Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de junio de 2017

Inicio

Mario Vargas Llosa vuelve a la universidad en la que estudió el doctorado

De joven Mario Vargas Llosa pidió la convalidación de sus estudios y se vino a la Universidad Complutense de Madrid para realizar el doctorado. La matrícula le costó 360 pesetas (menos de tres euros). Cuarenta años después ha vuelto a la UCM para recibir el homenaje de la I Semana Complutense de las Letras

Cuando Mario Vargas Llosa cursó el doctorado seguro que no se imaginaba que en aquella misma Facultad de Filología iba a ser recibido por un auténtico séquito de periodistas, estudiantes y autoridades universitarias. El escritor confiesa que con sus "75 años encima" se despierta y piensa lo afortunado que es por poder dedicarse a escribir, ya que toda su juventud se la pasó planificando como conseguirlo.

Aunque en su día describiera Madrid como una ciudad con gente rancia llena de gazmoñería, hoy afirma que tiene muy buenos recuerdos de aquella época y de sus paseos por las calles madrileñas siguiendo los itinerarios de las novelas de Baroja. También rememora con cariño a algunos profesores de la UCM como Carlos Bousoño "que era un magnífico expositor" y a su director de tesis Alonso Zamora Vicente.

Ahora, a la entrada de la Facultad le recibe una instalación artística realizada por Belén González Riaza, profesora de Bellas Artes, y por un grupo de estudiantes de dicha Facultad. En la obra, realizada con una tipografía que recuerda la que se usaba en el edificio de Filología cuando se inauguró en los años treinta, se puede leer "Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida". La frase es un fragmento del arranque de su discurso cuando le concedieron el premio Nobel que reza literalmente: "Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida".

 

La tesis y los libros

En la biblioteca de la Facultad se instaló además una muestra de gran cantidad de libros escritos por Vargas Llosa, muchos de ellos primeras ediciones. Y de vuelta al vestíbulo, en una vitrina se colocó la tesis doctoral que leyó el 25 de junio de 1971, que tiempo después se convertiría en su famoso libro de ensayo García Márquez: historia de un deicidio. Junto a la tesis unos cuantos manuscritos del comienzo de El sueño del celta y las notas de su doctorado en Filología Románica: todo sobresalientes.

 

La conferencia

Desde la Facultad, Vargas Llosa se trasladó hasta el Paraninfo de San Bernardo, donde impartió una conferencia animada por las preguntas del periodista Juan Cruz y del escritor Carlos Granés.

Allí recordó su etapa de estudiante en un Madrid "muy cerrado sobre sí mismo e incomunicado por la censura". Sonrió al contar los descansos que tenían a las 11 de la mañana y cómo bajaban a comprar unos "enormes bocadillos de tortilla de patata que costaban una peseta", que es menos que un céntimo de euro.

Preguntado por sus libros sobre tiranos y dictadores varios, Vargas Llosa afirmó que su desconfianza hacia el poder viene de su propia experiencia porque ha visto "en lo que se puede convertir el poder sin freno, que destruye vidas y destinos".

Frente a eso tienen que surgir los rebeldes, que "son los que han hecho que el mundo avance desde las cavernas hasta las estrellas". Vargas Llosa consideró que "sin los rebeldes el mundo no habría llegado a ser lo que es".

Con respecto al premio Nobel, reconoció sentirse halagado por haberlo recibido, pero reconoció que no sospechaba que venía tan "asociado a servidumbres". Con ello se refería a la pérdida de "libertad y espontaneidad" y a la falta de tiempo para poder centrarse en lo que realmente le apasiona: la escritura.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685