Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 29 de septiembre de 2020

Inicio

"En lugar de plagio o fraude pronto escucharemos hablar más de integridad académica y originalidad"

El profesor David Carabantes Alarcón es uno de los principales expertos complutenses en innovación docente. Como vicedecano de la entonces Escuela de Enfermería, Fisioterapia y Podología coordinó, hace ya más de dos décadas, los primeros grupos piloto adaptados a Bolonia. Después, como vicerrector de Calidad, bajo el mandato del rector José Carrillo, impulsó los proyectos de innovación docente e introdujo en la universidad, a través de una novedosa convocatoria, términos que hoy ya nos son cercanos, pero que en 2014 pocos conocían: MOOC, flipped classroom, TED talks, learning analytics... El profesor Carabantes ha continuado estos años vinculado a diversos proyectos de vanguardia tanto en la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación -es embajador de Microsoft Educación España- como en otros modelos pedagógicos -es muy activo en la introducción de la metodología ApS (aprendizaje-servicio) en la universidad–, o en iniciativas emprendedoras,como la que le valió el reconocimiento, junto a otros docentes, en la última edición de los Premios Emprendedor UCM.

 

Este mes de marzo, del 9 al 30, el profesor de la Facultad de Medicina impartió a más de un centenar de estudiantes el curso "Integridad académica y sistemas antiplagio", primera actividad formativa íntegramente on line ofrecida por la Escuela de Doctorado de la UCM. El tema no podía ser de mayor actualidad. En el último año y medio o dos años la labor de muchas universidades ha sido puesta en tela de juicio por diversos casos de plagio, relacionados sobre todo, pero no solo, con la clase política. Por si fuera poco, la posible evaluación no presencial de las asignaturas obligada por la actual pandemia que sufre nuestro planeta, sitúa la integridad académica ante su gran prueba de fuego.

 

- Que haya habido más de 100 estudiantes realizando un curso on line sobre integridad académica, y más aún en la situación de emergencia sanitaria en la que nos encontramos, sin duda refleja que es un tema que preocupa.

- Así es, se inscribieron un total de 111 personas con tesis doctoral matriculada en nuestra Universidad y, de ese número, hubo tan solo un pequeño porcentaje que no accedió al espacio creado en el Campus Virtual. Era la primera vez que se desarrollaba en la Escuela de Doctorado una propuesta de manera completamente virtual, lo que permitió su realización por parte de personas con residencia habitual fuera de España o que estuvieran llevando a cabo una estancia predoctoral en el extranjero. La situación producida por la enfermedad COVID-19 me imagino que también provocó que algunos de los inscritos no accedieran al curso. Hay que reconocer el esfuerzo que han realizado los participantes, desde una médico que contrajo el coronavirus y, a pesar de tener muchos síntomas, siguió el curso, a otra compañera que estaba luchando contra la pandemia en su hospital e intentaba sacar tiempo para poder terminar el curso. Incluso durante las primeras semanas a algunos estudiantes se les comunicó la pérdida de su puesto de trabajo al aplicárseles un ERTE. Lo que no podría asegurar es que el número de inscritos se debiera al interés que suscitaba el título del curso o más bien fue por la posibilidad de realizarlo online. Sí se puede afirmar, por los correos que he recibido, es que al final opinaron que en general la actividad formativa había resultado de utilidad.

 

- ¿Cuándo hablamos de integridad académica, exactamente de qué estamos hablando?

- Existen muchas definiciones al respecto que realizan distintas aproximaciones, pero lo más sencillo es quedarnos con el significado de la palabra íntegro, que no se ha alterado el estado original. Implica que el proceso de creación académica ha sido llevado a cabo según la ética de la investigación, no se ha cometido deshonestidad y se han reconocido las ideas que otras personas han desarrollado previamente.

