Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 15 de noviembre de 2019

Inicio

La ciencia y la innovación española, en la encrucijada

4 MAY 2012 a las 11:48 CET

La publicación del proyecto de presupuestos para la Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), recogidos en la Política de Gasto 46 de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 ha generado una lógica inquietud entre la comunidad científica e innovadora de este país por el fuerte descenso que se anuncia.

En términos generales, los recursos previstos alcanzan la cifra de 6.397,62 millones de euros, lo que supone 2.192,16 millones menos que lo aprobado para el ejercicio de 2011; es decir un 25,52% menos. La cifra anterior es fruto de sumar 2.636,47 millones (753,38 millones menos que en 2011) en las llamadas operaciones no financieras (simplificando, subvenciones) y 3.761,15 millones (1.438,78 millones menos) en operaciones financieras (créditos y similares).

 Si se toma una perspectiva temporal de varios años, lo que se observa es que los recursos asignados entre 2005 y 2008 crecieron de manera muy importante. Sin embargo, tras un estancamiento en 2009, en los tres últimos ejercicios se ha producido un cambio de tendencia a la baja que se ha agudizado este año. De hecho, si se descuenta la inflación, se puede afirmar que los recursos del año 2012 son equivalentes a los de 2006. Este es, sin duda, un panorama preocupante, no solo por el dato en sí del presupuesto disponible, sino por lo que significa de un cambio de expectativa acusado; lo que parecía que era un salto hacia adelante en convergencia con otros países se puede traducir en una situación de frustración y falta de perspectiva que puede ser muy negativa.

Quizás el aspecto más esperanzador venga del hecho de que los recortes inciden más en los créditos que en las subvenciones. Si esto se añade a que en los últimos años ha habido una parte importante de esos créditos no ejecutados, puede significar un intento de reconducir la situación. Si el impacto se mide sobre los recursos ejecutados en 2011, el descenso es inferior, aunque muy significativo.

Dos últimas consideraciones. La primera: es un error plantear la problemática exclusivamente como el posible impacto en la ciencia. El asunto debe contemplarse desde la perspectiva más amplia del sistema de I+D+i que relaciona la ciencia con la innovación empresarial; en otras palabras, lo que está en cuestión es el futuro desarrollo de nuestro Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación. La segunda se deriva de lo anterior: en la medida que se trata de ese conjunto de relaciones, lo que se pone en cuestión es la credibilidad de que se van a hacer esfuerzos reales por trasformar nuestra economía hacia un modelo donde la innovación tenga un papel más protagonista. Esto sería creíble si el descenso del presupuesto para I+D+i fuera menor que la reducción presupuestaria general, pero ha ocurrido lo contrario.

En mi opinión, sería muy recomendable que en el trámite parlamentario se pudiera corregir al menos en parte el recorte anunciado. También sería deseable que fuera acompañado de una explicación de la política que se va a seguir, incluyendo un modelo de gestión que asegurase el empleo eficiente de los recursos.

 

Por José Molero, catedrático de Economía Aplicada y director del Grupo de Investigación en Economía y Política de la Innovación (GRINEI)

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685