Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 16 de agosto de 2018

Inicio

Blur, un diálogo entre los proyectos de estudiantes de Diseño y Bellas Artes

Hasta el 15 de junio se puede visitar, en la Facultad de Bellas Artes, la exposición Blur, organizada por estudiantes de cuarto curso de los grados de Bellas Artes y Diseño, en la que se pueden ver obras de alumnos de la promoción 2014-2018. En la muestra hay 57 proyectos mezclados, 40 de ellos de Diseño, expuestos con "una coherencia dentro de un recorrido que ha obligado incluso a cambiar los paneles de sitio en la sala de exposiciones de la Facultad de Bellas Artes". El título de la exposición Blur, de acuerdo con sus comisarios "hace referencia a difuminar, a algo poco nítido, porque se quiere que las líneas de producción entre Bellas Artes y Diseño se difuminen y no sean una barrera".

 

Las obras tienen como nexo común ser trabajos de fin de grado (TFG) y además presentan las prácticas que se hacen en los dos grados, que aunque se realizan de manera separada tienen muchos puntos en común, "con formalizaciones parecidas aunque con procesos distintos". El objetivo, por tanto de la muestra es generar un diálogo entre los proyectos generados a lo largo de la carrera y, sobre todo, durante este último curso.


De los cinco comisarios de la muestra, tres son estudiantes de Bellas Artes (Nacho Limpo, Laura Garrido e Irene Figueroa) y dos de Diseño (Estefanía Cuevas e Inés Martínez). Limpo explica que para la exposición se abrió una convocatoria con unas exigencias determinadas, en este caso primando a aquellas prácticas artísticas que normalmente no se exponen en la Facultad que, según Nacho Limpo, "suele mostrar obras más clásicas o académicas, y en esta ocasión se han querido mostrar obras más contemporáneas, con medios o sistemas más actualizados".


En el caso de Bellas Artes llegaron unas 30 propuestas, de las que se seleccionaron 17, no por parte de los comisarios, sino por un jurado externo, formado por Jorge Mañes Rubio, artista multidisciplinar con proyección y trayectoria internacional, y Pau Waelder, crítico y comisario especializado en arte contemporáneo y new media.


El recorrido

La exposición comienza con tres cuadros de Roberto Herrero que son las piezas "más clásicas que hay en la muestra, pero con mucha potencia visual y técnicamente brillantes, y que interesaban como punto de partida de qué es lo que se ha mostrado más veces en esta sala y qué es lo que se va a poner en la muestra, que son proyectos de carácter diferente".


Esos primeros cuadros muestran dos conejos desollados y una cabeza de cordero, que continúa con una obra "mucho más contemporánea y como una contraposición a esta, aunque parten de un punto de vista común: un conejo". La pieza de Mirai Totoki tiene como origen un trozo de un cubresofás del que ella cortó un trozo para dárselo a un conejo con el que convive. El animal interpretó que "ese cacho de tela que le había dado era para fabricarse una madriguera". La obra habla del error que sucede en el momento en el que "el humano se empieza a apropiar hasta tal punto de los animales que se ve capaz de modificarles el concepto que tienen sobre hogar". Luego Totoki se apodera de la tela, tal y como la ha dejado el conejo, y realiza un par de performances, que se proyectan en la exposición.


Como aclara Limpo, la mayor parte de los proyectos de Bellas Artes van acompañados de un texto para dejar zanjado los temas, aunque la elección de escribirlos o no ha sido de los propios autores.


A continuación, en la muestra se ha ubicado una sección de nuevos medios realizados por estudiantes de Diseño, como un modelado realizado en 3D y que incluso se podría haber hecho en barro, "así que se mueven en la frontera de las Bellas Artes". Aquí se pueden ver también mockups, que son modelos a escala o tamaño real de un diseño o un dispositivo concreto.


Se unen esos diseños con el proyecto de Emilia Ibáñez que es un corto que se proyecta y se exhibe junto a todo el material necesario para generarlo, como los diseños de personajes, el guion, un dosier y un pequeño story board.


Frente a este trabajo se pueden observar, si se miran muy de cerca, nueve fotografías de Marina Bobo, que muestran la unión del paisaje con el cuerpo. Llaman mucho la atención, "porque al ser tan pequeñas, del tamaño de un negativo analógico, te obliga a mirarlas de otra manera".


En un monitor a continuación se muestran ocho vídeos del grado de Diseño, y frente a ellos diferentes diseños de productos como un libro de cocina, un salvamanteles, unos enchufes en línea, y un nuevo modelo en 3D.


Patricia Olmo ha realizado un reportaje dentro de la Facultad en relación a la idea de finalizar un curso y recuperando la estética de los 90 con la que han crecido estos estudiantes y con las que se ven muy familiarizados. Son fotografías realizadas a un grupo de amigos y la ha titulado La banda del patio, el nombre de una serie de dibujos de la época.


En contraposición a ese proyecto que habla de la amistad está un corto de quince minutos de Marina Palacio que habla sobre su abuela vasca, en el que cuenta la historia de una mujer que no sale de su casa y que tiene problemas de memoria, todo "con una narrativa muy bonita, porque ella rueda muy bien, de manera espléndida".


