FUNDACIÓN

Vista general de la sala Picasso del Hub Mindway Complutense, durante la intervención de la subdirectora de los Cursos, Lucía Monteoliva

Los Cursos de Verano rinden cuentas, agradecen el apoyo y esbozan su 35 edición

Texto: Alberto Martín, Fotografía: J. de Miguel - 17 nov 2021 14:57 CET

Rendir cuentas, agradecer el apoyo, animar a seguir juntos el camino. Estos son los objetivos del acto que, organizado por la Fundación de la UCM en el Hub Mindway Complutense de la calle María de Molina, reunió este 16 de noviembre a directores de curso y patrocinadores en la última edición de los Cursos de Verano, que el próximo verano alcanzarán en San Lorenzo de El Escorial su trigésimo quinta edición. Son, como dice Andrés Arias, el director de la Fundación, la “joya de la corona” de sus iniciativas. La “actividad más digna, más blanca y más bonita de la Universidad Complutense, que auna aprendizaje, cultura, diversión y fraternidad. En suma, belleza”, amplía el rector Joaquín Goyache.

 

El acto sirvió para repasar la trigésimo cuarta edición y para esbozar la trigésimo quinta. Sobre la de 2021 se ofrecieron datos precisos que resumen lo vivido: 700 ponentes, 2.000 estudiantes, 55.000 usuarios en sus site en Internet, 235.000 páginas visitadas, 3.200 informaciones en medios valoradas por Cantar Media en 30 millones de euros, 8.000 interacciones en redes sociales…

 

Pero también hay impresiones. De satisfacción con el trabajo realizado, de agradecimiento a decenas de personas que colaboraron en su día a día con su trabajo y empeño, y también a los académicos, profesionales, artistas, políticos, escritores, científicos… que hablaron en sus aulas. Así lo detallan, presentados por la periodista Marta González Novo, el propio director de los Cursos, Miguel Ángel Casarmeiro; las cuatro coordinadoras de área, Lucía Monteoliva, Elena Arriero, Marta Blanco y Sara Torres, y el director de Comunicación, Javier Sierra. “Los Cursos de Verano son un gran puzle en el que intervienen muchísimas personas”, resume el director, incluyendo también a los patrocinadores, a las instituciones y empresas que con sus aportaciones permiten que los Cursos cada año vuelvan a San Lorenzo de El Escorial. “Son nuestros mecenas”, sentencia el rector.

 

Y en el futuro deben seguir apoyando, haciendo que los Cursos, en palabras del rector Goyache, no solo mantengan su tradición y su bien ganada reputación, sino que continúen creciendo y renovándose sin perder su excelencia. El director Casermeiro adelanta algunas novedades de la trigésimo quinta edición: volverán las artes escénicas, música y teatro, recluidas durante estos dos años de pandemia; habrá una exposición con todos los carteles de los Cursos, “una joya del patrimonio de nuestra universidad”; se estrenará la figura de país invitado, que nace con intención de perdurar y trasladar cada año a los Cursos otras culturas, conocimiento y redes que entablar, y, por último, una noticia de relumbrón: el Real Colegio Complutense de Harvard se convertirá en sede de varios cursos ,”no demasiados este primer año”, sobre todo del área de la salud y la cultura. “Tenemos otras muchas cosas ya preparadas, pero habrá que esperar hasta el mes de abril, cuando las anunciemos junto al resto de la programación”.