Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 16 de agosto de 2018

Inicio

La Complutense se compromete a ser altavoz de la campaña para abolir las armas nucleares

"Nobel de la paz no nuclear" ha sido el sugerente título del Encuentro Complutense celebrado este 27 de junio en el paraninfo de San Bernardo. En él ha participado Beatrice Fihn, directora ejecutiva de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), la coalición ganadora del Premio Nobel de la Paz 2017 que trabaja para prohibir y eliminar las armas nucleares. El Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares es un acuerdo internacional jurídicamente vinculante para prohibir las armas nucleares, con miras a su eliminación total. Las negociaciones sobre el tratado comenzaron en las Naciones Unidas en marzo de 2017 y hasta el día de hoy ha sido suscrito por 59 países, entre los que no se incluye España, de hecho, nuestro país, como miembro de la OTAN, se encuentra entre los que se oponen a la prohibición de las armas nucleares.

 

Con una cierta ironía Beatrice Fihn dio la enhorabuena a España por pasar a la siguiente ronda en el Mundial de Fútbol, algo que también ha hecho su país, Suecia, en lo que para ella es una demostración de que "juntos podemos ganar", y al mismo tiempo una metáfora de lo que es la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN). De acuerdo con ella, ICAN es una coalición de gente de todo el mundo y profesiones que se oponen públicamente a las armas nucleares, y en "su relación con asociaciones e instituciones internacionales aspiran a conseguir una inercia imparable que llevará a la abolición".

 

Recordó Fihn que el mundo ya ha sido testigo de las atrocidades que pueden producir las armas nucleares en Hiroshima y Nagasaki, estuvimos cerca de que se repitiese en la guerra fría y hoy quedan unas 17.000 armas nucleares que podrían destruir la humanidad.

 

El último de los sustos se produjo en enero de este 2018, con el mensaje accidental en Hawai de que se iba a desatar un ataque nuclear, "que creó un caos sin precedentes"·


De acuerdo con la directora ejecutiva de ICAN "desde la Segunda guerra mundial, se ha intentado evitar el uso de este tipo de armas y su abolición por la amenaza que supone para la humanidad".


El papel de España

Beatrice Fihn informa de que España no ha ratificado el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, y que ni siquiera participó en la negociación para llegar a ese Tratado. España sí ha sido un país pionero en otros temas como la prohibición de minas personales, "a pesar de que también es uno de los mayores vendedores de armas del mundo".

 

Es conocido que nuestro país no tiene armas nucleares, "pero eso no elimina el riesgo nuclear, porque las armas nucleares no distinguen fronteras, ni entre combatientes y civiles". Según Fihn, España tiene una posibilidad de oponerse a las armas nucleares y no alinearse en el bando del enfrentamiento que siguen manteniendo Trump y Putin".

 

Añade Fihn que España considera que las armas nucleares americanas son esenciales para nuestra seguridad, pero "cualquier política de seguridad basada en armas nucleares está basada en el miedo, y eso no debería considerarse como algo aceptable por el gobierno español, al igual que no considera aceptables las armas químicas".

 

España, según la representante de ICAN "tiene la oportunidad de ser líder en la zona, y es importante que un país como este demuestre su oposición total a las armas de destrucción masiva, porque su existencia en cualquier lugar del mundo es una amenaza para todos los países del planeta".

 

La abolición

Abolir el armamento nuclear es, por tanto, un asunto urgente para la humanidad, sobre todo teniendo en cuenta que "frente a una guerra nuclear no habría ninguna respuesta humanitaria posible". De ahí que el plan que presenta ICAN es abolir por completo todas las armas nucleares del planeta, algo que ya han firmado 59 estados.


Fihn asevera que si no se detiene es fácil que el arsenal vaya incluso creciendo, porque "los opositores a ICAN, incluyendo, por supuesto, Donald Trump, creen que las armas nucleares mantienen la paz aunque no se usen nunca, lo que no es más que una fantasía".

 

Para Beatrice Fihn es fundamental traer la democracia a estos temas, "porque ya se llevan décadas detrás de la abolición y no queremos que pasen otras cuantas para que llegue".


El compromiso

Comprometerse en esta lucha se puede hacer de diferentes maneras. Por un lado, "hay que hablar contra las armas nucleares, estigmatizándolas, cambiando leyes", por otro; lo que se puede hacer es fijarnos en que el dinero que nos gastamos y que movemos por la banca y las instituciones financieras no vaya a manos de los que se dedican al mantenimiento de la industria nuclear. Y una terca forma de comprometernos es "reclamar al gobierno que se suspendan las armas nucleares, porque toda la humanidad tiene el derecho a vivir en paz, y el simple hecho de pedirlo es algo poderoso".


El rector de la Complutense, Carlos Andradas, habló en nombre de nuestra Universidad para comprometerse a que seamos "altavoces, a hablar alto y a manifestar nuestro compromiso por la abolición de las armas nucleares y de paso pedirle a nuestro Gobierno no sólo que se adhiera al tratado suscrito por 59 países, sino que animen a otros países a que también lo hagan".

