Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 12 de diciembre de 2018

Inicio

Álvaro Torrente, director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales, nuevo Advanced Grant para la UCM

El Consejo Europeo de Investigación (ERC) ha anunciado el 6 de abril los beneficiarios de la convocatoria Advanced Grant 2017 que financiará, con 653 millones de euros, a un total de 269 investigadores de toda Europa para que con sus grupos de investigación desarrollen líneas de trabajo en la frontera del conocimiento. De los dieciocho científicos que trabajarán en centros universitarios españoles uno de ellos es de nuestra Universidad, en concreto, Álvaro Torrente, director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU). Él mismo explica que el objetivo de su proyecto es "investigar sobre la expresión de las emociones en la música a través de la ópera del siglo XVIII". Añade Torrente, que la relación de la música con las emociones es "algo que todo el mundo comparte y que se repite a lo largo de la historia, así que esa parte no implica nada nuevo, la novedad de este trabajo está en investigar de qué manera los compositores de ópera de ese siglo XVIII expresan emociones específicas".

 

De acuerdo con Álvaro Torrente, a diferencia de las óperas más conocidas de los siglos XIX y XX, "en el siglo XVIII era muy habitual que el mismo libreto fuera puesto en música por docenas de compositores". Un autor, "Pietro Metastasio, escribió veintisiete libretos de los cuales se llegaron a hacer más de 900 versiones diferentes, de hecho hay libretos que tienen hasta ochenta versiones distintas".


Explica Torrente que esas versiones son "como un laboratorio, como si hubieras hecho un experimento de elegir a ochenta compositores diferentes para que pusieran música a las mismas situaciones dramáticas, de tal manera que cada uno lo va a hacer de una manera distinta". Teniendo en cuenta, eso sí, que "cuando un compositor escribe un aria de ira, de amor, de celos... utiliza unos recursos musicales específicos".


Para el trabajo, el director del ICCMU ha seleccionado ocho libretos, que suponen casi cuatrocientas versiones de las que han sobrevivido más o menos la mitad. Con ellas, Torrente va a analizar las características estrictamente musicales y compositivas de esas arias para ver si hay puntos en común.


De acuerdo con el complutense, la mayoría de las óperas de Metastasio ya no están en el repertorio, "porque la dramaturgia de la ópera cambió mucho en el siglo XIX con respecto al modelo anterior y a muchos oyentes les resulta extraña porque no la entienden, e incluso la influencia del cine ha hecho que todo tenga que ser más rápido en la acción, y eso es algo que no se puede encontrar en la ópera del XVIII". De hecho se caracteriza porque "hay una separación entre la acción, que se hace en recitativo, que es una especie de hablar cantando, y la expresión de las emociones que se hacen en las arias.


4.000 arias

El trabajo cuenta con una parte de tecnología computacional, porque se van a trascribir todas las arias, unas 4.000, y "se van a analizar, de la manera en la que lo ha hecho la musicología tradicionalmente, pero también con tecnología computacional para captar esos detalles que quizás no se ven a primera vista o que son más difíciles de comparar".


Explica Torrente que se va a crear un repositorio de esas 4.000 arias a las que se les podrá hacer preguntas como, por ejemplo, "agruparlas en función de la tonalidad, para ver si una tonalidad determinada se encuentra más en un tipo de aria o en otro. O se puede analizar en función del compás, del tempo, de la instrumentación, o incluso al revés, ver qué instrumentos no se usan nunca en cada tipo de aria".


La musicología computacional, según Torrente, sólo puede trabajar sobre los "corpora que existen, es decir, lo que ya está en un formato analizable, sea el sonido o la transcripción". Para el periodo que se va a estudiar en este proyecto, el 95% está en los archivos, ya que la mayoría de las obras no se han publicado, con algunas excepciones puntuales, "siendo Händel el compositor más destacado de este género, al que se suman algunas óperas de Mozart".


