FUNDACIÓN

Andrés Arias, Diego López Garrido, Lourdes Fernández y Gerardo Galeote

Finaliza el II curso sobre “Los fondos europeos para la recuperación de la economía española”, apostando por la inversión y las reformas ecológicas, digitales y socioeconómicas

Texto: Ángel Aranda - 26 nov 2021 14:28 CET

Ricardo Mourinho, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI); Teresa Fábregas, directora del Grupo de Trabajo para la Recuperación y Resiliencia de la UE; Víctor Ausín, director general de Análisis Macroeconómico del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital; José Alberto González-Ruiz, secretario general de CEOE y Mercedes Caballero, secretaria general de Fondos Europeos, han presentado las conclusiones del II Curso “Los fondos europeos para la recuperación de la economía española (Next Generation EU), en la Escuela de Gobierno de la UCM, coincidiendo todos ellos en el objetivo final de los fondos: el relanzamiento de la economía europea y española una vez superada la fase más aguda de la crisis sanitaria.

 

El acto de clausura de este curso de la Fundación Complutense, dirigido por el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Diego López Garrido y por el CEO de Altarius EC, Gerardo Galeote, ha estado conducido por la gerente general de la Universidad Complutense, Lourdes Fernández, quien ha destacado la importancia de la inversión de los 750 mil millones de euros que la Unión Europea (UE), va a destinar durante los próximos años en la reforma de las cuestiones clave para la recuperación de la economía en el viejo continente: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.

 

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones, Ricardo Mourinho, ha hecho hincapié en que, a diferencia de otras crisis, en esta ocasión Europa se ha empleado de una forma distinta ante algo tan trascendente como la pandemia originada por la COVID-19. “La UE ha reaccionado con rapidez y ha elaborado paquetes de respuesta a la crisis; esta vez hemos tenido a una Europa unida y eso es lo que ha hecho la diferencia”, ha asegurado el portugués, quién a propósito del nuevo instrumento de recuperación, el Next Generation, ha apuntado que tiene un mensaje muy claro: “reparar los daños de la crisis de manera que también se inviertan en un futuro a largo plazo”.

 

El dirigente del BEI ha explicado que el primer paquete de medidas estaba destinado a sostener la actividad económica de los países miembros de la Unión, así como a proteger el empleo y la estabilidad financiera. En este sentido, Mourinho ha apuntado que “para la estabilidad laboral, la UE ha establecido una línea de crédito de 100 mil millones de euros; para el sector público, 240 mil millones a cargo del Mecanismo Europeo de Estabilidad y, para la economía real, apoyo financiero por el BEI de hasta 200 mil millones, para proporcionar a los bancos y a las instituciones de fomento, garantías que permitan otorgar préstamos a empresas sanas afectadas por las terribles consecuencias de la COVID”.

 Inversión y reformas

Por su parte, Teresa Fábregas, directora del Grupo de Trabajo para la Recuperación y Resiliencia de la UE, ha resaltado que el mecanismo de recuperación y resiliencia está basado en que cada estado miembro presenta un plan nacional con reformas e inversiones que tienen que ser implementadas hasta el año 2026, y que se trata de “un mecanismo que está vinculado a los logros efectivos, es decir, a la implementación de esas reformas e inversiones”. En este sentido, Fábregas ha señalado que en cada uno de esos planes se incluyen hitos y objetivos con un calendario específico, que marcarán la notificación de demandas de pago de los estados miembros y que pueden enviar a la UE como máximo dos veces al año. “La UE tendrá que valorar, teniendo en cuenta la decisión del Consejo, si esos hitos y objetivos han sido ejecutados del modo en que el Consejo le está pidiendo a los estados miembros”, ha matizado la experta.

