Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 17 de julio de 2018

Inicio

El valor de un laboratorio de Ciencias Biológicas y Ambientales en Guinea Ecuatorial

Un laboratorio básico de Ciencias Biológicas y Ambientales está mejorando las condiciones de vida de miles de personas en Guinea Ecuatorial. Fue en 2015 cuando un proyecto de cooperación financiado por la Universidad Complutense permitió la instalación de un laboratorio de estas características en la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial. En él se pueden realizar análisis de agua y de suelo, que sirven para determinar la existencia de parásitos que llegan a los alimentos y causan numerosas enfermedades en miles de guineanos cada año. Como explica el profesor José Francisco Gómez Sánchez, del Departamento de Biodiversidad, Ecología y Evolución de la UCM, coordinador de aquel proyecto que permitió la instalación del laboratorio y del que lo complementará en los próximos meses tras haber sido seleccionado en la convocatoria de Proyectos de Cooperación al Desarrollo de 2017, la intención ahora es "utilizar ese laboratorio no solamente para su labor docente y académica, sino también para que la universidad dé un servicio a la población civil de Guinea".

 

El profesor Gómez lleva visitando Guinea Ecuatorial como docente e investigador desde hace dos décadas, pero fue hace unos pocos años cuando conoció que la UCM y la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial (UNGE) tenían firmado un acuerdo marco de cooperación. "En ese momento el convenio no tenía ninguna actividad en marcha y vimos la posibilidad de aprovecharlo desde nuestra área de trabajo, basándonos en mi experiencia previa en el país", explica Gómez. Fue entonces cuando se fraguó la idea de dotar a la UNGE de un laboratorio de Ciencias Biológicas y Ambientales. "Nos dieron el proyecto en 2014 y el laboratorio se instaló en 2015. "Es un laboratorio avalado por nosotros, que digamos cumple el estándar de lo que nosotros aquí consideramos un laboratorio para impartir docencia en nuestra área de trabajo. Allí no hay laboratorios de este tipo, pese a que no deja de ser un laboratorio bastante básico con unos microscopios, lupas esteroscópicas, material fungible de laboratorio... Parte del dinero del nuevo proyecto se dedicará a reforzar el laboratorio", concreta el profesor complutense.

 

La parte fundamental del nuevo proyecto, que se pondrá en marcha en los próximos meses, es desarrollar unos pequeños paquetes de formación para el personal docente y estudiantes de últimos años de la UNGE, en los que se les aporten conocimientos sobre técnicas específicas. "Queremos -señala José Francisco Gómez-que con esos conocimiento y con todo lo que el laboratorio tiene, ellos después puedan de alguna manera formar después a su propia sociedad civil, sobre todo a determinados tipos de perfiles, sobre todo mujeres, jóvenes y líderes locales, gente que tenga un importante efecto multiplicador, en una serie de cuestiones que tienen que ver con las buenas prácticas en sanidad ambiental, para que luego las implementen y trasmitan a su comunidad".

 

El profesor Gómez señala que para el éxito del proyecto se han dado cuenta que es mejor que lo desarrolle en buena medida la propia gente local, "que la propia UNGE a través de sus profesores y titulados en Ciencias Ambientales, en la medida en que forman parte de la sociedad civil del país, trasladen esa formación a su propia población. Para eso se requiere tener un laboratorio en el que ellos sepan qué es lo que tienen que hacer. Si ellos transmiten a la gente de una manera muy gráfica, muy visual, de qué manera el suelo está contaminado, de qué manera el agua está contaminada con parásitos, y de qué manera pueden evitar de una forma muy sencillita que esas enfermedades parasitarias vayan transmitiéndose, nosotros estaremos más que satisfechos".

 

El objetivo es evitar la transmisión de enfermedades parasitarias que tienen una parte importante de su ciclo o bien en el agua o incluso en algunos casos en alimentos como, por ejemplo, la ascariasis, alguna otra geohelmintiasis como la tricuriasis, amebiasis, coccidiosis...

 

En el proyecto participan siete complutenses entre docentes, técnicos de laboratorio y estudiantes de doctorado y grado, "uno que está haciendo su Trabajo de Fin de Grado sobre esta materia y otro que investiga en ese área de trabajo", explica el profesor Gómez, quien aún no sabe si todos podrán desplazarse a Guinea ni cuándo lo harán, ya que es necesario coordinarse con los profesores de la UNGE. "Antes de ir estamos desarrollando un manual de trabajo de laboratorio y técnicas específicas, que se quedará de referencia para ellos, y que servirá para complementar el primer manual que ya les dejamos sobre el uso del laboratorio. Además -concluye el coordinador del proyecto- también queremos grabar tutoriales en vídeos que se subirán a YouTube, para que los tengan a su disposición".

 

El proyecto, además de con la financiación de los dos proyectos de cooperación al desarrollo concedidos -éste último con un importe concedido de 17.969 €-, contará en esta ocasión con una financiación adicional de la Embajada de Australia en España y Guinea Ecuatorial. "Es curioso pero ese es su nombre", señala el profesor Gómez-, quien está convencido de que en próximos años esta colaboración entre la UNGE  y la UCM no sólo se mantendrá, sino que incluso servirá para emprender proyecto más ambiciosos.

 

José Francisco Gómez Sánchez, profesor del Departamento de Biodiversidad, Ecología y Evolución de la UCMAcceso a la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial (UNGE)El profesor Gómez, en el laboratorio que se ha instalado en la UNGEEstudiantes de la UNGE en una práctica de laboratorio
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685