Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 12 de noviembre de 2019

Inicio

La Escuela de Práctica Jurídica remodela sus instalaciones y su programa académico

El pasado 11 de octubre el rector Joaquín Goyache y el decano de la Facultad de Derecho, Ricardo Alonso, visitaron la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense, situada en la calle Amaniel, junto al Paraninfo histórico de San Bernardo. El motivo era ver las remodeladas instalaciones del centro y, de la mano de su director, José Manuel Almudí, saber de la nueva etapa que está abriendo la Escuela y que se materializa en un nuevo programa académico, que engloba cerca de cincuenta títulos de diversa temática y extensión, entre los que destacan sus cinco másteres de alta especialización. El objetivo, como explica el profesor Almudí, es potenciar este centro de formación -el primero abierto en España para la práctica jurídica-, que tras décadas impartiendo con gran éxito su curso de práctica jurídica, la puesta en marcha hace 8 años en las facultades de Derecho de los másteres obligatorios de acceso a la profesión de abogado, le hizo perder un gran número de estudiantes y de alguna manera su propia razón de ser. "Creemos que hemos encontrado un nuevo sentido para la Escuela y somos muy optimistas con su futuro", subraya el director.

 

Explica José Manuel Almudí que la Escuela se abrió en 1953, coincidiendo con la puesta en marcha del plan de estudios que se ha mantenido en la Facultad de Derecho hasta hace apenas unos años. "En aquel momento ya se tenía la convicción de que la gente que salía de la carrera de Derecho, lo hacía sin la formación práctica necesaria para el ejercicio profesional. Antes te licenciabas, te colegiabas y podías ejercer como abogado ante el Tribunal Supremo o el Constitucional". La Escuela tuvo un gran éxito y durante sus más de seis décadas de funcionamiento formó a más de 35.000 estudiantes.

 

La obligación que se marca a las universidades de impartir másteres de acceso a la abogacía hace que las escuelas de práctica jurídica pierdan un gran número de alumnos. Desde la Facultad de Derecho, según cuenta Almudí, el hecho se ve con preocupación. " Yo he sido vicedecano de Posgrado con Ricardo Alonso durante 3 años antes de ser director de la Escuela. La Facultad desde que entra el Plan de Bolonia y hay que hacer el máster de acceso a la abogacía se tiene que preocupar también por colocar a sus egresados. En las reuniones lógicas que mantenemos con ese fin entre el Decanato y los principales despachos de Madrid, nos damos cuenta de que los despachos empezaban a ser sensibles a un máster de la abogacía, pero al mismo tiempo demandaban una especialización. Al hilo de esa necesidad -continúa el profesor Almudí- se nos ocurrió ordenar dentro de la Facultad los títulos propios con denominación de máster que se ofertaban y articular una oferta conjunta de la Facultad, que se instrumentó a través de la Escuela. Nos encontramos con que otras universidades de la periferia habían creado centros de formación en el centro de Madrid, y nos pareció que era una buena idea utilizar las instalaciones de la Universidad de la Escuela también en pleno centro de la ciudad para poder ofertar esas titulaciones".

 

 

Instalaciones de referencia

José Manuel Almudí es nombrado director de la Escuela en diciembre del pasado año. En su cabeza ya están las líneas principales de una nueva programación académica, pero se da cuenta de que aunque las instalaciones de la Escuela se conservan en buen estado, su antigüedad hace que sean poco atractivas e incluso prácticas para los estudiantes, más aún con la gran oferta de estudios de este área que hay en Madrid. Se decide acometer una obra general de remodelación del edificio para sin tocar las estructuras dotar a sus doce aulas, biblioteca y salón de actos de moderno mobiliario y equipamiento tecnológico, así como de una nueva decoración. El resultado, como resaltaron el rector Goyache y el decano Ricardo Alonso, sitúa a la Escuela a la vanguardia de las instalaciones docentes no solo de la propia UCM o de las universidades españolas, sino incluso de centros extranjeros de renombre que han visitado recientemente.

 

Oferta numerosa y de calidad

Pero lo importante, como señala el profesor Almudí, además por supuesto del continente -cuya remodelación, sin duda, "ha subido la moral de los profesores y de los alumnos"-, sino sobre todo el contenido. El nuevo programa académico incluye alrededor de 50 cursos -"que en próximos años esperamos incrementar"-, entre los que destacan sus 5 másteres de alta especialización en Asesoría fiscal, Asesoría jurídica de sociedades, Derecho en los negocios internaciones, Derecho de las nuevas tecnologías y Derecho de los sectores económicos regulados. Los cuatro primeros se imparten desde septiembre o comienzos de octubre, mientras que el último lo hará a partir del próximo mes de enero. Junto a estos másteres propios se ofertan otros 6 cursos y 8 diplomas de alta especialización, un curso general, 2 cursos avanzados, 9 cursos especiales, además de jornadas especiales y cursos para empresas.

