Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 26 de mayo de 2019

Inicio

"Queremos que esta universidad continúe su avance, que vaya consolidando el papel protagonista que ha cobrado en estos últimos cuatro años"

Carlos Andradas nos recibe en la sede de su candidatura, en la tercera planta de la Facultad de Matemáticas, apenas un piso más abajo de su despacho como catedrático de Álgebra. Son las 16.40 horas del lunes 18 de marzo. Tras una mañana más visitando centros y reuniéndose con profesores, personal de administración y servicios, y estudiantes, hace un hueco en su hiperactiva agenda para realizar esta entrevista. El cuestionario es el mismo que apenas dos horas después contestará Joaquín Goyache, el otro candidato a rector en los elecciones a los que la comunidad complutense está convocada el próximo 3 de abril. Como después se le indicará también al profesor Goyache, le pedimos brevedad en las respuestas, pero no limitamos su tiempo de exposición.

 

- ¿Por qué se presenta, por qué quiere ser el rector de la Universidad Complutense?

- Me presento porque, en primer lugar, creo que el balance de estos cuatro años de gestión es positivo y hay muchas cosas del proyecto que tienen que continuar. Hay algunas que están terminadas. Hay otras que están iniciadas y quiero, por supuesto, intentar seguir impulsándolas. Y hay otras que tienen que empezar. Es un proyecto nuevo basado en lo que se ha hecho, en dónde estamos y en el proyecto "+Complutense" anterior, pero que se plantea objetivos nuevos que abordamos desde el conocimiento y la experiencia y, desde luego, con el mismo entusiasmo y las mismas ganas que hace cuatro años de empujar adelante esta universidad.

 

- Presuma un poco de Universidad. Para usted, la Complutense es...

- Una universidad sin la que la historia tanto reciente como antigua de este país no se entendería. No sería la misma, directamente. Los grandes sucesos que han jalonado nuestra historia han tenido como protagonistas en muchos casos personas vinculadas directamente a la Universidad Complutense y, a veces, incluso a la propia Universidad como institución. Somos la primera universidad del país en número de estudiantes. Tenemos un prestigio que ahora mismo es reconocido a nivel nacional por todo el mundo y tenemos un prestigio internacional, que nos hace ser deseados como socios por las mejores universidades no solamente europeas, sino de todo el mundo.

 

- Lo que le gustaría que la UCM sea en el futuro imagino que es lo que contiene su programa electoral. Comencemos por los estudiantes. ¿Qué tres acciones principales propone para mejorar su presente y futuro?

- En primer lugar, hay continuar con el programa que ya empezamos hace cuatro años de ayudas a los estudiantes. El Observatorio del Estudiante, a través de sus estudios, nos indica que hay muchos estudiantes que necesitan esas ayudas para poder continuar sus estudios. Por lo tanto vamos a continuar haciendo ese esfuerzo y, además, incrementarlo con otro tipo de ayudas que hemos ido detectando estos cuatro años y que no estaban contempladas inicialmente. En concreto, ayudas para movilidad en SICUE y tendremos que poner en marcha también ayudas para la movilidad dentro de las alianzas internacionales que hemos construido y que queremos potenciar. Queremos también seguir prestando cada vez más atención a los problemas concretos de los estudiantes, en particular a sus salidas laborales, para lo cual estamos creando talleres para el empleo y bolsas de trabajo. Estamos prestando atención también a los problemas de alojamiento y ahí tenemos definido un plan estratégico de alojamiento en los colegios mayores, unido también a una Oficina de Alojamiento que vamos a crear. Vamos a mantener el Psicall y vamos a extender también el Servicio de Orientación, creando nodos en todos y cada uno de los centros para que los estudiantes tengan información puntual de lo que sucede en la universidad, puedan ser atendidos en mentorías o tutorías a lo largo de todas sus carreras.

 

- Tres medidas para el Personal de Administración y Servicios.