Puede que estemos más acostumbrados a escuchar los términos negativos como plagio, fraude académico o "contract cheating", por eso en el título de la actividad formativa se incluyeron los sistemas antiplagio y se aseguraba que todos conocieran previamente de qué trataba el curso. Estoy convencido de que cada vez se escuchará de manera más frecuente los conceptos de integridad académica y originalidad. De hecho, dentro del curso se incluyó una pregunta interactiva utilizando el sistema Mentimeter () para que los inscritos indicaran 3 términos que describieran la integridad académica y los resultados se mostraron como una nube de palabras en las que destacaban sin duda:  honestidad, ética, rigor y responsabilidad.

 

- ¿En qué se ha centrado el curso, en lo que se debe hacer o en lo que no se debe hacer?

- En los contenidos del curso no se ha hecho mención a las noticias de plagio en tesis doctorales de otras Universidades. Se ha orientado a la excelencia académica, a que intenten que su trabajo académico sea lo mejor posible, permita presentarse a diferentes premios como los de las convocatorias de Tesis en 3 Minutos y PhDay dentro de la UCM o la iniciativa Baila tu tesis, promovida por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.

 

No se han incluido como ejemplos la retirada del mercado de libros por el parafraseo de una famosa periodista o las dimisiones en Alemania de titulares de dos Ministerios con la consecuente retirada de sus títulos de Doctor, ni los escándalos más actuales de las tesis de Odontología que han ocurrido en España; tampoco se ha hecho mención a los casos de empresas que se encargan de realizar los trabajos avanzados. Algunas de estas "essay mills" se ofertan con la incorporación de un informe de originalidad realizado con un sistema antiplagio, para que así el cliente crea que no puede ser identificado su intento de plagio. Lo que ya ha ocurrido es que, pasados los años, las personas que recurrieron a estos servicios pueden ser extorsionadas en cualquier momento y más si se ocupan cargos de responsabilidad en entidades públicas o empresas.

 

Se ha solicitado que los motores de búsqueda en Internet no indexen las páginas web de estas empresas fraudulentas y que no se les permita realizar transacciones de pago online. También se ha pedido la retirada de los vídeos de youtubers que anuncian este tipo de servicios o los tutoriales creados específicamente para burlar la identificación de contenido no original por los sistemas antiplagio. A pesar de los esfuerzos, al teclear en Google, se pueden encontrar muchas empresas de este estilo que abarcan también los Trabajos Fin de Grado (TFG) y Trabajos Fin de Máster (TFM). Hay reportajes de televisión en torno a este tema y que evidencian la gravedad del problema, pero aun así se siguen haciendo trampas.

 

En esta actividad formativa lo que se ha intentado transmitir es que la tesis doctoral se va a encontrar depositada en el repositorio institucional E-Prints Complutense para su consulta de manera íntegra, se incluye en la base de datos TESEO del Ministerio y aparece en otras como Dialnet, así que debemos estar orgullosos de nuestro trabajo y no temerosos de que, en algún momento, puedan decir que se ha plagiado. Al final, 92 alumnos consiguieron superar el curso y, prácticamente la mayoría, entregaron la tarea correspondiente a la realización de un texto que fuese analizado por la herramienta antiplagio Turnitin; de forma voluntaria probaron también los sistemas Unicheck y Urkund y conocieron Google Assigments.

 

- ¿Quién o quiénes deben liderar el proceso de garantizar la integridad?

- Puede parecer un tópico, pero todos los actores implicados en el proceso se deben involucrar: estudiantes, profesores y la institución educativa. Algunos casos de plagio evidencian cómo atañe a la totalidad de la comunidad universitaria. Pongamos por ejemplo que en una institución de educación superior se demuestra que ha existido un número elevado de casos de plagio, esto se convierte en un escándalo mediático que, no sólo perjudica a los estudiantes a los que se les aplican medidas por haber plagiado, también repercute en el resto de alumnos de dicha universidad que pueden ver como su título es menospreciado a nivel laboral y en el ámbito social. A los profesores de esa misma universidad también se les cuestiona la labor que desempeñan a pesar de haber sido casos de plagio aislados o puntuales. Incluso algunos docentes pueden optar por hacer uso de medidas de movilidad interuniversitaria para trabajar en una entidad diferente. La universidad puede ver reducido su prestigio, disminuir el número de solicitudes de acceso de estudiantes en primera opción, descender los convenios y contratos con empresas y tener una repercusión negativa en algunos indicadores utilizados para cualquier ranking universitario.

