Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 14 de agosto de 2020

Inicio

Complutenses x el Clima afronta con optimismo un segundo año lleno de retos

A finales de mayo de 2019 celebró su primera asamblea, en el paraninfo de la Facultad de Filosofía y Filología, la plataforma Complutenses x el Clima. Un año después hablamos con algunos de los profesores y estudiantes que forman parte de dicha plataforma para que nos hagan un balance de sus primeros doce meses y para que nos hablen de los retos a los que tendrán que hacer frente en la nueva normalidad que nos espera en los próximos meses. Santiago López-Ríos, de la Facultad de Filología e ideólogo de Complutenses x el Clima, explica que "no pretende ser más que una plataforma de presión, en el mejor sentido de la palabra, para que las autoridades complutenses lleven a cabo la llamada transición ecológica". En ese sentido, consideran pequeñas conquistas de la plataforma en su primer año el compromiso de la UCM de intentar ser carbono-neutrales en 2030 y haber adoptado las medidas de reducir plásticos de un solo uso en las cafeterías de la Complutense. La crisis sanitaria del coronavirus ha ralentizado el desarrollo de uno de los objetivos esenciales de la plataforma, que es una hoja de ruta con las pautas para conseguir los objetivos, pero a pesar de eso, los representantes de la plataforma aquí entrevistados son optimistas y confían en que se lograrán ese y otros muchos retos en esta lucha contra el cambio climático.

 

Santiago López-Ríos opina que han tenido "un éxito verdaderamente considerable en el primer año de funcionamiento de la plataforma". Recuerda que en las primeras semanas de funcionamiento cogió mucha fuerza porque fue muy bien acogida por la comunidad universitaria y se fueron sumando personas de distintas facultades, lo que demuestra que hay una verdadera inquietud por plantearse todos los problemas que implica, a corto, medio y largo plazo la crisis climática.

 

A partir de ahí, también tuvo un gran protagonismo la plataforma con motivo de la celebración de la COP25, en otoño, con presentaciones tanto en la cumbre social como en las llamadas zona azul y zona verde de la Cumbre del Clima.

 

Fidel González Rouco, de la Facultad de Ciencias Físicas, recuerda que en la asamblea fundacional también se pidió que la UCM declarará la emergencia climática, "y funcionó muy bien ese gesto que coincidió con un momento de transición en la Complutense, de cambio de rectorado". Aquello fue algo significativo para el poco tiempo que llevaban en marcha, pero "no quita para que haya que desarrollar todavía esa hoja de ruta para poder conseguir las emisiones cero". Diego Rodríguez Rodríguez, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, asevera que insistieron mucho en que hubiera un plazo, sin cerrar, para que la Universidad fuera consciente de la importancia de "tener un documento donde se marcasen los compromisos y, sobre todo, una reflexión sobre lo que se necesita hacer, las prioridades, un sistema de evaluación, indicadores de la huella de carbono...".

 

Reconoce que ese asunto se ha ralentizado por el coronavirus, aunque confía en que "ralentización no quiera decir olvido, pero es evidente que el espíritu y el impulso que había también apoyado en la COP25 se ha frenado bastante". Asegura el experto en Economía que eso ha ocurrido no sólo en la Complutense, sino que ha ocurrido en todas partes desde el mes de marzo. En la universidad "el interés se ha centrado en ver cómo se gestiona la docencia on line y habrá que ir recuperando, en los próximos meses, ese impulso".

 

Cambio climático y COVID-19

Carmen Segura Peralta, de la Facultad de Filosofía, apostilla que Complutenses x el Clima ha hecho "una grandísima labor en su año de andadura, y la puede seguir haciendo, aunque ahora hay otro reto y otra batalla que hay que pelear y que todos están dispuestos a dar, la batalla contra el coronavirus". Subraya, de todos modos, que en realidad los temas del cambio climático y la COVID-19 se dan la mano, porque "todos sabemos que el problema del coronavirus tiene que ver con el brutal descenso de la biodiversidad". Por lo tanto, le parece que son dos temas que hay que considerar de manera conjunta.