- Lo que tenemos que hacer en primer lugar es un plan de choque de renovación de la plantilla. Hay vacantes que no se han podido cubrir precisamente por la tasa de reposición, que ha afectado mucho más duramente al PAS que al profesorado. Y al mismo tiempo que cubrimos esas vacantes tenemos que desarrollar la carrera profesional de los que tenemos dentro, posibilitando que puedan moverse, que puedan promocionar tanto horizontalmente como verticalmente. Horizontalmente significa reconociendo la promoción sin necesidad de moverse de su puesto de trabajo y verticalmente, que puedan moverse si así lo desean de un puesto a otro y mejorando por supuesto sus condiciones. En todo ello va a ser fundamental la formación del personal de administración y servicios. Va a ser el elemento fundamental para la promoción. Otra cuestión que tenemos pendiente y que aparece en un compromiso muy concreto en el programa: la eliminación de la temporalidad, de la interinidad. Tenemos PAS interino desde hace muchos años que tenemos que consolidar en el empleo. Ya lo hemos hecho en estos últimos años con los concursos-oposición que hemos sacado en desarrollo de la oferta de empleo público y ahora tenemos sobre la mesa dos convocatorias, una de ellas que sacamos en su día y fue paralizada por una impugnación que hubo; la universidad recurrió y ahora el Tribunal Superior de Justicia de Madrid nos ha dado la razón; esa y otra nueva son convocatorias específicas dirigidas a la consolidación de empleo mediante tasa adicional, que nos ha sido concedida por la Comunidad de Madrid.

 

- Para el personal docente e investigador...

- En PDI hay un problema que es similar al del PAS, y también es preciso un plan de choque de renovación de la plantilla. También hemos tenido muchas bajas estos años como consecuencia de que estamos en un momento en el que la edad de jubilación está llegando a nuestras plantillas, y tenemos que hacer de esa situación una oportunidad para su renovación. Y junto a eso hay que cuidar a los que están dentro ya, eliminando la temporalidad en los casos en los que haya profesores en situaciones temporales indebidas, y posibilitando el desarrollo de una carrera profesional, en este caso docente e investigadora, para aquellas personas que tengan las acreditaciones oportunas, que puedan desarrollar su carrera académica. Junto a eso hay que proporcionar formación a los profesores. Hemos puesto en marcha por primera vez desde 2011 cursos de formación para el PDI, que están teniendo un recibimiento muy bueno. También hemos desarrollado el PDA (Plan de Dedicación Académica), que pretende reconocer a los profesores también sus labores investigadoras y de gestión. Y tenemos que seguir recuperando beneficios sociales que, de alguna manera, se habían perdido. Ahí hay algunas medidas en concreto que se tienen en cuenta como es mantener la retribución al 100 por 100 a aquellos profesores que se van en permiso por estudio, en sabático, en estancias superiores a tres meses, cosa que ahora mismo se les reducía; la recuperación de la paga de los 25 años, que también se ha recuperado, por supuesto, para el PAS; medidas de conciliación...

 

- En 2019 es imposible no hablar de igualdad de género. ¿Qué medidas tiene pensado impulsar para favorecer la igualdad en los tres colectivos de los que acaba de hablar: estudiantes, PAS y PDI?

- Terminaba mi anterior respuesta hablando de medidas de conciliación. Esas son, desde luego, muy importantes. Y después hay que poner en marcha políticas concretas de igualdad. Esas políticas tienen que ir, por una parte, en ser absolutamente intransigentes con las posibles situaciones de acoso que haya, y ahí actuaremos utilizando el Protocolo contra el Acoso que hemos aprobado y que está en funcionamiento y que tenemos que someter a evaluación también tanto interna como externa. Y en paralelo estamos ahora mismo desarrollando el Plan de Igualdad de la Universidad Complutense. Un Plan de Igualdad que se está desarrollando teniendo en cuanta nodos concretos en cada uno de los centros y que tiene que tener como objetivo fundamental la eliminación de todas aquellas barreras estructurales contra la igualdad. Estoy seguro de que ni siquiera somos conscientes de que hay sesgos invisibles que desde luego habrá que identificar y después eliminar. Algunas medidas que proponemos es poner en marcha evaluaciones ciegas de los currículum. Se ha comprobado que en una evaluación sin conocer el género del solicitante, los resultados son distintos a cuando se conoce la identidad. Tenemos que avanzar en todo ese paquete de medidas.

 

- Hemos comenzado hablando de las personas que están en nuestra universidad. Vamos ahora a hablar de lo que se hace en ella. Empecemos por los estudios, por la oferta de títulos. Primero, la oferta de grado: ¿Hay mucho que tocar?

- Tenemos una buena salud en grado. Cubrimos todas nuestras plazas, incluso se quedan muchos estudiantes fuera, las notas de corte siguen subiendo, hemos pasado de cinco dobles grados a más de 20 en estos años... Yo creo que la oferta de grados no habría que aumentarla, aunque lo que sí que hay hacer es ir redefiniendo, retocando, como ya hacemos, nuestra oferta, viendo los desajustes que hay, optativas que hay que cambiar, asignaturas que no encajan, mejorar las coordinaciones, etcétera. También hay que avanzar en algo que llevamos diciendo desde hace tiempo, como son las estructuras modulares, es decir, definir módulos de grupos de asignaturas que tengamos ahora mismo, y ofrecer a los estudiantes la posibilidad de coordinarlos de distintas maneras según sus orientaciones concretas.