Creo que en muchas ocasiones los estudiantes cometen plagio no intencionado que, aunque no exime de consecuencias, se debe en parte por el desconocimiento y uso de información de la web y fuentes sin citar. En los distintos sondeos que se han realizado en la Actividad Formativa con la herramienta Mentimeter, se puede conocer la opinión de los estudiantes en cuanto a la gravedad de distintas modalidades de plagio, las consecuencias del plagio y los aspectos más destacables de dichos sistemas

Los docentes conocen la importancia de la integridad académica y lo aplican en el seguimiento de los TFG, TFM y tesis doctorales. Además, en el ámbito de la investigación cuando se presentan artículos a publicar, las editoriales priorizan este aspecto y en alguna revisión del manuscrito se puede recibir un informe de originalidad junto a la denegación de publicación. También en las solicitudes de proyectos a convocatorias competitivas se están utilizando los sistemas antiplagio para conocer la originalidad de los mismos.

 

- ¿La Complutense se lo está tomando en serio?

- A nivel institucional, en el caso de la UCM sí se está haciendo una labor para combatir el plagio. En 2016, a través del Vicerrectorado de Tecnología de la Información y Comunicación, que dirigía Luis Hernández Yañez, se apostó por la implementación de Turnitin como herramienta antiplagio para las tesis doctorales, a lo que se unía Unicheck (anteriormente se denominaba Unplag), para que todas las tareas que se entregaban en el Campus Virtual pudieran ser comprobadas con dicho sistema de originalidad, lo que incluía TFG y TFM. En la actualidad ese modelo sigue existiendo, de manera que los profesores que quieran revisar una tesis doctoral pueden crear un Seminario de Trabajo en el Campus Virtual marcando que tiene esa finalidad y, al habilitarse el espacio, ya aparece la opción de añadir una tarea de Turnitin. Además, cuando se da de alta cualquier asignatura con la versión 3.4 de Moodle (disponible en la actualidad) se puede seleccionar dentro de las opciones de la actividad la opción de detección del plagio por el sistema Unicheck.

Recuerdo que José Arbués Bedia, actual director del Centro de Inteligencia Institucional, apareció en 2018 en los medios de comunicación explicando estos sistemas disponibles en nuestra Universidad cuando se trataba el tema del presunto plagio en la tesis doctoral del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En la actualidad, desde la Escuela de Doctorado ,que dirige María Teresa González Jaén, se están implementando una serie de actuaciones para asegurar la integridad académica de las tesis doctorales y, gracias a María Luisa Ballano Alonso, jefa del Servicio de Doctorado y Formación Permanente, conozco que hay un proyecto piloto de la Biblioteca UCM en la Facultad de Psicología de uso de los sistemas antiplagio. En los Servicios Informáticos, Josefa Isabel Serrano Hernández, directora del Área eCampus, se está trabajando al respecto y, por ejemplo, Jorge Jesús Gómez Sanz, vicerrector de Tecnología y Sostenibilidad, ya se ha reunido con el responsable para España de la herramienta Urkund.

 

- ¿Los programas antiplagio a día de hoy son íntegros; es decir, nos podemos fiar de ellos?