A continuación se puede ver un proyecto de señalética del grado de Diseño, que se hizo para Casa Decor, espacio con el que la Facultad tiene un acuerdo para exponer algunos trabajos. Junto a esta obra se han colocado otras, también de Diseño, en concreto de diseño editorial, en el que los autores han traído el propio producto que han generado, "con una calidad muy, muy buena, y que es algo que a veces se echa de menos en Bellas Artes, donde muchas veces los proyectos no se pueden realizar a nivel físico".


En otra sala aparte, se proyecta un mapping de una de las artistas de Bellas Artes. El vídeo mapping consiste en proyectar vídeos sobre superficies determinadas y sobre ellos desplegar una animación o imágenes, en este caso la obra trata de ella misma, hablando de su cuerpo y de su género. La música también ha sido obra de la propia autora, así como un poemario que se expone junto a la pantalla donde se proyecta este vídeo mapping.


Hay una sala intermedia donde se han juntado todas las formas de fotografía, tanto las de Bellas Artes como las de Diseño, junto a un cuadro que es una imagen vectorizada de una piscina pasada a una técnica clásica, de acrílico, "justo en la mitad del recorrido, para generar un discurso más coherente". Las fotografías, tanto las de Diseño como las de Bellas Artes, tienen muchos elementos comunes "pero a la vez generan una distancia que es interesante mostrar".


La exposición continúa con el diseño de moda, las ilustraciones y la escenografía, con un proyecto, esta última, que sólo se ha podido mostrar en imágenes, porque la maqueta era demasiado grande para poder ser exhibida.


Al lado, el proyecto de Alfonso Medina "resulta muy interesante, porque sus obras se presentan de manera clásica, en formato cuadro, pero estableciendo una crítica sobre la producción del propio arte contemporáneo, y por eso utiliza siempre pan de oro, con esa idea de que el arte es caro, de que se tiene que producir en serie, del arte como mercado".


Cien fotografías de cien mujeres conforman otra obra en las que una de las imágenes muestran a una prostituta, aunque es imposible saber cuál de ellas es, lo que "lleva a reflexionar sobre las ideas y los prejuicios que podemos tener de antemano".


Darío Machín expone un proyecto que es también un mapping titulado Topografías, en el que muestra proyecciones sobre cuerpos. Frente a ellos hay dos proyectos de diseño, que parecen también trabajos de Bellas Artes, como una ilustración muy académica, realizada a lápiz, y una serie de libros en putrefacción.


Están junto a dos proyectos de Bellas Artes, "con una calidad artística y una formalización bastante distinta". Uno de ellos es un cuadro que habla sobre la repetición aleatoria sobre un lienzo de un gesto, generando un mapa de tiempo, en concreto el que la artista tarda en preparar un cuadro. El otro es una litografía, que es una técnica muy tradicional, pero que en este caso, "y formalmente se mueve en una línea más contemporánea".


La última pieza, de Muriel Andreu, se titula Cibergeografías, en la que trabaja con la idea de la deriva reinterpretada a través de Google Maps con ciertos espacios de la Tierra y del planeta Marte. Trabaja, en algunos de los collages, con los errores digitales, con el glitch, lo que conecta esa obra con el principio de la exposición.


La lista completa de artistas de la muestra es Paula Acebes, Beatriz Aguiar, Sara Alarcón, Muriel Andreu, Iraide Antruejo, Laura Benito, Marina Bobo, Mariángeles Carro, Ruth Carpintero, Marta Cayuela, Irene Cerezo, Jorge Cubero, Estefanía Cuevas, María de la O, Elena del Río, Noelia Díaz, Óscar Díez, María Ángeles Fernández, Marina Fernández, Noelia González, Claudia Herrán, Daniela Herranz, Roberto Herrero, Francisca Hu Lu, Pablo Hurtado, Emilia Ibáñez, Pablo Iglesias, Nieves Jiménez, Celia López, Darío Machín, Inés Martínez, Sara Martorell, Alfonso Medina, Paloma Montero, Marta Moya, Patricia Olmo, Marina Palacio, Andrea Palanco, Itziar Prados, Ico Prieto, Samuel Ramírez - Cruzado, Elena Rodríguez, Amelia Román, Andrea Rueda, Celia Sagredo, Alicia Saldaña, Rocío Salgado, Lucía Sanz, Mirai Totoki y Sandra Zerolo.

Los cinco comisarios de la exposición: Estefanía Cuevas, Inés Martínez, Irene Figueroa, Laura Garrido y Nacho LimpoLa escritora Elvira Lindo acudió a la inauguración de la muestraVisitantes a la exposición frente a la obra de Mirai TotokiInauguración de la muestra Blur, que se puede visitar hasta el día 15 de junio en la Facultad de Bellas ArtesVisitantes a la exposición pasan por la zona dedicada a los nuevos medios en el diseñoEl diseño de moda también tiene su espacio en BlurUn grupo de visitantes observan la obra El rostro de una prostituta, que nos cuestiona sobre nuestros prejuicios
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685