 

Desde la Academia, según Andradas, es fundamental alzar la voz y decir que "basta ya de esta estupidez, y si lo que queremos es no agredirnos pongámonos de acuerdo en ello sin esta carrera disparatada". Opina el rector que los reconocimientos, como el Nobel y este Encuentro Complutense, sirven de "llamada a la sociedad civil para trabajar y poner en la agenda de los gobiernos aquellas cosas que realmente nos interesan, como los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Muchas veces los intereses tras los gobiernos no coinciden con los de los ciudadanos y tenemos que exigirles que pongan en sus agendas las cosas que nos preocupan".

 

Las desigualdades

Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, aseguró que hay tres grandes amenazas a escala global: el cambio climático; la extrema pobreza con las muertes que representa, y la amenaza nuclear. Y coincide con Fihn y Andradas en que la abolición de esta última sólo se conseguirá con campañas populares como las de la ICAN.

 

Recuerda Mayor Zaragoza que Gorbachev le dijo a Reagan que había que evitar esa espada de Damocles sobre la humanidad. El primer día de su reunión en octubre de 1986 en Reikiavik se acordó una reducción en un 70% del armamento nuclear, "lo que permitiría destruir el mundo 300 veces en lugar de más de 1.000", ironizó Mayor Zaragoza. Según él, Reagan no quiso bajar de esa cifra por su dominación a escala mundial, y Gorbachev le contestó con las palabras de Eisenhower cuando en 1961 pasó la presidencia a John Fitzgerald Kennedy y le dijo que ya era la persona más poderosa de la Tierra, con excepción de las empresas dedicadas a la acción bélica.

 

Considera Mayor Zaragoza que el premio Nobel de 2017 ha sido, portanto, un gran acierto, porque demuestra que" los pueblos podemos expresarnos y difundir por redes que se llegue a un acuerdo de abolición o en caso contrario, por ejemplo, dejaremos de comprar productos americanos, porque no puede ser que por el complejo bélico industrial de Estados Unidos sigamos teniendo esta amenaza".

 

Carlos Andradas recordó que sólo hay nueve países en el mundo con armas nucleares, lo que marca en sí mismo "una desigualdad de que unos son más que otros, con unos derechos que otros no tienen, y esto no puede ser admisible.


De acuerdo con el rector, "la ciencia no es neutra y muchas veces se usa para justificar cosas que no son justificables. Por ejemplo, la Teoría de Juegos justifica el crecimiento nuclear en una carrera que cuesta miles de millones de euros y que no es independiente de los otros dos grandes retos que recordaba Federico Mayor Zaragoza, porque lo que dedicamos a unas cosas no lo dedicamos a otras".


Una lucha feminista

Manuela Mesa, vicepresidenta de la sección española de Women League for Peace and Freedom (WILPF), aseguró que "el movimiento feminista ha tenido una posición destacada en oposición a las guerras y especialmente a las armas nucleares ya desde 1945".

 

Añade Mesa que de los nueve países con armas nucleares del mundo (Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte) ninguno participó en las negociaciones del Tratado para eliminarlas, pero "aunque ninguno de ellos lo firmen el Tratado servirá para generar conciencia y sumar adhesiones". Confía Mesa en que lo haga incluso nuestro propio país a pesar de que eso iría en contra de la posición de la OTAN.

 

La esperanza

Carlos Andradas volvió a hablar del Mundial de fútbol que "nos demuestra que a veces ocurren cosas inesperadas y lo pequeño puede más que lo aparentemente grande". Lo preocupante, para el rector, no son las voces de los que están en contra de la prohibición, sino los silencios de los que estamos a favor, pero no lo decimos, porque "si hablamos todos juntos conseguiremos que cosas inesperadas sucedan".

 

Concluye Beatrice Fihn que la gente a veces le dice que ni ella misma cree que vayamos a ver la abolición de las armas nucleares, "pero no es así, se confunden, en realidad va a ocurrir y como se dijo al principio: Juntos podemos ganar".

Carlos Andradas, Beatrice Fihn y José Manuel García Vazquez antes del Encuentro Complutense sobre la abolición de las armas nuclearesFederico Mayor Zaragoza aseguró que hay tres grandes amenazas a escala global: el cambio climático; la extrema pobreza con las muertes que representa, y la amenaza nuclearManuela Mesa, vicepresidenta de la sección española de Women League for Peace and FreedomEl paraninfo de San Bernardo acogió la sesión de Encuentros Complutense Nobel de la paz no nuclearEl rector Carlos Andradas considera que muchas veces los intereses tras los gobiernos no coinciden con los de los ciudadanos y tenemos que exigirles que pongan en sus agendas las cosas que nos preocupanBeatrice Fihn, directora ejecutiva de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), la coalición ganadora del Premio Nobel de la Paz 2017 que trabaja para prohibir y eliminar las armas nuclearesAsistentes a la sesión de Encuentros Complutense en el paraninfo de San BernardoBeatrice Fihn escucha a Federico Mayor Zaragoza
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685