ÁGORA

El consejero de Sanidad y la Presidenta de APREM entregan el premio a María Luisa Navarro

La Complutense acoge la entrega del VIII Premio Patuco de Honor de APREM

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 17 nov 2020 11:50 CET

El Edificio de Estudiantes de la UCM ha acogido el acto de entrega del VIII Premio Patuco de Honor de la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM), que preside la profesora complutense Concepción Gómez Esteban. El premio en esta edición ha sido concedido al Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, en reconocimiento a la labor de difusión que lleva haciendo desde hace 26 años de la importancia de vacunar a los niños y niñas, defendiendo la correcta prevención de enfermedades inmunoprevenibles en la infancia y por el interés por los aspectos vacunales diferenciales que conciernen en los niños nacidos antes de tiempo. Al acto asistieron el rector Joaquín Goyache, y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

 

La profesora Concepción Gómez Esteban subrayó la importancia de en momentos como los actuales reivindicar el “derecho inalienable· que tienen los niños a ser vacunados. Como recordó, la Organización Mundial de la Salud cifra en entre 2 y 3 millones de vidas las que se salvan cada año gracias a las vacunas. Gómez Esteban recalcó que si para todos los niños las vacunas son imprescindibles, aún lo son más para los que nacen de manera prematura. Por ello, APREM ha querido este año reconocer la labor del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, que ha recomendado la inclusión de vacunas especialmente recomendadas a prematuros en los calendarios de vacunación anuales, aunque como recordó, aún falta que todas las comunidades autónomas las incluyan. La presidenta de APREM concluyó su intervención pidiendo que la actual pandemia no suponga un retroceso en la vacunación, ya que “son mucho mayores los beneficios de vacunarse que los riesgos de contraer COVID en el centro de salud o el hospital al que se acuda”.

 

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, también coincidió en la necesidad de las vacunas, “cuya seguridad y eficacia está avalada científicamente”. Recordó que la entrega de este premio coincide con el Día Mundial del Niño Prematuro, que se celebra el 17 de noviembre. Señaló que en la actualidad el parto prematuro sigue siendo la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo, aunque en países como España, donde nacen cada año alrededor de 30.000 niños y niñas antes del final de la gestación, se han alcanzado porcentajes de supervivencia del 65%, que se elevan hasta el 95% si el nacimiento se produce a partir de la semana 28. Destacó, por ultimo, el esfuerzo que está haciendo la Comunidad de Madrid para mejorar la asistencia de los neonatos y la puesta en marcha de un plan de mejora, que incluye protocolos tanto desde el punto de vista clínico como social y humano.

 

El rector Joaquín Goyache, por supuesto también se mostró “al cien por cien” a favor de las vacunas, y recordó como estas han conseguido, por ejemplo, erradicar enfermedades como la viruela o recientemente, en 2013, la peste bovina. Goyache felicitó al Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría por el premio recibido, a APREM por la labor que lleva realizando desde hace 21 años y al consejero de Sanidad, al gobierno de la Comunidad, a los profesionales sanitarios y a los ciudadanos madrileños por el esfuerzo conjunto que están realizando en estos tiempos tan complicados, “y que están empezando a dar resultados.

 

En representación del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría intervino en el acto su vocal, María Luisa Navarro, quien agradeció el reconocimiento que las familias de los neonatos dan al trabajo que realizan. En ese sentido, recordó que su labor es asesorar al personal sanitario, embarazadas y familias de recién nacidos. En el caso de los prematuros, el comité ha elaborado un calendario específico, en el que se incluyen vacunas como la del rotavirus o la antineumocócica.

 

En el acto también intervinieron Manuel Sánchez Luna, presidente de la Sociedad Española de  Neonatología, y María José Cano, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Neonatal. Sánchez Luna recordó que para asegurar y elevar la calidad asistencial que se da a los recién nacidos en España, sería conveniente la definitiva implantación de una especialidad de neonatología, que certifique y acredite la capacitación de los profesionales sanitarios que prestan esa asistencia. María José Cano también coincidió en la necesidad de esa especialización en el campo de la enfermería.