 

Posibilidad de cursar un doble máster

Junto a los estudiantes de los másteres y cursos señalados la Escuela acoge tres de los seis grupos en los que se divide el Máster de acceso a la Abogacía que organiza la Facultad. Como explica el profesor Almudí, la propuesta que se hace a los alumnos y alumnas del máster es complementar sus estudios con la realización de algunos de los másteres, cursos o diplomas de alta especialización que ofrece la Escuela. "Sabemos que es muy duro cursar el Máster de la Abogacía en solitario, y que es doblemente duro hacer a la vez un máster de especialización, pero creemos que les va a merecer la pena. Las clases del Máster de Abogacía se imparten por la mañana y los que quieren completarlo lo pueden hacer por la tarde. Todavía -señala Almudí- el número de alumnos del máster de abogacía que se atreve con el doble máster es reducido. Dependiendo del máster, oscila entre un 20 y un 45% los alumnos que hacen los dos, pero confiamos en que en el futuro aumente".

 

Acercar la Facultad a la sociedad

La reformulación de la Escuela, no obstante como explica su propio director, no ha tenido el único objetivo de que "nuestros alumnos salgan perfectamente preparados para poder competir con cualquier alumno de otra universidad española o de fuera a la hora de acceder al mundo profesional. La Escuela cumple también la función de acercar la Facultad de Derecho al mundo profesional. Estamos convencidos de que para que la Facultad de Derecho tenga influencia no basta con seguir haciendo una labor investigadora muy amplia y brillante, sino que también hay que conectar a la Facultad y por ende a sus profesores con el mundo profesional. Queremos hacer ver que los profesores de la Facultad no solo son excelentes para investigar y formar alumnos de grado y de máster, sino que también son capaces de dar soluciones y formar a gente que está en el mundo profesional y que tiene una necesidad de formación constante y permanente, porque el Derecho es un ámbito que está en permanente cambio. Para nosotros la Escuela es un instrumento fundamental para que la Complutense se ubique en el sitio que le corresponde en la formación jurídica de posgrado, pero también para que nuestros profesores lleven a cabo líneas de investigación que estén próximas a problemas que se plantean en la práctica, y pensamos también en que esta conexión entre el sector público y el privado a través de la EPJ pueda incrementar también las necesidades de financiación de la Universidad y la Facultad".

 

Profesores universitarios y profesionales

La Escuela no cuenta únicamente con los profesores de la Facultad para dar las clases. "Queremos también -habla de nuevo José Manuel Almudí-que los excelentes profesionales que hay en la práctica vengan a la universidad. Estamos convencidos de que eso va a crear una sinergia que va a ser buena a la larga para la Escuela, la Facultad y la Universidad en su conjunto". Ahora mismo la docencia de la Escuela es impartida en un 30% por profesores universitarios y un 70% de profesores externos, que son abogados del Estado, jueces, magistrados, abogados de grandes despachos, abogados de empresa o funcionarios de distintas administraciones.

 

Autónoma pero con marcado carácter complutense

La Escuela de Práctica Jurídica tiene la condición dentro del organigrama de la Universidad Complutense de un centro de formación profesional. La Escuela de la UCM fue la primera escuela de práctica jurídica que se creó en España y se rige, como explica José Manuel Almudí, por una normativa que vincula a todas las escuelas de práctica jurídica de nuestro país. "Con el paso del tiempo algunas de esas escuelas que se fueron creando han quedado bajo el paraguas de los colegios de abogados, y otras seguimos bajo la tutela de las universidades. La Escuela -continúa Almudí- tiene personalidad jurídica independiente a la de la propia Universidad y también un presupuesto independiente. La Escuela se nutre única y exclusivamente de las matrículas de sus alumnos. Y quiero resaltar que la muy buena gestión de mis antecesores nos ha permitido con el propio presupuesto de la escuela poder acometer esta reforma, sin tener que recurrir a la Universidad o a terceros".

 

Que jurídica y presupuestariamente la Escuela sea independiente no significa, como quiere resaltar su director, que la Escuela trabaje a su libre albedrío. "Por la configuración de la escuela se rinden cuentan anualmente al rector, se le da traslado del presupuesto y de su ejecución. El rector es el presidente de nuestro consejo de Patronato y lo que hay es una vinculación incuestionable entre la Facultad y la escuela, aunque sí es cierto que tiene un nivel de autonomía amplio. En el Patronato, siendo el peso fundamental de la Universidad, también está representado el Colegio de Abogados, el Colegio de Procuradores y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Es decir, están las fuerzas vivas del mundo jurídico de Madrid. Ahora -concluye el profesor Almudí-, hemos procedido a actualizar el Consejo del Patronato y lo cierto es que veo a todo el mundo con muchas ganas de que este proyecto sea un éxito. Ojala seamos capaces de encauzar toda esa energía positiva y nos lleve donde queremos".

 

El director de la Escuela, José Manuel Almudí, muestra las instalaciones al rector Goyache, el decano Ricardo Alonso y la vicedecana Nuria GarcíaLa remodelación ha sabido conjugar muebles clásicos como los de la biblioteca con las equipaciones más modernasJosé Manuel Almudí, la vicerrectora de Estudios, María Luisa Lucía; Ricardo Alonso, Joaquín Goyache y Nuria García, en el salón de actos de la EscuelaEl director y la vicerrectora de Estudios, en la entrada del centroLa Escuela está ubicada en la calle Amaniel junto al aparcamiento de la Biblioteca Histórica y el Paraninfo de la UCM
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685