Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Inicio

Javier Garrido, el legado de sembrar en los demás con una sonrisa

Sembrando. Quienes le conocieron le recuerdan siempre así. Con algunos compartió horas y horas de huerto y de sonrisas. Con todos, ya fuera en el huerto, en el aula, en la calle o en los despachos, siempre trató de sembrar ideas. "Él me decía que sembrando plantas cosechamos ideas", recuerda Julio César de la Garza, con quien pasaba largas horas en el huerto "Sabia Bruta", que él mismo había creado junto a su Facultad, la de Políticas y Sociología. Desde el 19 de octubre ese huerto, uno más en la amplia red  de huertos urbanos que él ayudó a crecer, lleva su nombre: "Huerto Universitario Sabia Bruta. Javier Garrido".

 

Sin duda, la instalación de esta placa en la entrada del huerto fue uno de los momentos más emotivos del homenaje que la Universidad Complutense, la Delegación para Campus y Medioambiente, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, el Departamento de Sociología II, la asociación universitaria Ecoaldea y la Red de Huertos Urbanos de Madrid, organizaron este 19 de octubre para recordar al profesor Javier Garrido, fallecido el pasado 1 de agosto. Allí, primero en el aula y después en el huerto, estuvieron muchos de sus amigos. Profesores, estudiantes, miembros de asociaciones ecologistas y de diversas instituciones, compañeros de huerto, de trabajo y del consejo de dirección de esta universidad. Nadie, incluida su familia, su mujer Elena, sus hijas Lucía y Eva, y sus cinco hermanos, nadie quiso faltar a la cita. Tampoco el rector Andradas, quien hace dos años embarcó a Garrido en un proyecto para mejorar, cambiar y hacer más participativos y modernos los campus de la UCM, nombrándolo su delegado para Campus y Medio Ambiente.

 

El primero en hablar fue Tomás Rodríguez Villasante, compañero del homenajeado en mil batallas. De él destacó su faceta de sociólogo, pero "de la sociología del hacer", de la que consigue "con pasión y con cariño cosas que se quedan, que se notan, que se palpan". De entre todas las que deja, recordó tres: el grupo CIMAS de sociología, la red de huertos urbanos y los presupuestos participativos. En este último proyecto, que ha hecho posible que una parte del presupuesto que la UCM dedica al medioambiente haya sido en estos dos últimos años decidido entre todos, Villasante y Garrido fueron de la mano, tras recibir el encargo del rector Andradas. "No nos ha ido nada mal, si pensamos que en términos porcentuales hemos tenido una participación mucho mayor que la del Ayuntamiento de Madrid", consideró Villasante.

 

El siguiente turno de palabra fue para Julio César de la Garza. Estudiante mexicano, "pero de la misma edad que Javier", explicó él mismo, hizo con el profesor Garrido un tándem perfecto para convertir una idea en un gran huerto. De sus largas horas juntos, Julio César se queda con esa forma de actuar tan propia de Garrido de hacer sentir a todos bienvenidos, de que todo el mundo merece la atención de los demás. La pasión de Javier Garrido por los huertos urbanos le llevó a implicarse en el movimiento que surgió hace ya algunos años y que hoy ya aglutina en Madrid 26 huertos y otros tantos que están por venir. Para Gala Arias, representante de la Red de Huertos Urbanos, sin Javier Garrido es imposible explicar este crecimiento.

 

El director del Departamento de Sociología II, Francisco Zamora, y el decano de la Facultad de Políticas y Sociología, Heriberto Cairo, también participaron en esta primera parte del homenaje celebrada en la sala de Juntas de la Facultad. El decano contó como a su llegada al cargo buscó a alguien que le ayudara a cambiar la Facultad, a hacerla "más habitable y agradable". Garrido aceptó la propuesta y consiguió lo que parecía imposible.

 

La última responsabilidad de Javier Garrido fue la Delegación de Campus y Medioambiente de la UCM. El rector Andradas buscaba a alguien que entendiese la gran riqueza medioambiental que albergan los dos campus complutenses y que, además de ayudar a preservarla, contribuyese a abrirlos a la sociedad. Recuerda el rector que el propio decano Heriberto Cairo y otra de sus delegadas, Lucila Finkel, le dijeron que Garrido era, sin duda, la persona que buscaba. "Me reuní con él y si yo siempre digo que amo nuestros campus, enseguida me di cuenta que él los quería aún más". En estos dos años, Garrido ha hecho realidad algunos proyectos -presupuestos participativos para proyectos medioambientales, la extensión del compromiso "Ecocomplutense" a toda la Universidad, la campaña 4R...- y, sobre todo, ha dejado otros marcados: huertos en la Dehesa de la Villa, conexión del carril bici entre los dos campus... "Él imaginaba un campus universitario abierto, participativo y mirando al futuro", concluyó el rector, antes de entregar a Elena Amenedo la Medalla de Honor que la UCM ha concedido a su marido.

 

Tras las palabras del rector fueron tomando la palabra muchos de los asistentes al acto. Uno tras otros fueron hablando más representantes de la Red de Huertos Urbanos, de la propia Delegación de Medio Ambiente de la UCM, de Ecologistas en Acción, de la asociación de estudiantes Ecoaldea, del grupo de sociólogos CIMA, de la CRUE, del Ayuntamiento de Madrid, de la Casa Encendida... Entre todos recordaron a una persona comprometida, feliz con lo que hacía, de gran sentido del humor y perpetua sonrisa en la cara, dialogante, preocupado siempre por los demás y, ante todo, amante de su familia.

 

Tras la comida, el homenaje se trasladó a las inmediaciones de su huerta, donde además de instalarse la placa con su nombre y un dibujo obra del profesor de la Facultad de Bellas Artes Tomás Bañuelos, los asistentes inauguraron un espacio de bancos dispuesto para favorecer el diálogo entre sus ocupantes.

 

Tomás Rodríguez Villasante, Gala Arias, Heriberto Cairo, Carlos Andradas, Francisco Zamora y Julio César de la GarzaEl rector, el decano y el director del Departamento de Sociología II, charlan con Elena Amenedo, esposa de GarridoEl rector entregó a Elena Amenedo la Medalla de Honor de la UCM que ha sido concedida a Javier GarridoEn el acto intervinieron amigos y representantes de numerosas asociaciones e institucionesLucía, una de las hijas de Javier Garrido, cerró el homenaje soltando un cernícaloJunto a la nueva zona de bancos dispuestos para favorecer el diálogo se ha plantado un olivoPlaca instalada a la entrada del huerto Savia Bruta, diseñada por el profesor de Bellas Artes Tomás BañuelosLa nueva zona de bancos dispuestos para favorecer el diálogoHeriberto Cairo y Tomás Rodríguez Villasante, con la vicerrectora de Estudios, Pilar Herrero de Tejada
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685