ÁGORA

Federico Morán, Joaquín Goyache, Enrique Ossorio, Amaya Mendikoetxea y Fidel Rodríguez, posan ante la sede de la FPCM

La Fundación Parque Científico de Madrid celebra su 20 aniversario satisfecha, pero mirando al futuro

Texto: Alberto Martín, Fotografía: J. de Miguel - 19 nov 2021 14:04 CET

La Fundación Parque Científico de Madrid cumple 20 años. Fue el 6 de junio de 2001 cuando la Universidad Complutense y la Autónoma de Madrid firmaron el convenio de constitución de una iniciativa que durante estas dos décadas ha impulsado más de 320 empresas de base científica y tecnológica, con un altísimo porcentaje de éxito. Es –como han puesto de manifiesto patronos y emprendedores reunidos en el acto conmemorativo celebrado este 19 de noviembre, que contó con la participación del consejero de Educación, Universidades y Ciencia de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio– una historia, sin duda, de éxito, que ha tenido sus altibajos, y que, aunque en la actualidad tiene un modelo y un ecosistema consolidado, conviene adoptar decisiones de cara al futuro. 

 

Tenemos que tomar decisiones, y hacerlo rápido, porque si no, moriremos. De éxito, pero moriremos”, afirmó el rector de la UCM, Joaquín Goyache, quien en la actualidad ocupa la presidencia del FPCM. “Debemos avanzar, aunque, por supuesto, poniendo en valor la labor que realiza la Fundación Parque Científico de Madrid”, consideró la rectora de la Universidad Autónoma, Amaya Mendikoetxea, actual vicepresidenta del organismo. 

 

Son varios los retos que el Parque debe afrontar para encarar con garantías los próximos años. Como indica la propia rectora de la Universidad Autónoma, en estos momentos la instalación se encuentra en el límite de su capacidad, y no es posible acoger nuevos proyectos de emprendimiento y empresas de base científico-tecnológica. “Si antes el problema es que no teníamos empresas, ahora el problema es que no se van”, aseguró. La situación, sin duda, pone en valor las instalaciones de vanguardia y los servicios que presta la FCPM, así como su elevada reputación, como coincidieron en destacar los cuatro representantes de empresas instaladas en el Parque que intervinieron en el acto, pero también está resultando un freno a nuevos proyectos que quieren incorporarse.  

 

La solución más evidente sería la apertura de una segunda sede. Esta vendría a solucionar también, como indicó en la sesión la vicerrectora de Investigación de la UCM, Margarita San Andrés, el actual distanciamiento que la UCM tiene con la FCPM, tanto físico como, en buena parte consecuencia de esa lejanía, también de conocimiento de la comunidad complutense. “Muchos complutenses -afirmó el rector Goyache- creen que el Parque es de la Autónoma y nada más lejos de la realidad”. La apertura de una nueva sede, si no en Ciudad Universitaria, sí al menos en una zona próxima a ella, sin duda, animaría a más investigadores complutenses a incorporar sus proyectos al Parque, lo que en la actualidad, según indicó la vicerrectora Margarita San Andrés, no se está produciendo de manera suficiente. 

 

Pese a estos retos que se deben solucionar para asegurar su futuro o los momentos complicados que durante algunos años atravesó, la FPCM tiene en la actualidad una elevada reputación tanto en el sector empresarial como entre los propios investigadores que optan por alojar sus proyectos de negocio en sus instalaciones. Carlos Romero, de SmartHAPS; María Urbano, de EvoEnzyme; Juan Antonio Quiroga, catedrático complutense socio fundador de IOT, y Enrique Samper, de NIMGenetics, tienen claras las ventajas y valor añadido que el Parque ha supuesto y supone para sus empresas, algunas de ellas de gran éxito, como IOT, cuyo origen se sitúa en la Facultad de Óptica y Optometría, en la que dos de sus socios fundadores aún siguen impartiendo clases, pese a tener laboratorios y oficinas abiertas tanto en Madrid como en Estados Unidos, con más de un centenar de empleados, 300 clientes industriales y una facturación superior a los 25 millones de euros anuales. No obstante, los cuatro también coinciden en señalar la necesidad de que existan en Madrid más instalaciones de este tipo, ya que el apoyo institucional para poner en marcha este tipo de empresas científico-tecnológicas sigue siendo poco menos que imprescindible. 

 

Junto a la Autónoma y Complutense, la FPCM está apoyada en la actualidad por el CSIC, el CIEMAT y el Ayuntamiento de Madrid, quienes estuvieron representadas por Javier Etxabe (CSIC), José Manuel Pérez (CIEMAT) y Ángel Niño (Ayuntamiento de Madrid), en una mesa redonda, moderada por la directora general de Investigación de la Comunidad de Madrid, Ana Cremades, en la que también participaron los vicerrectores del área de investigación de UCM y UAM, Margarita San Andrés y Félix Zamora, respectivamente.  Todos ellos también coincidieron en esa doble visión: la satisfacción por el papel de la FPCM en el impulso de EBTs en la Comunidad de Madrid, y la necesidad de dar nuevos pasos para que el proyecto no se estanque. En ese sentido, el concejal de Innovación y Emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid, Ángel Niño, subrayó el interés del gobierno municipal de colaborar para facilitar el paso de estas empresas “de la probeta al mundo real”. 

 

El consejero de Educación, Universidades y Ciencia de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, centró su intervención en el papel dinamizador que ha tenido la FPCM en el ámbito de la innovación científica en la región, y destacó entre sus muchas virtudes el hecho de haberse convertido en un polo de atracción de talento, ya que cerca del 70 por ciento de los trabajadores de estas empresas cuentan con estudios superiores. Para el consejero, la FPCM es un ejemplo de la necesaria colaboración público privada. 

 

El rector Goyache cerró el acto insistiendo en la conveniencia de impulsar la FPCM y ratificando el compromiso tanto de la UCM como de la Autónoma y el resto de actuales patronos –CSIC, CIEMAT y Ayuntamiento- de “seguir trabajando juntos y seguir creciendo”. Animó también a la Comunidad de Madrid a reincorporarse al Patronato.