Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 21 de julio de 2019

Inicio

La Facultad de Veterinaria, en el puesto 13 del Ranking ARWU 2019

La Facultad de Veterinaria ocupa el decimotercer puesto en el ranking ARWU 2019 sobre materias académicas, entre más de un millar de centros universitarios y de investigación de su especialidad evaluados. De esta manera, la Facultad Complutense se consolida en las quince primeras posiciones de este ranking, tras el decimosegundo puesto conseguido en 2018. El ARWU (Academic Ranking of World Universities) es conocido popularmente como Ranking Shangai, al comenzar a realizarse en 2003 por un centro vinculado a la Facultad de Educación de la Universidad de esta ciudad china, aunque desde 2009 lo confecciona la entidad independiente ShangaiRanking Consultancy. A diferencia de otros, como el QS (Quacarelly Simonds) y el THE (Times Higher Education), el ARWU centra sus baremos en aspectos muy relacionados con la investigación y su transferencia, y por ello, además de facultades universitarias incluye en sus evaluaciones a centros de investigación, independientemente de que impartan o no docencia.

 

El decano de la Facultad, Pedro Lorenzo, da valor a este fantástico posicionamiento de su centro en el ARWU, y sobre todo se alegra porque "reconoce el mérito de la gente que está aquí trabajando y nos vale para superarnos. No obstante, reconoce que "evidentemente hay aspectos en los que sabemos que tenemos que mejorar y otros que no se traducen ahí, como pueden ser la relación con la docencia, la relación entre el estudiante y el profesorado, el índice de satisfacción del profesorado con las titulaciones, el índice de satisfacción del estudiante con la titulación... Ese tipo de cuestiones quedan un poco al margen, pero en rendimiento neto, en lo que es la productividad de la Facultad, es un índice muy bueno, que evidentemente nos llena de orgullo y satisfacción". Para Lorenzo, "lo importante no es mirar a las que tenemos encima, que también, sino a las que están detrás. Tenemos un montón de universidades americanas y europeas de muchísimo prestigio que están peor situadas que nosotros, y eso nos debe servir de motivación".

 

- El ARWU es un ranking muy centrado en investigación y transferencia, actividades muy relacionadas en principio con la existencia de medios adecuados para su desarrollo. Precisamente las universidades españolas hablan habitualmente de que es la falta de medios lo que las impide posicionarse en la parte más alta de los ranking. ¿Es su Facultad la excepción que confirma la regla?

- No. A nosotros también nos hacen falta mejores condiciones. Siempre hace falta más. Yo haría la pregunta al revés: ¿Si con las condiciones que tenemos, que en muchas ocasiones incluyen problemas con infraestructuras básicas, hacemos tan buena investigación, qué podríamos hacer con unas mejores instalaciones? Lo que creo es que este posicionamiento echa por tierra aquellas opiniones que señalan que se hace mejor investigación fuera de España que en nuestros centros. La única ventaja que tienen los centros de fuera es precisamente contar con mejores infraestructuras. A nosotros nos faltan muchas cosas, pero sobre todo una estructura administrativa que gestione con agilidad la petición de fondos y la gestión de los fondos de investigación. Un investigador en general pierde muchísimo tiempo en la gestión administrativa del dinero que le entra, en vez de dedicar ese tiempo a solicitar más fondos. Los fondos europeos, que son los de mayor cuantía, tienen unos procedimientos administrativos terriblemente engorrosos. Con ese tipo de mejoras, estaríamos seguro mucho más arriba aún.

 

- ¿Cuál es el secreto entonces?

- Mucho trabajo. Mucho trabajo e ideas claras. Un compañero mío dice que exprimimos mucho lo poco que nos dan. No hay otra opción. También es cierto que comparado con muchas otras facultades de veterinaria, la investigación que se hace aquí es muy puntera. Trabajamos en una serie de campos punteros con una investigación publicable muy buena.

 

- Veterinaria es una ciencia en continua adaptación en los últimos tiempos, incluso en sus campos de actividad e investigación. ¿Cree que este decimotercer puesto en ARWU también está valorando la rápida adaptación de la Facultad a estas nuevas demandas?

- Creo que sí. En Veterinaria se investiga en varios campos muy grandes. El campo más puntero ahora mismo es de la Sanidad Animal; todo lo relacionado con inmunología, vacunas, enfermedades emergentes, enfermedades clásicas, tratamientos y transmisión, parasitología, microbiología, bacteriología... El otro gran campo de investigación muy puntero es la agroalimentación; todo lo relacionado con la producción animal y la agroalimentación. Y el tercer campo es el relacionado con la tecnología alimentaria, con la higiene y con la bromatología. En todos estos campos somos muy punteros porque tenemos claro que debemos adaptarnos sí o sí a los retos sociales que nos vienen del mundo. Por ejemplo, todo lo relacionado con las nuevas enfermedades emergentes, los nuevos sistemas de producción ganadera, donde el bienestar animal es el que prima y es una constante que hay que tener en cuenta ahora de una manera primordial, o todo lo relacionado con la seguridad alimentaria, con que el consumidor tenga riesgo cero a la hora de consumir alimentos que los veterinarios estamos obligados a garantizar su seguridad. Todo eso que está cambiando año tras año nos obliga a acoplar nuestra investigaciones. Y bajo todo eso tenemos la otra gran pata de las investigaciones, que son las investigaciones clínicas, digamos las clásicas investigaciones clínicas, que van por un derrotero más clínico, a nivel hospitalario, a nivel de gestión laboratorial. Y debajo de todo eso está la gran base que es la investigación básica, que es la madre de todas las investigaciones que luego se van a poder sustentar en cuanto a metodologías o protocolos.