- Bueno, estas herramientas lo que identifican son los fragmentos coincidentes del documento analizado con otras fuentes, pero luego es necesario interpretar los resultados. Antes y después de realizar la entrega del documento se pueden aplicar filtros como excluir las citas, bibliografía y aquellas frases que tengan menos de un número o porcentaje de palabras. En cada elemento marcado se muestra el texto de la fuente original y se puede indicar al sistema antiplagio que se omita esa coincidencia. Se me ocurre, por ejemplo, cuando corresponde con el nombre de una entidad o con trabajos anteriores del mismo autor, como es el caso de una metodología similar o técnica utilizada con distintos objetos de estudio. Se correspondería con la autocita, pero donde no debería encontrarse coincidencias sería en el apartado resultados de un trabajo.

Cuando se realiza un envío a la plataforma Urkund se recibe un correo electrónico con el informe en el que se da respuesta a la pregunta planteada, indicando que se debe realizar una interpretación del mismo, ya que el índice de similitud no supone plagio o falta de rigor en el documento, ya que hay razones por las que fragmentos del texto coincidan con fuentes. No se debería concretar, por lo tanto un porcentaje de coincidencia máximo para determinar si se ha cometido plagio o no, depende de cada caso.

 

- ¿Hay unos mejores que otros? ¿Los hay especializados en áreas de conocimiento?

Hay que tener en cuenta que los sistema antiplagio disponen de sus propios algoritmos y fuentes en las que realizan la búsqueda de contenido coincidente, por lo que los resultados pueden ser diferentes según la herramienta que se utilice. Por ejemplo, Turnitin recoge en su informe de originalidad el porcentaje de similitud distinguiendo las fuentes de Internet, las publicaciones y los trabajos de estudiantes entregados previamente. Unicheck indica el tanto por ciento de coincidencias, cuál es la fuente de mayor semejanza y se diferencian las coincidencias con recursos de Internet de las de su biblioteca (publicaciones y trabajos). En Urkund  se muestra el porcentaje de similitud de la composición de un documento con otras fuentes. En estas herramientas se utiliza un sistema de colores para diferenciar los niveles de coincidencia y alertando con avisos cuando se requiere una especial atención.

Desde Google Assigments se realiza un recuento y porcentaje de las coincidencias con la web, por un lado de los fragmentos marcados y por otro de los citados o entrecomillados. De momento este sistema se encuentra en versión beta para el idioma español y ofrece resultados más precisos en inglés. La identificación de contenido traducido de otros idiomas es de hecho un aspecto muy importante en el que las distintas herramientas están trabajando.

Hay ejemplos de profesores como Simone Belli, del Departamento de Antropología Social y Psicología Social de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM que han publicado trabajos comparando distintas herramientas antiplagio.

En la UCM se ha apostado por un modelo multiplataforma en que el coexisten varias herramientas antiplagio, como ocurrió en una etapa del Campus Virtual en el que convivían hasta 4 entornos virtuales de enseñanza/aprendizaje, se evaluaron las posibilidades de cada una, hasta que se optó por la herramienta actual.

Con los trabajos entregados en esta primera edición de la actividad formativa se podrían comparar los resultados por áreas de conocimiento, ya que existe representación de todas las existentes y se podría hacer un énfasis especial en el ámbito del Periodismo, ya que el mayor número de inscritos proceden del Programa de Doctorado de dicho nombre.

 

- ¿Pero hoy por hoy ya se puede garantizar la integridad de quien publica un trabajo de investigación, un paper, un TFM, una tesis...?

El uso de los sistemas antiplagio puede resultar de utilidad, por ejemplo, para comprobar que no se han omitido citas y demostrar que no se ha llevado a cabo autoplagio. Debe ser un paso previo para depositar un trabajo académico en un repositorio institucional y de hecho se pueden revisar en los sistemas antiplagio distintas versiones de un trabajo académico conforme se va avanzando en su realización.

Con herramientas como iThenticate de Turnitin el autor de un artículo abona una tasa para poder revisar el grado de originalidad de su manuscrito antes de enviarlo a una publicación científica. Desde el ámbito editorial, las revistas asociadas a las entidad Crossref, conocida por gestionar el identificador numérico (DOI) de cada artículo, pueden utilizar el servicio Similarity Check que utiliza la tecnología de Turnitin para comprobar la similitud de los artículos recibidos.

