Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 29 de abril de 2017

Inicio

Richard Stallman defiende el software libre por sus implicaciones éticas y sociopolíticas

Para Richard Stallman todo software libre debe cumplir cuatro libertades esenciales: ejecutar el programa como se quiera, poder cambiar el código fuente, poder hacer y distribuir copias exactas del programa, y contribuir a la comunidad distribuyendo versiones cambiadas cuando se quiera.

Considera Richard Stallman, fundador del movimiento por el software libre, que si no se cumple alguna de esas cuatro libertades esenciales, el software no es libre, sino privativo. La distinción, según el programador estadounidense, no es un asunto meramente técnico, sino que va más allá y afecta a aspectos "éticos, sociales y políticos".


Stallman expuso sus ideas sobre la libertad el pasado 4 de mayo en un abarrotado salón de actos de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid. Una libertad que afecta a los demás, porque la filosofía del software libre incluye la "solidaridad de la comunidad". El programador considera que si hay que traicionar a un amigo no dejándole una copia de un programa privativo, o a la empresa que lo ha desarrollado, siempre hay que optar por lo menos malo, que es traicionar a la empresa.


¿Piratería?
Stallman asegura que cuando le preguntan si esto es piratería, siempre responde que no, que la piratería es atacar barcos. Se cuestiona él mismo si compartir un programa es lo mismo que atacar un barco y se responde de nuevo que no, o que al menos moralmente la comparación es falsa, porque "compartir es algo bueno". Apuesta el gurú informático por el rechazo al término pirata por considerarlo un vocablo propagandístico de las empresas que lo utilizan.


Funcionalidades malévolas
Asegura Stallman que la mayoría de los programas privativos tienen funcionalidades malévolas. Afirma que Microsoft Windows envía datos sobre el uso de las computadoras, con la intención de restringir "lo que el usuario hace con los datos en su propio ordenador".


Para el padre del software libre, Windows tiene además puertas traseras, lo que lo convierte en malware, ya que permite hace cambios remotamente sin el consentimiento del usuario. Esta acepción de malware la aplica Stallman también a Apple, que es incluso peor, porque "tiene funcionalidades de vigilancia en sus nuevos productos".


Otros que tampoco se libraron de la quema fueron Flash Player, la Sony PS3 y el Kindle de Amazon, a quien Stallman bautizó como Swindle (estafa). Según el conferenciante, el Kindle tiene la capacidad de borrar libros a distancia, algo que al parecer hizo en el año 2009, cuando hizo desaparecer 1984, de George Orwell, de todos los dispositivos. La elección del libro borrado parece realmente irónica, y "Amazon prometió no hacerlo más, a no ser bajo órdenes del Estado, lo que no es demasiado reconfortante".


Los errores del software libre
Reconoce Stallman que el software libre puede tener también errores, pero a diferencia del privativo, si alguien encuentra ese error es libre de corregirlo y de compartir la copia arreglada con todo el mundo. Puede que no sea perfecto, pero al menos "sí respeta la libertad del usuario".


El gurú del software libre es consciente de que hay millones de usuarios que no saben programar, y también que ningún usuario, por experto que sea, es capaz de estudiar los códigos de todos los programas de software libre que existen. La solución a estos problemas está en la colaboración, de ahí "la importancia de distribuir copias cambiadas tantas veces como se quiera". De ese modo, los que no pueden ejercer la libertad de hacer cambios, porque no tienen las habilidades necesarias, se benefician de los demás.


Para Stallman el programa privativo "es un yugo sobre los usuarios, es la dictadura de una entidad". Y con la intención de romper ese yugo es con la que surgió su idea del software libre en el año 1983.


GNU
En aquel momento, Stallman quiso liberar un ordenador, pero ya era algo imposible porque todos los sistemas operativos eran privativos. Decidió entonces crear un programa de software libre al que le dio como nombre GNU (un acrónimo, pero además un juego de palabras entre ñu y new).


El creador de GNU recalcó la idea de que su software libre no es lo mismo que LINUX. Según Stallman, los valores de Linus Torvalds, el creador de LINUX no coinciden con la filosofía del software libre e incluso incluyen firmware privativo para que el LINUX se pueda utilizar en los nuevos dispositivos. En GNU han decidido usar un script para quitar ese firmware y ahora necesitan hacer un trabajo de ingeniería inversa para poder usar esos dispositivos, pero manteniendo la filosofía de la libertad. Stallman considera que los que utilizan su software libre deben afirmar que son "usuarios de GNU con LINUX, que son prácticamente todos los usuarios de LINUX, aunque muchos no lo sepan".


San Ignucio
Stallman terminó su conferencia vestido con una túnica y un viejo disco duro a modo de aureola alrededor de su cabeza. Así vestido interpreta a San Ignucio de la Iglesia de Emacs. En esa paródica religión "hay santos, pero no dioses y sólo adoran al único y verdadero editor de textos, el Emacs". Para ser santo no hace falta "el celibato, pero sí una vida digna y ética".

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685