 

- ¿En posgrado son necesarios más cambios?

- La UCM tiene potencial para aumentar y ser la universidad de referencia en posgrado en España. Este es el objetivo que tenemos que lograr. Siempre digo que el tanto por ciento de estudiantes de posgrado sobre el total de estudiantes de la Universidad Complutense, y esto incluye posgrados oficiales y doctorado, debe llegar al 25 por ciento. Ahora estamos en torno al 18 por ciento, por lo tanto tenemos que dar un impulso y para eso tenemos que mejorar las condiciones físicas para acceder a los másteres oficiales, al posgrado: facilitar los procesos de matrícula, dar mejor información, difundir mucho más nuestra oferta. En segundo lugar, hay que seguir trabajando en los precios. Los precios del máster siguen siendo todavía sensiblemente más caros que los de los grados, y esto es un factor que desanima a muchos estudiantes a hacer un máster oficial. Y en tercer lugar, hay que revisar la oferta. No podemos pensar que el máster es el antiguo quinto curso de carrera en el que uno aprendía un poco más sobre algo, sino que tiene que dirigirse de tal manera que el estudiante perciba que le ofrece un valor añadido, y ese valor añadido tiene que ser mayoritariamente de cara a sus salidas laborales, a que le facilite después la consecución de un empleo, sin que ello signifique que tenemos que abandonar, por supuesto que no, los másteres que llamamos de investigación, que son aquellos que conducen de manera natural hacia el Doctorado. Pero junto a estos que siempre serán minoritarios, si queremos avanzar tenemos que pensar en lo que el estudiante que va buscando una salida laboral fuera de la universidad, necesita y le gustaría encontrar.

 

- La forma cómo aprenden los estudiantes de hoy, ya desde su educación primaria y hasta llegar al bachillerato, es muy diferente a la de hace apenas una década. La innovación y las nuevas metodologías docentes se han instalado de manera muy clara en esas fases educativas anteriores y poco a poco lo están haciendo también en la universidad. ¿Hay que dejar que cada profesor imparta las clases como quiera o la institución debe liderar o marcar el camino?

- Por supuesto la universidad tiene la obligación de emprender también esos nuevos caminos. Tenemos que dar un salto adelante tremendo en la innovación docente. En esto nos tienen que ayudar también, aunque no solo, las nuevas tecnologías. Uno de los ejes que yo defino en los ejes transversales de mi programa es la transformación digital. Significa dotarnos de todas las infraestructuras tecnológicas que necesitamos, a nivel de gestión, y tan importante o más, a nivel de tecnologías educativas, de innovación docente, precisamente para poder dar una formación adecuada al siglo XXI en el que estamos y que, además, vaya en línea con esa formación previa que reciben.

 

- Investigación. Estado de la cuestión y medidas.

