universidades, pueden solicitar un sello de calidad para sus colecciones monográficas. Ese Sello de Calidad de Edición Académica, que es evaluado por la ANECA, y ha sido creado en colaboración con la UNE (Unión de Editoriales Universitarias Españolas) y la FECYT (Federación Española de Ciencia y Tecnología), aunque tiene, como explica Miguel Ángel Sastre, director de Evaluación de Enseñanzas e Instituciones de ANECA, como primer objetivo " evaluar unas prácticas editoriales académicas y difundir buenas prácticas", tiene como principal efecto el que investigadores sobre todo del área de humanidades, aunque también de diferentes ámbitos de las ciencias sociales, puedan incorporar la publicación de sus resultados de investigación a sus propios procesos de evaluación, como por ejemplo el reconocimiento de los sexenios de investigación.

 

Anabel Bonilla-Calero, jefa del Programa de Sellos Internacionales de Calidad de ANECA, describe como mientras en las áreas de ciencias o de la salud, la publicación de investigaciones en revistas de impacto (incluidas en los JCR) directamente supone a sus autores un aval de calidad, en otras áreas, al no existir apenas revistas en los jcr, esto no sucede igual. Además, como explica Bonilla-Calero, en esa áreas muchas de esas investigaciones se publican en monografías, pero poco a poco se corría el riesgo si no se le daba valor a la publicación de los artículos de que estas fueran desapareciendo. El Sello de Calidad de Edición Académica y, sobre todo, su reconocimiento por ANECA tanto para los méritos académicos como para sexenios de investigación, permiten, por tanto, no solo dar salida y valor a las investigaciones sino también asegurar la permanencia de las colecciones monográficas en los catálogos de las editoriales académicas.

 

En las tres convocatorias ya celebradas se ha concedido el Sello a un total de 43 colecciones de 21 editoriales. Para ello tienen que superar quince indicadores relacionados con la calidad informativa de la colección, el proceso editorial, su prestigio y política editorial. Como destaca el profesor complutense David Carabantes, evaluador en la concesión de los Sellos, aunque las monografías siempre, y aún hoy, se siguen vinculando a la publicación en papel, cada vez son más las que lo simultanean con el formato electrónico e incluso se comienza a tender a la edición únicamente digital. De hecho, como subraya Anabel Bonilla-Calero, uno de los indicadores que se evalúa es la digitalización de la revista. 

 

Aunque en un principio, el Sello nació dirigido a las editoriales académicas públicas, en su mayor parte universitarias, también se está abriendo a las editoriales comerciales. De hecho, la editorial Marcial Pons lo ha conseguido para una de sus colecciones. Las editoriales también tienen la posibilidad de acceder al sello con mención internacional, en el caso de que incluyan en sus monografías un número mínimo de autores extranjeros. Todos los detalles sobre el sello, su justificación y sus indicadores, se puede conocer en el artículo publicado por Anabel Bonilla, David Carabantes y Miguel Ángel Sastre en la revista Métodos de Información.

 

LA DEMANDA CRECIENTE DE LOS SELLOS INTERNACIONALES DE CALIDAD

Miguel Ángel Sastre, Anabel Bonilla-Calero y David Carabantes también están relacionados con la evaluación de los Sellos Internacionales de Calidad. Como explica, Sastre-ex vicerrector de Política Económica de la UCM y antiguo director de la entonces Escuela Universitaria de Estudios Empresariales, hoy Facultad de Comercio y Turismo- en la actualidad la ANECA es agencia evaluadora de tres sellos europeos de calidad que se otorgan a titulaciones universitarias. En concreto, el Euro-Inf para estudios de Informática, el Eur-ACE para ingenierías y el Eurolabel para Química. "Pero la tendencia es que se vayan incorporando otras áreas. En algunos casos -continúa explicando el director de Evaluación de Enseñanzas e Instituciones de ANECA- ya existen sellos europeos, como por ejemplo en Medicina, donde lo concede la Federación Mundial de Centros de Enseñanza de Medicina (WFME), pero en otros no hay o, al menos no son conocidos o tiene el suficiente prestigio".

 

Por ello, desde ANECA lo primero que se quiere es hacer un catálogo de sellos internacionales de calidad, para ver lo que existe tanto por ámbitos académicos como por zonas geográficas. La idea es ver qué sellos pueden ser más demandados e interesa que ANECA por tanto solicite a quienes los expiden ser agencia evaluadora de los mismos, del mismo modo que ahora hace con los tres anteriormente señalados, o incluso, como señala el profesor Sastre, cabe la posibilidad de que haya áreas en la que sea interesante impulsar la creación de nuevos sellos, bien porque no existen, o bien porque los que hay están muy vinculado a las universidades privadas, normalmente estadounidenses. "El problema es que hay sellos que cuestan mucho dinero. Nosotros, la ANECA, en cambio tenemos otra filosofía y únicamente trasladamos a las universidades el coste de la evaluación, resultando por tanto el precio mucho más baratos. La idea es que cualquier universidad pueda acceder esos sellos y no solo instituciones privadas con muchos recursos. Esa filosofía no la queremos cambiar", explica Miguel Ángel Sastre.

 

Sin esperar a la elaboración de ese catálogo y de las decisiones que pueda deparar, lo que sí va a tratar ANECA, como anuncia Sastre, es de lo antes posible convertirse en agencia evaluadora del mencionado sello en Medicina que concede la Federación Mundial de Centros de Enseñanza de Medicina (WFME). La urgencia se debe a que es bastante probable que a partir de 2023 para ejercer la medicina en Estados Unidos, el actual examen habilitante que están obligados a superar los titulados de otros países, solo lo puedan realizar los que hayan obtenido su título en universidades reconocidas por la propia administración estadounidense. Entre ellas, sin duda, estarían las que cuenten con el sello de la WFME, por lo que para las universidades españolas sería muy interesante poder obtenerlo a través de la evaluación de ANECA.

 

Anabel Bonilla, Miguel Ángel Sastre y David CarabantesEl profesor complutense Miguel Sastre es el actual director de Evaluación de Enseñanzas e Instituciones de ANECAAnabel Bonilla Calero es, además de la responsable del Sello de calidad de Edición Académica, es jefa del Programa de Sellos Internacionales de Calidad de ANECA El profesor y ex vicerrector complutense David Carabantes, es uno de los autores del artículo publicado sobre el sello de edición académica, además de evaluador en diferentes programas de calidad de ANECA
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685