A pesar de eso, Torrente explica que le "interesa investigar, no a los grandes genios, sino a compositores menos conocidos". Asegura que, por definición, un genio va a hacer cosas singulares, pero su trabajo se va a centrar en lo convencional, en algo que cualquier compositor podría escribir. Por ejemplo, "hay una anécdota de Mozart cuando tenía ocho años y estaba en Londres y le pidieron que improvisara un aria de amor. Se puso a tocar y lo hizo, y para hacerlo es evidente que Mozart ya tenía en su cabeza una serie de códigos, que eran compartidos con la gente de su sociedad, y que se utilizaban para expresar el amor". En otra sesión le pidieron que hiciera un aria de ira y lo hizo también, así que "existen unos códigos que son ya más o menos conocidos por los expertos, y ahora lo que se quiere es crear una metodología que permita investigar, con más detalle, y con más precisión esos códigos un corpus mucho más amplio de lo que se ha hecho hasta ahora".


Metastasio y España

Torrente es especialista en la música de los siglos XVII y XVIII, así que su elección de este periodo histórico era bastante lógica. Reconoce que cuando tuvo un contrato Ramón y Cajal, también en la Complutense, su investigación ya tuvo que ver con la ópera del siglo XVIII en España, aunque es cierto "que hacía mucho tiempo que no trabajaba con ese siglo". Sus estudios se centran en la música española, latinoamericana y también italiana. Uno de sus temas principales de investigación son las óperas de Francesco Cavalli, que "es un compositor italiano del siglo XVII con muy poca relación con España".


Volviendo al tema de la investigación para la que ha conseguido la Advanced Grant, el caso de Metastasio, con tantas versiones, "es algo único, no hay nada comparable en la historia de la música, porque además sus óperas permanecen en los teatros de todo el mundo conocido hasta bien entrado el siglo XIX, y la primera es de 1723, es decir durante todo un siglo".


Informa Torrente de que la primera obra que se hizo en Cuba fue de Metastasio, y también la primera que se hizo en Brasil. "Entre la fascinación que produce el hecho de que un libretista tenga tantísimo impacto en un género y la amplitud geográfica de su obra, eso hace que el tema sea muy atractivo", asegura el director del ICCMU.


Metastasio también tiene una influencia muy importante en España. Primero, "porque era un amigo íntimo de Farinelli, y muchas de sus óperas se adaptaron con su consentimiento para hacerlas en Madrid, y de hecho uno de los últimos libretos que escribió lo hizo para la corte de Madrid, para Fernando VI y Bárbara de Braganza, que fueron los reyes más melómanos que ha tenido la Historia de España". Recuerda Torrente que Bárbara de Braganza era discípula del compositor Domenico Scarlatti.


El desarrollo del proyecto

En el proyecto va a haber cuatro investigadores de la Complutense, aparte de Álvaro Torrente, que son dos profesores del Departamento de Musicología, Julia Gutiérrez y Víctor Sánchez; otra profesora que es de ese mismo Departamento y del ICCMU, Judith Ortega, y un profesor de la Facultad de Informática, Pablo Gervás.


El dinero de la ayuda europea irá dirigido a la compra de algún software, algunos teclados eléctricos y una cámara fotográfica buena para fotografiar los manuscritos, aunque "la mayor parte de la inversión va para personal", porque aparte de los investigadores Torrente va a contratar a cuatro copistas de música, "cuatro expertos con una formación musical muy sólida y especialistas en copiar música con el ordenador".


El ICCMU tiene una larga tradición, desde hace 25 años, de edición de partituras, a los que se añadirán ahora estas 4.000 arias que van a tener que transcribir de archivos que están repartidos, fundamentalmente por Europa. La mayor parte de las fuentes están localizadas, porque "la musicología es una disciplina con mucha tradición, e incluso hay algunas de las que se conservan, quizás un tercio, que ya están on line y se pueden descargar". Torrente informa de que lleva dos años preparando este proyecto y ha descargado muchas partituras y las ha analizado, pero aún así quedan muchas partituras que todavía no están registradas y habrá que ir a los archivos para reproducirlas y hacer una inversión importante en esas reproducciones.


Una de las características del proyecto es que la digitalización que se haga de las arias va a estar en un repositorio en abierto para que otros grupos de investigación puedan hacer otro tipo de preguntas a ese material. Ahora se va a hacer un análisis estrictamente musical, pero "habrá quien quiera comprobar si las argumentaciones coinciden haciendo un análisis psicológico interpretando las arias y viendo si las emociones que teóricamente representan producen el efecto previsto en los oyentes".

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685