 

- De las 4 variables que mide ARWU las dos en las que más destaca la Facultad son el impacto de las citaciones, que puede decirse que está directamente relacionado con la calidad de las investigaciones, que hablaba ahora, y la internacionalización, el hecho de que muchas de las publicaciones se hagan en colaboración con profesores extranjeros.

- Es cierto. Una constante de las ciencias biomédicas, en general, y de la veterinaria en particular, es la internacionalización de nuestra gente. No solo que nosotros vayamos fuera a trabajar y establezcamos contactos con otros centros, sino que también traemos e incorporamos, gracias a los programas de incorporación de talento, y otros, a gente de fuera, que vienen ya con sus contactos. Esos contactos son siempre de grupos muy prestigiosos y eso nos hace ser punteros. Respecto a otras facultades, nos movemos quizás más. Los fondos de movilidad nos ayudan, pero creo que también es el propio carácter nuestro de movernos y que la mayoría de los que estamos ahora en una edad mediana de investigación, hemos hecho nuestras estancias postdoctorales en centros extranjeros y seguimos manteniendo las relaciones.

 

- Aunque esta pregunta habría que hacérsela quizá a cada uno de los profesores de la Facultad, ¿qué influencia tiene el Decanato en todo esto?

- La labor del Decanato es facilitar las cosas. Desde las estructuras que dependen del Decanato intentamos facilitar la comunicación entre las estructuras del Rectorado y nuestros propios profesores, difundimos todas las convocatorias, asistimos a las reuniones de los órganos de investigación correspondientes y tratamos de trasladar todo eso a nuestros investigadores. Por ejemplo, también hemos creado una lista de distribución interna en la que los investigadores intercambian material, experiencias, papers... Le llamamos listado de investigación, y nos lo están copiando otras facultades. Y bueno, nuestra misión es favorecer todo ese tipo de cosas, la celebración de jornadas... A nivel de gestión, por ejemplo, hemos notado un mayor incremento de los fondos de investigación que gestiona la propia facultad en detrimento de los que gestiona la Fundación General. Eso para nosotros es muy importante porque quiere decir que a nivel administrativo estamos dándoles a nuestros investigadores mejores servicios que los que presumiblemente da la Fundación. Esto permite mayor cercanía y mejor gestión.

 

- ¿Este reconocimiento en los ranking a la veterinaria española [la Autónoma de Barcelona ocupa el octavo lugar y hay otras entre los 100 primeros] cree que llega a la sociedad?. ¿La gente sabe a qué se dedican los veterinarios de hoy en día?

- No. El papel de la veterinaria aún hoy en día para el gran público sigue siendo una persona que cura animales. Está muy bien y se nos conoce por eso, pero lo más importante de nuestra profesión hoy ya no es eso, sino nuestra implicación en la salud pública, mediante nuestra intervención en programas de seguridad alimentaria, de tecnología alimentaria, de producción animal que garantice la producción de comida no solo para los propios animales sino para la población y, evidentemente, garantizar su salud, evitando las zoonosis y las enfermedades que pueden circular desde los animales hacia la población humana y entre la propia población. Esa es la faceta hoy en día importante de los veterinarios y yo creo que esa, que es por la que nuestra facultad está arriba en los ranking de investigación, es la que el público todavía no conoce. Por ejemplo, no se sabe que los epidemiólogos, las personas que predicen enfermedades, que hacen todo el mapeo sobre cómo va a evolucionar una enfermedad a nivel mundial ya sea humana o veterinaria, son en buena parte veterinarios. Esa es la formación que nos gusta destacar, más allá de la clínica, que por supuesto también.

 

Pedro Lorenzo, decano de la Facultad de VeterinariaUno de los equipos punteros de investigación de la FacultadEquipo de resonancia magnética para grandes animales, ubicado en el Hospital Clínico VeterinarioLos cuatro últimos decanos de la Facultad se reunieron hace unos meses con motivo de la celebración de los 225 años de la implantación de los estudios de veterinaria. De izquierda a derecha; Pedro Lorenzo, Manuel Rodríguez, Guillermo Suárez y Joaquín GoyacheEquipo trabajando en el hospital veterinarioSon numerosos los proyectos solidarios en los que participan estudiantes y profesores complutensesPor supuesto, la atención y cuidado de los animales sigue siendo una prioridadUna profesora trabaja con su ordenadorVista general de la FacultadEl trabajo de los veterinarios cada vez es más diversoTrabajo en una de las plantas piloto de la Facultad
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685