 

Entiende que ahora haya que centrarse en atajar la pandemia, pero "si solamente ponemos el parche a la pandemia, después vendrán otras, y para evitarlo hace falta un liderazgo fuerte y una clara, amplia y neta visión de conjunto, porque todo está conectado: la necesidad de las energías renovables, la necesidad de una transición energética y ecológica, y por supuesto la necesidad de dar solución al problema del coronavirus de la mejor manera posible".

 

Maite González Jaén, de la Facultad de Ciencias Biológicas, reconoce que aunque no está comprobada, en algunos casos, la relación directa entre pandemias y cambio climático, "lo cierto es que durante toda la Historia ha habido graves agresiones contra la naturaleza e incluso han desaparecido civilizaciones por el mal uso de su entorno ecológico, así que lo que sí se ve es que el desastre de la gestión ambiental está agigantando los problemas y creando muchos más daños para la recuperación, y sólo hay que ver como con unos días de encierro ha mejorado el aire de Madrid". Añade González Rouco que se ha visto que el cese de actividades ha evidenciado cómo es nuestra relación inmediata con el medio ambiente, "se han visto las consecuencias de los impactos a corto plazo, que se leen muy bien con la contaminación, que a su vez tiene relaciones cruzadas con la enfermedad".

 

La profesora Segura Peralta entiende que "todos tendemos a poner parches, a atender a lo urgente y dejar lo importante, pero si hacemos un mal arreglo, las aguas que ahora se nos escapan por esta rotura mañana lo harán por otra y cada vez habrá más roturas". Para evitarlo, recomienda "un poco de cabeza, un poco de reflexión, un mínimo de control de la precipitación y un poco de seriedad para pensar el problema en su globalidad, porque lo demás son tiritas que no pegan".

 

Una oportunidad

El profesor de Economía, Diego Rodríguez, tiene claro que este año, a nivel global, va a conllevar cierta ralentización, incluso rupturas de cadenas de suministros, "como la de los paneles fotovoltaicos, porque todos vienen de China", pero confía en que esta sea una circunstancia que se solventará en los próximos meses. Habrá una crisis con una caída de actividad como nunca ha existido, ni siquiera en la gran recesión reciente, pero hay una esperanza porque "hay un convencimiento general de todos los economistas y de la Comisión Europea de que la salida es distinta a la de la crisis anterior". La salida de esta crisis va a centrarse en la necesidad de dar un impulso a la idea de "más Estado y por la necesidad de impulsar la inversión privada y la inversión pública, y ese más Estado quiere decir más inversión en transición energética".

 

El físico González Rouco apunta también que en este momento estamos ante un bajón importante de los precios del petróleo, con una situación geopolítica difícil, que puede afectar bastante al mercado económico, y es muy tentadora para en un momento dado no apostar por las renovables o el camino a seguir. Recuerda que "en las primeras semanas del confinamiento se pensaba en la vuelta a la normalidad, y ahora a una nueva normalidad, que mucha gente cree que va a ser como la normalidad, pero con mascarilla, cuando en realidad, ahora hay una oportunidad para invertir en aquello que no facilite volver a algunos aspectos del estado anterior. Nos encontramos ante un new green deal europeo, donde hay mucho que decir por parte de la universidad, con una visión puesta en los Objetivos del Desarrollo Sostenible 2030".

 

Rodríguez Rodríguez informa de que para ello habrá muchos fondos disponibles europeos, con una primera prioridad que será la transición energética y una segunda que será la digitalización. Opina, por tanto, que hay oportunidades para todas las instituciones para captar parte de esa financiación, aunque para eso hace falta saber hacerlo, y hace falta equipos preparados. "Va a haber dinero, muchísimo dinero y España va a ser el país que más se va a beneficiar de esos fondos", asegura.

 

Cree el miembro de la plataforma que la Complutense se va a encontrar además con una restricción financiera cuando salgan los próximos presupuestos de la Comunidad de Madrid, y frente a eso tiene esa disponibilidad nueva, "un apetito de proyectos para gastarse esos fondos que van a ser claves para la recuperación, y la UCM debería utilizar esa necesidad de tener buenos proyectos para hacer algunas de las transformaciones más importante que hay que hacer en el campus".

