Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 18 de octubre de 2018

Inicio

Del amor romántico a la trampa de la tolerancia

La Unidad de Igualdad de la UCM y la Oficina de Diversidad Sexual e Identidad de Género de la Complutense (UCM d+I), en colaboración con el Instituto de Investigaciones Feministas de la UCM, el máster de Género y Desarrollo y el seminario Género y Política, organizaron, el pasado 22 de abril, un panel con la participación de las investigadoras estadounidenses Laurie Essig y Suzanna Walters.

 

María Bustelo, delegada del rector para Igualdad, explica que este panel cumple una de las funciones de la Universidad, que es "fomentar todos los debates de género, invitando a todos aquellos interesados en estos temas". Reconoce Bustelo que es fundamental la sensibilización y también la formación en el entorno de la comunidad universitaria con el desarrollo de actividades de género que surjan desde las diferentes Facultades.

Opina además Bustelo que el género hay que estudiarlo en un sentido muy amplio, "incluyendo la perspectiva de la diversidad sexual", de ahí la colaboración con la UCM d+I. En la inauguración del panel, José Ignacio Pichardo, coordinador de esta nueva Oficina complutense, mostró su satisfacción por representarla en la que ha sido su primera actividad tras su creación el pasado 12 de abril. Según Pichardo tanto su Oficina como la Unidad de Igualdad de la UCM están de acuerdo en que "el género no se puede abordar sin hablar de sexualidad, ni hablar de esta última sin mencionar el género".

 

Para Pichardo la presencia de dos investigadoras de Estados Unidos es muy importante, ya que en ese país "tienen mucha más tradición los estudios de diversidad sexual; de hecho las universidades de donde provienen Suzanna Walters y Laurie Essig cuentan con oficinas y departamentos que se dedican a esta materia".

 

El amor romántico

Laurie Essig es profesora de Estudios de Género, Sexualidad y Feminismo en la Universidad de Middlebury, en Vermont, donde enseña asignaturas de Teoría Social, Sociología del Género y también Sociología del Frikismo. "Love, Inc.: The strange marriage of romance and neoliberal capitalism" fue el título de su conferencia, pero también de uno de sus próximos libros. Entre sus otras publicaciones las hay que analizan la relación del capitalismo con la cirugía estética o el movimiento gay en Rusia.

 

Essig asegura que el amor romántico, el romance, se ha hecho cada vez más importante en Estados Unidos, lo que se puede ver en las películas, en las series y en las novelas, donde al final lo importante es casarse, "porque así será mejor el futuro".

 

Lleva Essig más de veinte años enseñando sociología de la heterosexualidad y en ese tiempo ha puesto el romance en el microscopio. Gracias a ello ha descubierto que Disney es el destino más común en Estados Unidos para las lunas de miel, y que entre las mujeres triunfa la serie Crepúsculo y 50 sombras de Grey.

 

La doctora Essig expuso las investigaciones que ha realizado sobre la relación entre el amor romántico y el capitalismo neoliberal. Hoy en día "nos gastamos el dinero en el amor romántico y en Estados Unidos, en promedio, las parejas blancas invierten 32.000 dólares en sus bodas", así que se podría decir que "hay una conspiración entre emoción y capital".  Ese tipo de amor ha hecho que la inversión en bodas se haya mantenido incluso en los momentos de mayor crisis económica.  


La investigadora estadounidense explicó cómo nos han "vendido" que el amor nos conduce a la felicidad. Eso ha creado un "optimismo cruel", ya que "el amor romántico y el matrimonio no son la respuesta, son una cortina de humo". De acuerdo con esta experta, el romanticismo no es natural, porque "nadie nace con un vestido de novia ni con un anillo". 

 

Para la doctora Essig, hoy en día, el amor romántico y el matrimonio se han convertido en la principal ideología social moderna controlada por el Estado, que es quien regula qué es un buen matrimonio. Éste comprende la belleza, la juventud, la heterosexualidad y ser blancos.  Esa idea interactúa con distintas variables, como la etnia y la pobreza, entre otras, y esta ideología ha permeado en toda la sociedad, también entre los matrimonios del mismo sexo.

 

Frente a la idea de "All you need is love", Essig finalizó su conferencia defendiendo que lo que realmente necesitamos es "realismo".

 

El callejón sin salida de la integración

Suzanna Walters es directora del programa de Mujeres, Género y Sexualidad de la Universidad de Northeastern, de Boston. "The tolerance trap: how god, genes and good intentions are sabotaging gay equality", es el título de su último libro sobre cómo la tolerancia limita realmente la pertenencia social profunda. El trabajo es una crítica cultural en la que argumenta que una declaración demasiado temprana de la victoria cortocircuita la igualdad real y nos priva de todas las posibilidades transformadoras de la plena integración. Considera Walters que la tolerancia no es la meta final, sino un callejón sin salida.

 

Es así porque para esta científica estadounidense, la palabra tolerancia siempre tiene una connotación negativa y se asocia a una problemática. Por ejemplo, siempre se habla de la tolerancia hacia las personas LGTB, pero no de la tolerancia hacia las personas heterosexuales. Es más, la doctora Walters destacó cómo los movimientos a favor de los derechos humanos, como los derechos de las mujeres, nunca utilizan el lenguaje de la tolerancia.

 

En cuanto a la comunidad LGTB, la ponente señaló la existencia actual de dos tipos de discursos en EE.UU. Por un lado, el discurso conservador, que sostiene que la orientación sexual es una elección, y por otro, el discurso biologicista entre movimientos pro-LGTB, que plantean que es una cuestión genética. Además, según Walters, el movimiento LGTB en su país está enfocado y limitado a reivindicar el derecho al matrimonio.

 

En todo momento, la investigadora estadounidense insistió en que los temas relativos a los grupos LGTB son una cuestión profunda, que van más allá del derecho a casarse y del determinismo biológico, que no se sostiene científicamente.

 

En ambas ponencias, tanto la doctora Essig como la doctora Walters pusieron de relieve la necesidad de investigar de forma rigurosa sobre estas temáticas que nos conciernen socialmente

José Ignacio Pichardo, coordinador de la oficina UCM d+I; María Bustelo, delegada del rector para Igualdad; Emanuela Lombardo, profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología; Laurie Essig y Suzanna Walters, momentos antes de la celebración del panel sobre géneroJosé Ignacio Pichardo, coordinador de la oficina UCM d+I; Suzanna Walters; María Bustelo, delegada del rector para Igualdad, y Laurie Essig en la sala de juntas del Pabellón de Gobierno donde se celebró el panel sobre el amor romántico y la trampa de la tolerancia
Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685