NUESTRA GENTE

_dsc7088

La profesora de Informática María Guijarro, Premio Solidario del Grupo Social ONCE

Texto: Alberto Martín - 11 oct 2022 12:54 CET

La profesora de la Facultad de Informática María Guijarro Mata-García ha sido galardonada con el “Premio Solidario a la Persona Física Comunidad de Madrid 2022”, que concede el Grupo Social ONCE. La profesora Guijarro dirige desde 2020 la Cátedra UCM-ONCE de Tiflotecnología y ha desarrollado diversos proyectos en este campo, entre los que destaca EDICO, el primer editor que permite a las personas ciegas convertir en braille el lenguaje científico-matemático y viceversa, lo que está permitiendo que desde que edades tempranas los niños y niñas con discapacidad visual puedan acercarse a las matemáticas en las mismas condiciones que el resto de sus compañeros. “Me premian la labor solidaria a la hora de desarrollar el trabajo, lo que me ha hecho mucha ilusión. Es diferente a todo lo demás: es por solidaridad, por empatía, por la forma de hacer un trabajo y no solo por los resultados”, resalta la premiada.

 

La profesora Guijarro recuerda que fue a finales de 2015 cuando recibió la llamada de Guillermo Hermida, de la ONCE. Casi un año antes había enviado cartas a varias empresas e instituciones a las que creía que podía interesar su campo de investigación. “Me dedico a inteligencia artificial y visión por computador. Esa es mi tesis y mi área de conocimiento. Como es visión por computador pensé que podía venir bien a las personas con discapacidad visual. Si yo me dedico a poder ver y a analizar lo que veo a través de un dispositivo de un robot o de un móvil o de lo que sea… pensé que les podía venir bien”. El representante de la ONCE la explicó que no buscaban exactamente lo que ella se dedicaba, sino que estaban buscando a alguien que liderara el desarrollo de un editor científico. “Vi que el proyecto tenía parte de inteligencia, parte de desarrollo y parte de innovación tecnológica, que a mí siempre es algo que me ha atraído. Era hacer algo que nadie había hecho y desarrollar un proyecto de 300.000 € yo sola... Me metí ahí sin saber en lo que me estaba metiendo, yo no tenía ni idea de accesibilidad, ni siquiera tenía ninguna persona ciega cercana”, recuerda la profesora Guijarro.

 

- Pero si no me equivoco EDICO en poco tiempo se convirtió en algo más que un trabajo, ¿no?

- Me lo ofrecieron como un trabajo y con el tiempo se convirtió en una vocación. Cuando ves a un niño utilizando EDICO y ves que puede estar en el aula… Dices: “Jo, pues lo he hecho bien”. Cuando ves un universitario que puede cursar estudios de matemáticas casi sin problemas con la herramienta que tú has hecho… Ves que no has hecho una cosa que se haya quedado en un cajón. Es que he hecho una cosa que está ayudando a la gente. A partir de ahí sale mi entusiasmo, mi vocación. Luego he tenido que publicar para tener JCRs, porque parece mentira que aunque hagas algo que se está aplicando en colegios, institutos y universidades, o que haya mejorado la vida de tantas personas, luego cuando llegas a un panel de acreditación te dicen que no te sirve de nada porque no tienes JCRs. ¡Pero si he cambiado la vida a la gente! Ahora lo he publicado a posteriori, porque no tienes más remedio si te dedicas a esto.

 

Tras la presentación de EDICO hace ya más de cuatro años, la profesora Guijarro comenzó a  ir por colegios e institutos a contar lo que son las tecnologías accesibles. “Lo hago el día que no tengo clases o reuniones del Vicerrectorado -es asesora del Vicerrector de Estudios, Víctor Briones- y explico a los profesores que si utilizan la herramienta pueden abrir la puerta a sus estudiantes a estudiar, si quieren, matemáticas u otras carreras científicas”.

 

De la estrecha colaboración que desarrolló con la ONCE durante el diseño de EDICO, a finales de 2019 surgió la oportunidad de crear la Cátedra UCM-ONCE de Tiflotecnología, que en los próximos meses renovará al menos por dos años más su funcionamiento. Desde ella se ha instado a la instalación de puestos accesibles en las bibliotecas de prácticamente todas las Facultades de la UCM, puestos que pueden utilizar cualquier estudiante, incluidos los que tienen discapacidad visual, ya que tiene las herramientas y el software necesario para ello. La Cátedra también ha convocado un premio para los mejores trabajos de fin de grado y máster relacionados con accesibilidad -hay 40 candidaturas para el fallo, que se dará a conocer a principio de noviembre- y se ha diseñado un título propio con la Fundación Once, la ONCE y la UCM, sobre tecnologías accesibles. “Es para generar contenidos accesibles. No tienes que saber programar. Es para cualquier persona que quiera generar contenidos accesibles para las tres discapacidades físicas básicas: visual, auditiva y cognitiva (espectro autista y asperger)”, explica.

 

“También estamos desarrollando un proyecto financiado por el Plan Nacional para desarrollar unas gafas de realidad aumentada que aporten información según el grupo de baja visión al que pertenezca su usuario: efecto túnel, glaucoma, de periferia o cataratas no operables. Serán gafas que aprendan las necesidades del usuario a través de inteligencia artificial y adapten la imagen a lo que el usuario necesite. Por ejemplo, si tengo efecto túnel las gafas me pondrán toda la información en mi campo de visión”, concluye la profesora Guijarro. “Bueno, con la ONCE estamos terminando también Braitico, que sirve para enseñar braille a los niños ciegos”, añade. “Me encantaría aprender Braille a mí también, pero no lo consigo”, se lamenta.