 

La central térmica

Prácticamente todos los participantes en esta entrevista señalan la eliminación de la central térmica de la Ciudad Universitaria como uno de los grandes retos, ya que como asegura Rodríguez Rodríguez es "la gran emisora de huella de carbono de la UCM, sabemos que modificar eso exige mucho dinero, pero tener una central térmica en el centro de Madrid no es normal", pero ahora, con los fondos europeos post-COVID19 habrá una oportunidad.

 

López-Ríos opina que el hecho de que la Complutense usase esta oportunidad para deshacerse de la central térmica "tendría un efecto de ejemplaridad, porque en la universidad donde se produce la ciencia del cambio climático, seríamos los primeros que aprovechamos esta coyuntura para hacer algo al respecto". Y eso está en el propio ADN de Complutenses x el Clima, porque son "personas muy inquietas, con una gran lealtad y amor a la institución, muy complutenses, hay una implicación muy grande con la institución, y esta coyuntura puede servir para que la UCM ejerza su liderazgo social y científico".

 

Para González Rouco un primer paso sería medir las emisiones, porque "necesitamos actuar de manera ejemplar, y para transmitir ese mensaje a la sociedad, hace falta que tengamos una medida de la huella de carbono, y que las instituciones lo hagan, que lo haga la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento, que las instituciones públicas y privadas vayan en la dirección de publicar cuáles son las consecuencias para las emisiones de la forma en la que vivimos, sin connotaciones morales, simplemente por transparencia informativa y porque transmite un mensaje al ciudadano". Y en la Complutense, en cuestión de emisiones, "la central térmica es pivotal, aunque es un reto enorme y carísimo que merece la pena hacer, dentro de un marco local, regional, nacional e internacional, en cascada, de instituciones, para colocar a la universidad en la posición que merece". Tiene claro el físico que no es un camino fácil, pero "cualquier otro es peor, este es el idóneo para hacer una universidad más moderna y actualizada".

 

Relación con el gobierno de la universidad

Diego Rodríguez destaca que desde el principio tuvieron una buena relación con el rectorado y el vicerrectorado implicado y se ofrecieron para resolver dudas, como si fueran "unos buenos consultores, y además gratis". Eso sí, sabiendo que no se casan con ningún equipo rectoral concreto, sino que estarán ahí disponibles para cualquiera.

 

Carmen Segura añade que "el rectorado de la Universidad Complutense tiene un equipazo que está dispuesto a darlo todo, con el interés de hacer la transición energética y ecológica, y para eso sólo puede contar con Complutenses x el Clima, teniendo la convicción de la urgencia de esa transición". Desde la plataforma recuerdan que están "dispuestos a colaborar con todas las energías y capacidades para hacer esa transición".

 

El economista apunta que para convertir a la Complutense en la líder de este movimiento, "ya que otras instituciones están deseando que arrastren de ellas", hacen falta equipos que vayan más allá de la buena voluntad personal, y ahí la "UCM tiene que avanzar, con un PAS especializado en presentar proyectos, tener imaginación y, sobre todo, dedicar ciertos recursos humanos, que son claves".

 

Multidisciplinareidad

Para González Rouco también tiene mucho valor el que cada participante en Complutenses x el Clima tenga un campo de investigación diferente, algunos específicamente en cambio climático como él mismo, pero otros no. Desde el principio se vio que "personas de distintas facultades pueden aportar una visión académicamente valiosa como compañeros de universidad y también con la lealtad y el deseo de hacer una universidad mejor".

 

La profesora González Jaén añade que además, esa colaboración, esa presión que puede ejercer Complutenses x el Clima, "tiene una parte fundamental de reflexión y de recibir diferentes iniciativas desde fuera, convirtiéndose en un punto de referencia para aquellas personas que no están comprometidas con un movimiento particular de acción o una línea ideológica". Lo importante es que las reflexiones sean académicas, para que "tengan la credibilidad y también la resiliencia de un movimiento que permanezca en el tiempo", en algunos momentos reflexionando y en otros apoyando a la política activa para llevar a cabo las estrategias planteadas y que no se queden en nada y que "cualquier acción que se haga en la Complutense se haga con el objetivo de la hoja de ruta planificada".

