FUNDACIÓN

Imagen de la anterior edición de la ECL celebrada en Xalapa. / Fotografía: ECL

La Escuela Complutense Latinoamericana oferta 10 cursos superiores en Xalapa (México), junto con la Universidad Veracruzana

Texto: Ángel Aranda, Fotografía: Aida Cordero - 21 oct 2021 15:45 CET

Vuelve la Escuela Complutense Latinoamericana (ECL), tras dos años de obligado parón debido a la pandemia originada por la COVID-19con 10 cursos superiores que se desarrollarán en Xalapa (México), del 29 de noviembre al 10 de diciembre del presente añoen colaboración con la Universidad VeracruzanaEl plazo de inscripción permanecerá abierto hasta el próximo 16 de noviembre para todas las personas interesadas, que además pueden optar a alguna de las más de 500 ayudas económicas de reducción del precio de la matrícula, desplazamiento o alojamiento ofertadas por el Banco Santander. “Es un orgullo sentirse complutense en América Latina, y la acogida que estos cursos tienen no hace más que poner de manifiesto la solidez y la excelencia académica de la institución a la que representamos”, asegura el profesor de la Facultad de Psicología, José Luis Graña, director de la ECL.   

 

El profesor Graña señala que el retorno de la Escuela Complutense Latinoamericana, en este caso una vez más a México, le produce una mezcla de sensaciones porque su equipo está deseando retomar la actividad y volver a encontrarse con profesores y alumnos de América Latina, en concreto con los de la Universidad Veracruzana como ya ocurriera en 2019, pero, por otro lado, tiene muy presente que la situación sanitaria todavía exige mucha precaución. “Sabemos que embarcarnos nuevamente en esta actividad tiene sus riesgos, que corremos teniendo la máxima precaución e intentando cumplir con todos los protocolos que la sanidad mexicana nos marque”, asegura Graña.  

 

En el terreno académico, la presente edición de la Escuela Complutense Latinoamericana lleva gestándose en la Fundación Complutense desde hace más de un año, con especial énfasis en el diseño de los contenidos. El director de la ECL apunta en este sentido, que uno de los factores más importantes que se tienen en cuenta para esta tarea es la distribución y equilibrio entre las diferentes áreas de conocimiento, atendiendo a las enseñanzas impartidas por cada una de las universidades. “De los 32 cursos propuestos –comenta el profesor- se han seleccionado 10 que representan las principales áreas de investigación y docencia, tanto de nuestra universidad como de la Universidad Veracruzana”.  

 

Medio ambiente, arte, género, innovación, educación, comunicación, salud, derechos humanos, música o biomedicina, son algunos de los temas que tienen cabida en el programa de la vigésimo novena edición de la ECL, que está dirigida principalmente a estudiantes universitarios, graduados, postgraduados y profesionales de toda España y Latinoamérica en general. No obstante, esta actividad está abierta a alumnos de cualquier parte del mundo que quieran entrar en contacto con la cultura universitaria iberoamericana, por lo que en cada ocasión forman parte de esta Escuela estudiantes y profesionales provenientes de los cinco continentes.    

 

Oferta formativa 

 Y es que, como subraya José Luis Graña, uno de los objetivos principales de la ECL es el de generar lazos entre nuestra universidad y las universidades sede de los cursos, ya que “cada edición hace palpable que no solo nos unen la lengua y la cultura, sino que son muchas las cuestiones que tenemos en común y que aumentan con cada Escuela”. Además, el director considera que esta actividad es una de las mejores formas que tiene la UCM de internacionalizarse, porque con ella “se consigue un espacio común en la igualdad, la confianza y el respeto entre ambas comunidades universitarias, de las que surgen proyectos de investigación y docencia comunes y el interés de los estudiantes por formarse en los distintos niveles de enseñanza que ofrece la UCM”.  

