Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 18 de septiembre de 2020

Inicio

La Complutense se suma al desagravio a los científicos Blas Cabrera y Enrique Moles

Dice la RAE que desagraviar es "resarcir o compensar el perjuicio causado", y eso es precisamente lo que se ha querido hacer con el acto homenaje a Blas Cabrera y Enrique Moles, celebrado este 28 de febrero en el aula magna de la Facultad de Ciencias Físicas. Los decanos de Físicas, Ángel Gómez Nicola, y de Químicas, Francisco Ortega, cuentan que el 30 de enero de 2019 asistieron a un acto en la Real Academia de Ciencias Físicas, Exactas y Naturales en el que se restituyó a siete científicos represaliados por la dictadura, entre ellos Moles y Cabrera, "y aquel acto fue el origen de este de aquí, prolongando el reconocimiento en la que fue la universidad de estas dos grandes figuras de la ciencia española". El rector Joaquín Goyache aseguró que "nuestra Universidad trata de rectificar aquellos hechos tan deleznables y busca paliar en parte esta ignominia que afectó a dos maestros, a dos monstruos de la ciencia, de la universidad y del compromiso social". En aquel acto de la Real Academia se entregaron unos diplomas honoríficos, que se han mostrado en el acto de Físicas y que desde hoy ocuparán un lugar importante en estas dos facultades. Tiene claro el decano Gómez Nicola, que "lo más interesante no es tanto el simbolismo de esos diplomas, como el significado de estos dos buques insignia de la Edad de Plata de la ciencia española, que forjaron una estructura que habría permitido estar a España en la vanguardia científica mundial".

 

El físico Antonio Hernando fue el encargado de glosar la trayectoria de Blas Cabrera, a quien considera "el primer físico español", entendido esto en el sentido que decía Ramón y Cajal, quien afirmaba que "mejor que llevar una biblioteca en la cabeza es contribuir con un opúsculo original, y eso fue lo que hizo Cabrera".

 

Ángel Gómez Nicola recordó que Blas Cabrera se licenció en la Universidad Central en 1898, convencido entre otros por Cajal de que se dedicara las ciencias en lugar de al Derecho. En 1901 obtuvo el cargo de doctor en esa universidad y cuatro años después se le nombró catedrático. Hernando destaca que "el inicio del siglo XX quedó marcado con las becas de la Junta de Ampliación de Estudios, que permitió sacar a los más espabilados para que fueran a otros sitios a hacer ciencia, y de ese modo, Don Blas, siendo catedrático de esta casa, cogió y pidió una beca para ir a Zurich, reconociendo así que necesitaba estudiar más".

 

Con su pequeña pensión en la ciudad suiza trabajó con Peter Weiss, con quien aprendió magnetismo. Fueron aquellos los tiempos en los que Pierre Curie midió la susceptibilidad magnética de los compuestos y su dependencia con la temperatura, algo que no se había hecho nunca, de la que obtuvo dos leyes, que uso Paul Langevin, dando lugar a la mecánica cuántica. Blas Cabrera midió con precisión las susceptibilidades paramagnéticas para compararlo con lo que predecía la mecánica cuántica, y comprobó su validez.

 

El decano de Físicas asegura que Cabrera "fue todo lo que puede ser un científico a nivel nacional o internacional, y aunque no fue premio Nobel sí estaba en el club de los que lo hicieron, como Niels Bohr, Albert Einstein o Marie Curie. De hecho, estos dos últimos pidieron que formara parte del Congreso Solvay". Hoy en día muchos de los actuales profesores se consideran discípulos de Cabrera, incluido Antonio Hernando, quien consideró que "lo importante en ciencia, en contra de la ambición por ser el mejor, es la capacidad de generar conocimiento, y el más importante es el conocimiento de la propia investigación, lo que hay que hacer en enseñar a investigar, y esa es la condición necesaria para ser un buen profesor de universidad, y Cabrera sin duda lo era".

 

En la Universidad Central, actual universidad Complutense, Cabrera llegó a rector durante 1930-1931 y fue académico de muchas academias, entre ellas la RAE. De acuerdo con Gómez Nicola "no ocupó cargos políticos, porque no quiso, pero a pesar de eso sufrió persecución, descrédito y exilio en México, donde murió en 1945".