 

Un ejemplo de interdisciplinariedad y de ideas de diferentes ámbitos lo aporta Lucía Ortiz de Zárate, estudiante con formación en Físicas y que el próximo curso empezará una tesis sobre Filosofía de la Ciencia, quien considera que "se ha hecho una labor muy importante porque prácticamente todos los centros de la UCM se han adscrito al manifiesto de declarar la emergencia climática". Ella, que estuvo en la zona azul de la COP25, espera que la plataforma perdure en el tiempo y que se sumen más estudiantes para que se regenere y se mantenga a largo plazo.

 

De acuerdo con González Rouco, algo que intentaron hacer ya antes de navidades, fue animar a que en las facultades hubiese grupos de sostenibilidad, que no dependen ni están vinculados directamente a Complutenses x el Clima, pero que es también un ámbito de participación de los estudiantes y del profesorado, que va en la misma dirección y que comparte preocupaciones. González Jaén añade que "casi todos los apoyos que se han dado para cambiar el uso de materiales de un solo uso y de las cosas que se pueden hacer desde las facultades, se han hecho gracias a grupos que están muy activos, incluso arrastrando a profesores que ahora están colaborando mucho más de lo que ellos pensaban al principio".

 

Segura Peralta tiene claro que Complutenses x el Clima "no es un movimiento que aspire a llevarse todas las medallas, más bien todo lo contrario, y por fortuna cada vez más la mentalización, la concienciación acerca de la emergencia climática va creciendo".

 

Jóvenes concienciados

La plataforma no tiene ningún plan específico para atraer estudiantes, aunque Ortiz de Zárate asegura que lo importante es predicar con el ejemplo, porque son "una plataforma comprometida con la defensa del medio ambiente, actúan en esa dirección y buscan el compromiso de toda la comunidad universitaria". Piensa que en ese sentido es una iniciativa ejemplar, porque los estudiantes nunca se han sentido separados del resto, "al revés, muy integrados con el PAS y con el PDI".

 

Cree de hecho Ortiz de Zárate que no sólo los jóvenes de la comunidad universitaria, "sino que todos están bastante concienciados contra el cambio climático y lo consideran una de las primeras prioridades que hay que atacar. Es cierto que hay gente más activa que otra, pero lo raro, a día de hoy, sería encontrar a algún joven que no estuviera concienciado sobre este problema".

 

Complutenses x el Clima, de acuerdo con Carmen Segura Peralta, acoge a cualquiera que sea Complutense y que esté comprometido con el tema del cambio climático, y además trabaja con grupos de estudiantes como Fridays for Future o Extinction Rebellion. "Lo que importa es que todos breguemos en la misma dirección, sin excluir a nadie, llevando los temas de la transición energética y ecológica a todos los estudios de la universidad. Con ello lanzaremos un mensaje unánime que ojalá al final cale y lleve a tomar las medidas radicales y valientes que hay que tomar".

 

Santiago López Ríos concluye que "cualquier complutense que sienta la emergencia climática es de Complutenses x el Clima, sin tener que asociarse en ningún sitio, porque no hay un registro de socios, es sólo una plataforma que difunde su labor a través de redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook y un canal de Telegram) y participan en acontecimientos importantes. Es algo muy informal, pero esa es la gracia del movimiento y, junto al hecho de que sea transversal, esa es la clave de su éxito".

Diego Rodríguez, Santiago López-Ríos, Fidel González, Lucía Ortíz, Carmen Segura y Maite González, durante la entrevistaFidel González Rouco, profesor de la Facultad de Ciencias Físicas, experto en cambio climáticoSantiago López-Ríos, profesor de la Facultad de Filología e ideólogo de Complutenses x el ClimaComplutenses x por el Clima tuvo un gran protagonismo con motivo de la celebración de la COP25, en otoño, con presentaciones tanto en la cumbre social como en las llamadas zona azul y zona verde de la Cumbre del ClimaLucía Ortiz de Zárate, estudiante con formación en Físicas y que el próximo curso empezará una tesis sobre Filosofía de la CienciaMaite González Jaén, catedrática de genética de la Facultad de Ciencias BiológicasCarmen Segura Peralta, profesora de la Facultad de Filosofía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685