 

Además, Fábregas ha explicado que todos los planes de recuperación y resiliencia tienen que cumplir 6 áreas: transición ecológica; transición digital; cohesión social y territorial; crecimiento sostenible e integrador; resiliencia sanitaria, económica, social e institucional y políticas para la próxima generación. Así, de los 22 planes de recuperación que han sido adoptados hasta el momento por el Consejo de Europa, según la directora del Grupo de Trabajo para la Recuperación y Resiliencia, alrededor de un 40% de la asignación total está destinada a temas relacionados con el clima; un 26% para medidas digitales y un 30% para el área de resiliencia social económica. 

 

En cuanto a la situación macroeconómica actual de nuestro país una vez superados los meses más duros de la pandemia, el director general de Análisis Macroeconómico del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Víctor Ausín ha asegurado que “tras el shock del pasado año la economía ha ido de menos a más”, y que “las medidas impulsadas por el Gobierno han sido fundamentales para el crecimiento económico, empezando por los avales ICO, los ERTES y las ayudas directas”.

 

Ausín ha querido centrarse principalmente en 5 factores del crecimiento de la economía española, destacando en primer lugar la vacunación, ya que, el hecho de contar ya con un 90% de la población vacunada, “la economía ha empezado a tomar vuelo sobre todo a partir del tercer trimestre” del presente año”. La recuperación del empleo habiendo alcanzado ya niveles pre-COVID; el buen resultado de la demanda interna tanto por parte del consumo privado como por la inversión pública; la periódica recuperación del turismo y la puesta en marcha del plan de recuperación a partir de la llegada de los fondos europeos, son las cuestiones que también han hecho posible el buen momento en que se encuentra España en este terreno según Víctor Ausín.

Tarea de todos

Desde el punto de vista empresarial, José Alberto González-Ruiz, secretario general de CEOE ha destacado igualmente la importancia de las reformas para que se alcance la tan ansiada recuperación. “Todos nos sentimos satisfechos de pertenecer a la UE porque su respuesta ha sido ejemplar”, ha señalado González-Ruiz, argumentando que en 4 o 5 meses se han movilizado 2 billones de euros con el objetivo de recuperar la economía de los países de la UE.

 

Además, el dirigente empresarial ha destacado que su organización es partidaria de que en España se lleven a cabo las reformas impulsadas por Europa, sobre todo en las cuestiones económicas, digitales, la temporalidad o el paro juvenil, y que “el consenso y el diálogo social deben ser los pilares donde se asienten esas reformas”.

No obstante, el dirigente de la CEOE se ha mostrado partidario de que se haga un esfuerzo por mejorar la información sobre cómo llegan los fondos, ya que en muchos casos todavía no se han producido las convocatorias y por tanto el dinero todavía no ha llegado a la economía real. En esta misma línea, González-Ruiz cree que se debe conseguir un equilibrio entre las convocatorias de grandes empresas o grandes proyectos y las de las PYMES, además del control y el seguimiento de los fondos como prioridad para la Administración española.

 

En todo caso, que los recursos europeos lleguen a cumplir los objetivos marcados en el plan elaborado por el Gobierno, es una tarea de todos. Al menos así lo cree la secretaria general de Fondos Europeos, Mercedes Caballero, quien ha asegurado en este sentido que “o es un proyecto país, o no es”.

 

Respecto al procedimiento, la secretaria general ha destacado que se trata de algo completamente diferente en el ámbito de las administraciones públicas, ya que “nunca se ha planteado una financiación vinculada a la consecución de objetivos, y por tanto es un modelo nuevo donde aquí no estamos certificando gasto; de lo que se trata es de que hay que garantizar el cumplimiento del hito o del objetivo”.

 

En cuanto a la situación actual de los fondos europeos, Caballero ha señalado que ya se han transferido a las CCAA unos 10 mil millones de euros y ahora tienen que poner en marcha sus convocatorias. “La expectativa que esto genera en la economía es enorme; puede que la convocatoria no esté en marcha, pero el sector empresarial y la ciudadanía saben que esa convocatoria va a salir y que esos fondos están transferidos. Mi perspectiva es que vamos por buen camino y que la ciudadanía tiene la sensación de que las cosas se mueven y que se van a mover más”, ha sentenciado la representante gubernamental.