Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 16 de diciembre de 2017

Inicio

Editorial: "Con la que está cayendo"

Llevamos un tiempo bajo el influjo de la información de diseño. Lo que se difunde no es tanto para informar de lo que ocurre como para imponer unas consignas con las que condicionar el comportamiento de la sociedad. Con tanto insistir en esta vía estamos cerca de alcanzar el estadio de la información intimidatoria. Una buena prueba de esto la hemos encontrado estos días en múltiples informaciones publicadas con ocasión del primer aniversario del 15-M. En vez de profundizar en los perfiles de un movimiento cargado de matices políticos y sociales, muchas informaciones y opiniones publicadas nos presentaron a los dirigentes de ese movimiento en una especie de ficha policial que les colocaba cerca de la ilegalidad. No importa tanto si el 15-M es iniciativa ciudadana que pretende la transformación de la sociedad, como cuestionar su existencia bien porque "pierde fuelle" o porque "responde a oscuros intereses económicos que lo financian".

"Con la que está cayendo" y "peor que se va a poner" son frases que se repiten con insistencia en los análisis periodísticos -y en declaraciones públicas de dirigentes políticos- como una especie de nuevo mantra destinado a aplacar las iras de quienes levantan su voz. "Con la que está cayendo" sirve de excusa para justificar la aplicación de las políticas de austeridad y dado que la situación "se va a poner peor" porque "lo peor está por llegar", la protesta, se nos dice, no es la respuesta adecuada, sino que se nos invita a aceptar con resignación esas nuevas políticas. Algunos sociólogos que han estudiado este fenómeno explican la menor presencia en actos reivindicativos recientes como consecuencia de esa información intimidatoria que nos está llevando de los "indignados de ayer" a los "resignados de hoy". Como decía el Roto en una de sus viñetas memorables en el diario El País: "Asustadles con la crisis para que no reclamen".

El entorno universitario soporta la mayor presión del clímax depresivo que acompaña a la nueva recesión económica provocada por la política de austeridad. Por un lado, los jóvenes universitarios ven cómo disminuyen sus posibilidades para encontrar un empleo. El desempleo juvenil supera con creces el 50%. Por otro, los recortes en educación, acompañados de la anunciada subida de tasas, harán más difícil para esos jóvenes encontrar una salida a través de la educación. El Gobierno ha anunciado, entre sus pretensiones presupuestarias, que el peso de la enseñanza caiga del 4.9% al 3,9% del PIB en cinco años. Incluso "con la que está cayendo", no parece que este sea el mejor camino.

En momentos de crisis prolongada en el tiempo encontramos un barómetro fidedigno, utilizado desde hace siglos. La crisis del 29 en EE.UU. tuvo sus suicidios de leyenda. La prensa italiana y, en menor medida la alemana, nos cuentan el aumento de los suicidas en la crisis actual. Ahí está el caso del ciudadano griego Dimitris Christoulas, psiquiatra de 77 años que se quitó la vida, harto de estar harto, en la plaza de Sintagma. En España no tenemos cifra oficial, pero hay datos elocuentes que hablan de un número creciente de personas que están recurriendo a esa vía porque ven que ya no hay salida. "Con la que está cayendo" necesitamos nuevas vías para afrontar la crisis.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685