 

- ¿Además de los programas antiplagio, qué otras medidas o herramientas se pueden o podrían utilizar para garantizar la integridad académica?

- Bien, yo creo que la retroalimentación efectiva es uno de los elementos más útiles, de hecho algunas de las herramientas como Turnitin han apostado por ello y lo están potenciando a través de su sistema Gradescope. Otro elemento es el sistema de verificación de autoría en el que están inmersos los sistema antiplagio, de manera que se monitorice la redacción de un estudiante desde el comienzo de la etapa universitaria, de manera que las diferencias que cada uno tenemos de escribir nos permita asegurar que somos nosotros los que hemos realizado un trabajo. Entran en juego elementos de inteligencia artificial y análisis de datos que ya son realidad.

También sería importante que además de la formación que se lleve a cabo desde la Universidad, no sólo en Doctorado, se impartan cursos sobre este tema en etapas preuniversitarias, lo que se denomina en otros países como K-12 y en la que las herramientas antiplagio desempeñan un papel fundamental.

 

- Antes del 25 de abril las facultades de la UCM deben hacer pública la manera cómo se va a evaluar cada asignatura. En caso de no poder realizarse pruebas presenciales, habrá que optar por otras fórmulas entre las que podrían estar la presentación de trabajos o incluso pruebas on line. Si esto es así, la integridad académica va a pasar su gran reválida. ¿Coincide con esta visión? ¿Están estudiantes, profesores y la propia universidad preparados?

- Para la integridad académica, en cuanto a los trabajos, TFG, TFM y tesis doctorales, se pueden utilizar los sistemas antiplagio de los que dispone nuestra Universidad; otro tema es la evaluación utilizando exámenes online. Ha circulado un vídeo de TikTok en el que supuestamente se pueden conocer las respuestas correctas de un examen tipo test utilizando las herramientas para desarrolladores que se encuentra disponible en los navegadores web. Recuerdo que era uno de los aspectos que cuestionaban la evaluación a distancia en los orígenes del Campus Virtual con WebCT en 2003. En la actualidad con Moodle no se pueden identificar las respuestas válidas utilizando ese sistema, por eso no habría problema.

Lo que sí se evidencia es que el siguiente paso será el proctoring o monitorización a distancia, para asegurar que es el estudiante la persona que está al otro lado del ordenador y que no realiza trampas durante la realización de la prueba. Es una técnica que se utiliza en los cursos abiertos, masivos y en línea (MOOC) y en exámenes de certificación, con fotos periódicas a través de la cámara web y patrón de tecleado.

 

David Carabantes, en una reciente entrevista realizada en la ANECA con motivo de la creación del sello de calidad de edición académica, en cuyo proceso ha participado.Recibiendo uno de los Premios Emprendedor UCM 2019Carabantes, en una presentación on line, con motivo de unas jornadas de ApS celebradas en 2018Junto al resto de coordinadores de un programa de ApS, que englobó a varias Facultades complutenses
Bookmark and Share

Comentarios - 3

J. Ignacio Pichardo

3
J. Ignacio Pichardo - 28-04-2020 - 08:02:32h

Felicidades, David. Y gracias por compartir tus conocimientos en este tema. Nos viene muy bien a docentes y alumnado.

Encarnación Aracil

2
Encarnación Aracil - 25-04-2020 - 11:28:41h

Muy buena información. Importante alertar a nuestro alumnado sobre estas cuestiones de ética y reconocimiento de autoría, que va más allá del paso por las aulas universitarias. ¡Enhorabuena al prof. Carabantes por su labor!

Lorenzo Gonzalez

1
Lorenzo Gonzalez - 25-04-2020 - 00:50:06h

Enhorabuena David, por tu labor docente en nuestra Universidad, como queda reflejado en este articulo que aporta un mayor prestigio a la Universidad Complutense.
Un saludo, Lorenzo.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685