- Estamos en una situación en la que, primero, a nivel de país todavía falta hacer una apuesta decidida por la investigación. El dinero de los planes nacionales sigue sin aumentar, y eso hace que para muchos equipos de investigación de las universidades sea difícil acceder a proyectos de investigación. Esto nosotros estamos intentando paliarlo con convocatorias internas y dedicando muchos fondos propios a la investigación. De hecho, hemos multiplicado por tres los fondos propios destinados. Hace cuatro años estábamos en 3 millones de euros y ahora son cerca de 10 los millones que dedicamos de nuestros propios presupuestos a investigación. A eso hay que sumar lo que se capta por proyectos externos, ya sean del Plan Nacional, Unión Europea u otras fuentes. Estamos trabajando en varias direcciones. La primera es la captación de investigadores. Ahí hemos hecho una apuesta fuerte por el Doctorado, por la convocatoria predoctoral, que hemos pasado de 25 contratos predoctorales que había en 2015 a tener ahora mismo 75 contratos predoctorales cada año desde 2017. Como cada contrato es por cuatro años, tenemos 300 contratados. Además hemos puesto en marcha una convocatoria postdoctoral, porque el segmento postdoctoral es un segmento importantísimo y que estaba desatendido. Desde que una persona termina su doctorado hasta que consigue una plaza docente, como profesor ayudante doctor, había un vacío tremendo. Nosotros, usando la Ley de la Ciencia, hemos sacado nuestra propia convocatoria de contratos postdoctorales. Hemos hecho también una petición a la Unión Europea precisamente para trabajar en ese segmento, y nos han concedido una acción Marie Curie para los próximos 6 años con un importe de 4,5 millones de euros para la contratación de doctores. Y seguimos también trabajando en la atracción de los Juan de la Cierva, Ramón y Cajal, etcétera. Una vez atraídos, después hay que proporcionarles en lo posible los medios para que desarrollen su carrera aquí. Estamos estabilizando a todos los "ramones y cajales", los "juanes de la cierva", también ofreceremos a los post-docs que atraigamos la posibilidad de establecerse aquí. Y por supuesto, además de atraer talento, lo que tenemos que hacer es apoyar a los que tenemos en la casa. Ahí tenemos varias obligaciones fundamentales. Una, que ya mencioné antes, que es el reconocimiento de la actividad investigadora dentro del Plan de Dedicación Académica (PDA), y dos, apoyar a los investigadores en las convocatorias que hay. Para concurrir a esas convocatorias nos hemos planteado como objetivo el aumentar en un 50 por ciento el número de IPs, es decir el número de proyectos que captamos en los próximos cuatro años. Eso es especialmente importante en convocatorias de la Unión Europea, por ejemplo. Y, por último, facilitar su labor ofreciéndoles apoyo administrativo y apoyo solvente en la gestión. Queremos crear un equipo de gestores de proyectos que se encarguen de la gestión de esos proyectos de investigación, que cada vez se va haciendo más complicada. Tenemos que simplificar la gestión, simplificar la vida del investigador. Por ejemplo, uno de los compromisos que aparecen en el programa es reducir a la mitad el tiempo de contratación de investigadores con cargo a proyectos. Se puede hacer, lo hemos hecho ya en casos de urgencia, y lo vamos a poner como norma.

 

- Tercera gran función de la universidad: la transferencia a la sociedad.

- La transferencia de conocimiento desde luego tiene que ser la siguiente fase a la investigación. Y cuando hablamos de transferencia de conocimiento, uno normalmente piensa en patentes, cosas relacionadas con la tecnología... Y en nuestra universidad tiene un papel fundamental toda la transferencia de conocimiento ligada a las ciencias sociales. Me refiero a estudios concretos tanto en el ámbito jurídico como económico, informes, dictámenes, trabajos para organismos internacionales... Todo esto forma parte del valor social y de lo que es la responsabilidad social de la universidad. Lo que aquí hacemos no es solamente para nosotros, ni siquiera para enseñárselo a otros, sino que lo tenemos es que transferir, que proyectar a la sociedad. Ahora mismo, precisamente por el momento social en el que estamos, yo creo que la sociedad necesita el liderazgo de la universidad. Cómo va a evolucionar la economía en estos momentos del cambio climático, la economía circular, la economía de la sostenibilidad; qué va a pasar en el mercado de trabajo, el fenómeno de la uberización, la robotización... Aquí la Universidad tiene que jugar un papel fundamental. Aparte, estamos creando tanto en el campus de Somosaguas como en el campus de Moncloa, espacios para el emprendimiento. Queremos fomentar el espíritu emprendedor, el espíritu de la innovación, y para eso también hay que prestar formación, espacios en los que los estudiantes puedan desarrollarse.

 

- Apartado económico. Ambos candidatos habéis coincidido en los debates sobre la necesidad de alcanzar un nuevo acuerdo de financiación con el futuro gobierno de la Comunidad de Madrid que acabe con la infrafinanciación de la universidad, y también con la necesidad de aumentar la generación de recursos propios. ¿Cómo y con qué matices?

- Es claro que hay que negociar ese plan plurianual, que tiene que ser sostenido y suficiente para las necesidades de nuestra universidad, que tiene unas condiciones muy concretas, de edificios históricos que hay que mantener... En paralelo, efectivamente tenemos que trabajar en captar más recursos propios. Cuanto más tengamos, más cosas podremos hacer. Esos recursos los tenemos que captar por aquellas cosas que sabemos hacer: la formación y la investigación. En formación hay que poner el foco en la formación permanente. La formación oficial tiene que tener unos precios públicos, que en mi opinión tienen que ir descendiendo progresivamente y, sobre todo, eliminando las diferencias entre las comunidades autónomas que existen actualmente y que no tienen sentido. Por tanto, los ingresos propios yo creo que hay que buscarlos a través de la formación permanente. Hay un campo tremendo por explorar, en el que además hay muchos recursos dedicados a lo que son los cursos de actualización, de formación, certificaciones profesionales... Ahí la universidad tiene que estar presente. También tenemos que estar presentes en la formación on line. Yo siempre uso el término de la universidad circular, copiándolo de la economía circular. El proceso lineal de formación, en el que después de dispensar el título la universidad se desentiende, yo creo que eso ya terminó y hay que participar en la formación a lo largo de la vida de todas esas personas que lo van a necesitar por la situación cambiante en la que estamos. Por último, creo que tenemos que intensificar también nuestra colaboraciones con las empresas. Mediante acuerdos de colaboración, de mecenazgo, de desarrollo conjunto de determinados estudios, investigaciones... No se trata de trabajar para nadie, y estaríamos equivocados si lo hiciésemos porque somos una institución pública y tenemos que trabajar para la sociedad, pero sí se trata de trabajar con, desarrollando proyectos de interés social y en los cuales podamos colaborar con organismos, empresas e instituciones, lo que nos permitirá después dedicarlo a nuestros investigadores.

