IGUALES

Susana Valverde y Ariadna Martínez, en el Banco del bienestar

Educación se vuelca en el cuidado del bienestar emocional de sus estudiantes

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 1 jun 2022 11:49 CET

Informa la coordinadora de Diversidad de la Facultad de Educación, Susana Valverde, de que desde el inicio de la pandemia el número de estudiantes del centro con malestar psíquico y problemas relacionados con la salud mental se han incrementado de manera más que notable. Para tratar de ayudar a quienes los sufren, se creó en la Facultad, coordinado por la propia profesora Valverde y la investigadora en formación Ariadna Martínez, el Grupo de apoyo para el bienestar emocional. Entre sus iniciativas se encuentra la instalación de dos espacios específicos: el Rincón de ayuda y el Banco del bienestar, inaugurados a finales del pasado mes de mayo.

 

La intención de los dos nuevos espacios es, por supuesto, ayudar a los estudiantes -y también a los profesores y al personal de administración y servicios- que sufren algún tipo de trastorno o enfermedad relacionada con la salud mental, pero también, como recalca la profesora Valverde, “visibilizar que los problemas de salud mental existen e intentar disminuir la estigmatización que los rodea”. Hablar del suicidio sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad.

 

El Rincón de ayuda -ubicado en la planta de la cafetería, justo enfrente de la sala de estudio y comedor de estudiantes, se ha configurado, como explica la estudiante Ariadna Martínez, como un espacio participativo –“la participación estudiantil ha disminuido mucho tras el Covid”, puntualiza Martínez- en el que se produzca un intercambio de mensajes y de información. “Falta concienciación y falta conocer qué es la salud mental. Por ejemplo -explica la investigadora- hemos puesto información sobre qué es el continuo de salud mental, que todo el mundo sepa que todas las personas tienen salud mental, y que la diferencia es que su estado puede estar o mejor, en estado de bienestar, o en un estado carente de bienestar. Con unas preguntas tratamos de que cada uno pueda ubicar el estado de su salud mental”.

 

El tablón de este Rincón de Ayuda está dividido en distintas secciones, desde la ya señalada de información hasta las de autocuidado, afirmaciones positivas o testimonios de otros jóvenes. Cualquiera puede incluir su aportación en el tablón o, como ya ocurre, dejar el enlace a alguna página web o, preferentemente, a Instagram, ya que como afirma Ariadna Martínez hoy por hoy es la red social que más utilizan los estudiantes. Especial importancia, a juicio de Martínez, tienen los mensajes positivos: “Está demostrado que benefician mucho la visión que tiene uno de sí mismo: Voy a tratarme bien y quererme; Soy suficiente; Tú eres más fuerte que tu TEA y yo creo en ti”

 

También, como destaca Susana Valverde, se ha incluido una sección de recursos. “Nos interesa mucho que conozcan los recursos que tienen a su disposición, como el 024, que acaba de poner en marcha el Ministerio de Sanidad, porque todos debemos saber que hay 11 suicidios al día en nuestro país. En ese teléfono atienden a las personas que están en riesgo de suicidio o a sus familias. También damos el contacto del Psicall de la UCM o del propio SOU (Servicio de Orientación Universitaria) de la Facultad”.

 

La segunda iniciativa que ha puesto en marcha el Grupo de apoyo para el bienestar emocional es el Banco del Bienestar. Como explica Ariadna Martínez, en países como Australia ya es habitual encontrar en los centros educativos espacios específicos “a los que acudir a hablar con alguien cuando tienes una situación de crisis o malestar emocional que no sabes gestionar tú solo en ese momento. La idea era disponer de un espacio así en la Facultad. Se decidió que fuera un banco, que se ha colocado junto a la entrada principal, en el jardín que hay en la zona izquierda, para hacerlo un poco más privado. La idea -continúa explicando Martínez- es que cuando tengas un problema de malestar emocional, como, por ejemplo, puede ser una crisis de ansiedad, puedas venir aquí, a un espacio verde en una zona tranquila. Bien puedes venir ya con alguien para hablar, con algún compañero o profesor, o bien puedes hacerlo solo. La idea es que las personas que estén por aquí [muy cerca del banco hay una zona de asientos de granito que suele estar concurrida] cuando vean a alguien sentado en el banco puedan acudir a hablar con ella, porque el hecho de sentarse allí será un indicador de que necesita hablar. Queremos que todo el mundo conozca que este banco es un espacio para ello”.

 

Según explica Susana Valverde, el último informe de Save the Children “ha venido a poner de relieve que se ha triplicado el número de trastornos mentales en infancia, adolescencia y juventud después de la pandemia, y que uno de los factores que tienen relación directa con rebajar el número de suicidio es tener espacios en los que poder hablar, en los que sentirte seguro para hablar, expresar y compartir. El aislamiento social contribuye de una forma enorme a que aumenten los casos de suicidio y de malestar. Si las instituciones educativas promueven espacios en los que se pueda hablar de emociones y que puedas expresar cómo te sientes, de alguna manera se contribuye a reducir ese número de suicidios y de malestar”.