 

Los contenidos de los cursos seleccionados en esta ocasión tienen que ver con temáticas como el estudio de los biomateriales con aplicaciones médicas, el cultivo de plantas medicinales o la medicina tropical y las enfermedades infecciosas transmisibles; las relaciones cromáticas entre México y España o los intercambios artísticos entre España y Latinoaméricael feminismo y el análisis de las violencias heteropatriarcales; la educación y la comunicación sobre la crisis climática; los derechos procesales y la Agenda 2030 o la contribución para el desarrollo de la comunidad y la equidad social 

 

Para el profesor Graña, el éxito de la Escuela reside en la configuración de sus cursos, pero también considera muy importante la unión que se conforma entre los docentes de la Universidad Complutense y los de la universidad sede en cada caso. “Queremos poner en valor el conocimiento generado y transferido a este y al otro lado del océano, y para ello tenemos que contar con el equipo docente de las universidades a las que representamos”, señala el director de la ECL.  

 

Por otra parte, gracias al patrocinio general del Banco Santander, y al igual que en las ediciones precedentes de la Escuela Complutense Latinoamericana, el alumnado interesado en participar en cualquiera de los cursos puede acceder una serie de ayudas destinadas al pago del desplazamiento a Xalapa, el alojamiento y la manutención o la reducción en el precio de la matrícula, cuyos plazos de solicitud finalizan entre el 29 de octubre y el 26 de noviembre 

 

Respecto a los alumnos de la UCM que deseen realizar cualquiera de los cursos de la ECL, también podrán solicitar una vez que finalice esta actividad tres créditos de Grado (ECTS) válidos para el cómputo general de sus estudios universitarios. Asimismo, todos los alumnos de esta Escuela, independientemente de su lugar de procedencia o la universidad en que estén o hayan desarrollado sus estudios, recibirán un título otorgado conjuntamente por la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Veracruzana de México.  

 

Intercambio cultural 

 En opinión de José Luis Graña, la experiencia de participar en los cursos de la ECL va mucho más allá de los conocimientos adquiridos, porque se dan otras situaciones que en diferentes circunstancias tal vez no serían posibles, como viajar a otro país, crear lazos de unión, conocer su cultura o entablar amistad con su gente. Graña destaca asimismo que, a día de hoy, los grupos que se formaron en la primera edición hace 15 años siguen siendo embajadores de la misma, porque se trata de una experiencia tan gratificante que poca gente olvida. “Hace tiempo creamos una sección en la web con testimonios del alumnado que ha ido pasando por la Escuela. Gracias a ella, algunos prosperaron en sus trabajos, otros obtuvieron capacitación para promocionar o cambiaron el rumbo de sus carreras y, por supuesto, muchos hicieron amistades que duran a día de hoy”, sentencia el profesor de la Facultad de Psicología.  

 

Según adelanta el director de la ECL, la próxima edición de la Escuela Complutense Latinoamericana se desarrollará en la capital de Argentina en colaboración con la Universidad de Buenos Aires (UBA), del 7 al 18 de marzo de 2022, retomando así la fallida edición de 2020. “Será una edición muy especial que contará con los mismos cursos programados durante el año pasado, que no llegaron a impartirse porque justo coincidió allí con el comienzo de la pandemia”, comenta el profesor Graña, que también está trabajando junto con su equipo para la siguiente edición que se celebrará en el otoño del próximo año, y para la que se están valorando diversas propuestas.   

 

Desde el año 2006, fecha en que se desarrolló la primera edición de la Escuela Complutense Latinoamericana en Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), se han celebrado hasta el momento 28 ediciones en países como, además de Argentina y México, Brasil, Chile, Bolivia, Colombia y Perú. En total han pasado por las aulas de las 17 universidades participantes hasta la fecha más de 8.500 alumnos de 38 nacionalidades distintas, quienes han podido disfrutar de cerca de 8.000 ayudas económicas para realizar los 328 cursos programados.