 

Ahora, casi cien años después de aquella guerra, podemos decir que "estamos de nuevo en una buena posición científico, y ojalá que no volvamos a caer en los errores del pasado, para que la ciencia española vuelva a estar donde le corresponde, que es en primera línea internacional". Y en gran parte, esa posición actual se la debemos a científicos como Blas Cabrera, ya que, como asegura Hernando, "es el padre de los más de doscientos grupos permanentes que investigan sobre magnetismo en estos momentos en España".

 

Enrique Moles

El químico Miguel Ángel Alario presentó la vida de Enrique Moles, a quien definió como "químico, español, patriota, investigador, docente, reformador, innovador, organizador, represaliado y ahora rehabilitado".

 

Moles nació en Barcelona, en una familia de origen andorrano, y fue ya un estudiante brillante desde el instituto, algo que se demostró a lo lardo de su vida con cuatro doctorados, en Farmacia, en Química, en Física y de nuevo en Químicas. En esa trayectoria, y como recuerda el decano de Ciencias Químicas, Francisco Ortega, tuvo también mucho que ver la Junta para la Ampliación de Estudios, "que dio un empujón espectacular a la Física y la Química, estableciendo el modelo de éxito que pervive hoy en día para todas las ciencias, que es becar para viajar al extranjero a trabajar con los mejores y luego volver y crear escuela".

 

Según Alario, Moles "en los ratos libres se dedicaba a la bohemia", con trabajos como la traducción, junto a Rafael Marquina, de Epistolario con Carlota, un libro de poesía de Schiller; o pintaba; o participaba en la comisión de técnicos para la construcción de la Ciudad Universitaria; o ejercía cargos políticos, durante la "guerra incivil", donde fue director general de Pólvoras y Explosivos del gobierno republicano; organizaba congresos, banquetes, reuniones internacionales con un buen número de premios Nobel; o, por supuesto, investigaba.

 

Moles dejó tras de sí 264 artículos científicos, cuatro de ellos escritos en la cárcel donde fue internado tras volver del exilio en Francia en 1941, y fue el primero que recomendó hacer tesinas, así como la necesidad de investigar en un laboratorio.

 

Por todo ello, para Alario es difícil señalar cuál fue la faceta más importante de Moles, aunque sí opina que contaba con los "cuatro factores para ser un buen profesor, que son saber, saber hacer, hacer y hacer saber, características que también reunían todos aquellos represaliados a los que la Academia ha vuelto a admitir".

 

El rector Joaquín Goyache concluyó aseverando que "la obligación de la Complutense es evocar la memoria de estos dos científicos brillantes, algo que se ha tardado mucho en hacer y que fueron injustamente olvidados en una época trágica para nuestro país." De ellos pueden aprender los jóvenes, ya que son un ejemplo de las muchas cosas que se pueden hacer con muchos menos medios, aunque "es difícil hacer tanto por la ciencia y por la universidad de nuestro país como hicieron ellos dos, de ahí que la principal enseñanza es la de afrontar el futuro con el convencimiento de que en ciencia podemos progresar si todos empujamos a la vez".

El rector Joaquín Goyache y el decano de Físicas, Ángel Gómez Nicola, posan con dos nietas de Blas CabreraDiplomas honoríficos concedidos a Blas Cabrera y Enrique Moles en el acto de desagravio que organizó la Real Academia de Ciencias Físicas, Exactas y NaturalesMaría Luisa Lucía Mulas, vicerrectora de Estudios, y Ángel Gómez Nicola, decano de FísicasFrancisco Ortega, decano de Químicas, y María Concepción García Gómez, vicerrectora de Empleabilidad y EmprendimientoEntre el público, dos nietas de Blas CabreraEl físico Antonio Hernando fue el encargado de glosar la trayectoria de Blas CabreraEl químico Miguel Ángel Alario presentó la vida de Enrique MolesFrancisco Ortega, Miguel Ángel Alario, Joaquín Goyache, Antonio Hernando y Ángel Gómez NicolaMiguel Ángel Alario y Antonio Hernando escuchan la presentación del acto homenaje a Enrique Moles y Blas Cabrera
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685