 

- Uno de los temas más controvertidos en los debates celebrados ha sido el estado de algunos edificios. ¿Quiere aclarar o matizar algo sobre ello?

- Los edificios han pasado las inspecciones técnicas, que han señalado una serie de deficiencias que se están subsanando. Es normal que haya deficiencias que subsanar, tenemos edificios de los años 40 e incluso anteriores. En estos cuatro años hemos sido capaces de renovar muchas de las instalaciones, una vez se recuperó el dinero que la Comunidad de Madrid nos debía para inversiones en infraestructuras. Lo estamos haciendo atendiendo en primer lugar las cuestiones de seguridad y después de mejora de las condiciones de trabajo, en concreto, climatización, ahorro de energía...

 

- Para terminar, y aunque dejamos muchos temas sin tocar, como la internacionalización, el compromiso medioambiental, apoyo a la diversidad, cultura, deporte... ¿A quién aún esté indeciso por qué le diría que le vote a usted?

- Nuestro proyecto se llama "Vive Complutense", y lo que queremos con ello es escenificar que la Complutense está hoy viva, muy viva, y además animarles a que vivan todo lo que esta universidad realmente les ofrece. Queremos que esta universidad continúe su avance, que vaya consolidando el papel protagonista que ha cobrado en estos últimos cuatro años. Tengo una trayectoria muy consolidada a mis espaldas. Como rector me marqué una serie de objetivos que hemos ido cumpliendo y queremos continuar con otros nuevos. En los próximos años me gustaría ver terminado el Colegio San Juan Evangelista, como un colegio mayor propio y un centro cultural propio de la Universidad Complutense. Me gustaría ver la Facultad de Óptica por fin ya instalada en el campus de Moncloa. Me gustaría culminar la recuperación de San Bernardo como centro de formación permanente y sede histórica de nuestra universidad. Trabajar en la recuperación del Museo del Traje. Ver, como yo pronostico, que la UCM dentro de 3 o 4 años va a estar entre las 150 universidades mejores del mundo en los ranking...

 

ANDRADAS, PERSONAL


- ¿Su descubrimiento científico preferido?

- Yo creo que el que más nos ha modificado nuestra vida actual es todo el tema de la red, de Internet, que tiene que ver con los algoritmos, con la computación artificial...

- ¿Un libro?

- El que últimamente me ha hecho mucho que pensar es "Sapiens", de Harari. Lo he citado en alguna ocasión porque hace reflexionar hacia dónde vamos. Y también me gustó mucho "4, 3, 2, 1", de Auster.

- ¿Una película?

- "Roma" me ha gustado mucho. Me parece muy emotiva y brillante. Cuenta cómo se ve la vida desde el lado de los más marginados.

- ¿Alguna canción para los momentos menos buenos?

- A mí me gusta mucho Mozart, sus óperas. Suelo escucharlas, pero también canciones más modernas como "Telefonía", de Jorge Drexler.

- ¿Un lugar?

- Me gusta el Mediterráneo, el mar, pero también la montaña. Me gusta la naturaleza.

- ¿Un deporte?

-Soy runner. Corro habitualmente.

- ¿Algún ídolo, aunque sea de infancia o juventud?

- Haber mitificado a alguien, de verdad que no lo recuerdo.

- ¿Si no hubiera sido matemático, qué le habría gustado ser?

- Yo estuve dudando entre hacer algo de ingeniero agrónomo o matemático. Todo lo que tiene que ver con el campo me gusta. También la arquitectura me parece apasionante.


 

Andradas charla junto a María Castro con varios integrantes de la Asociación de Estudiantes Chinos de la UCM
Bookmark and Share

Comentarios - 1

soundcloud downloader

1
soundcloud downloader - 3-05-2019 - 04:12:46h

This is so well written.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685