ÁGORA

El embajador de Uzkekistán y el rector descubren el busto de Al Juarismi

El gran “científico multidisciplinar” Al Juarismi ya está en la Plaza de Ciencias

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 17 dic 2020 14:03 CET

Álgebra, algoritmo, guarismo. Son tres términos por todos conocidos, pero que pocos saben que deben su nombre a una misma persona: Mohammed Al Juarismi. Son tan solo tres ejemplos del legado que dejó este físico, matemático, geógrafo y astrónomo, nacido en el año 783 en la antigua Persia, en la región de Jiva, en la actual Uzbeskistán. Al Juarismi fue un sabio de su tiempo, lo que hoy, como señala el decano de la Facultad de Físicas, Ángel Gómez Nicola, se consideraría un científico “multidisciplinar o transversal”. Desde este 17 de diciembre, un busto suyo, realizado por el escultor uzbeko Zhasvant Annazarov, ocupa un destacado lugar en la Plaza de Ciencias de la UCM, entre las Facultades de Ciencias Físicas y Químicas.

 

Como destacó el rector Joaquín Goyache, presente en el acto en el que se ha descubierto el busto, por fin, tras un largo periplo lleno de trámites y trabas administrativas -iniciado hace 6 años por la entonces decana de Física, María Luisa Lucía y el anterior equipo rectoral, y llevado a buen término por el equipo del actual decano, Ángel Gómez Nicola- Al Juarismi, una “persona universal, gran pensador y científico” va ocupar un lugar por siempre en una “universidad universal como es la Complutense”. El rector agradeció a la embajada de Uzbekistán la donación de este busto que servirá para que los actuales y futuros universitarios, así como cualquier persona que visite el campus de Ciudad Universitaria –la vicerrectora de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria, Isabel García, anunció que la visita a la escultura se va a incorporar a las rutas de las visitas culturales que organiza la UCM- puedan disfrutar de la belleza de esta escultura y conocer quién fue y lo mucho que debe la ciencia actual a Al Juarismi.

 

Al acto asistió el embajador de la República de Uzbekistán en España, Jakhongir Ganiev, quien consideró que no se podía haber elegido mejor ubicación que la Universidad Complutense, “una de las universidades más antiguas y prestigiosas del mundo” para instalar este busto en honor a “uno de los científicos más grandes de todos los tiempos”. Como explicó el embajador, Al Juarismi está muy presente en el día a día de su país, ya que da nombre a numerosas instituciones de educación superior y centros científicos.

 

Para recalcar el legado de Al Juarismi en ámbitos tan diversos de la ciencia, como las matemáticas, la física, la astronomía o la gesografía, intervino en el acto Alfredo Surroca, de la Real Liga Naval, institución que también ha tenido un destacado papel en que la donación del busto llegará a buen puerto. Surroca recordó algunas aportaciones de este “sabio”, que vivió entre el año 783 y el 850. Así, como físico y astrónomo se le atribuye la creación de las tablas astronómicas, en las que situaba los cinco planetas entonces conocidos, el Sol y la Luna, que ya fueron en su época de gran utilidad agrícola y religiosa, y sirvieron después de base a las conocidas tablas toledanas, primero, y las tablas alfonsinas, después. Como geógrafo, se le debe la traducción del mapamundi de Ptolomeo y que este llegara a Occidente, a través de España, mucho antes de lo que hasta hace no mucho se consideraba. Pero, sin duda, su principal legado es el que dejó como matemático. Muy posiblemente sin Al Juarismi no se entendería el desarrollo posterior de las matemáticas. A él se debe el descubrimiento del álgebra, la resolución de las ecuaciones de segundo grado o la adopción “de los números actuales, es decir del sistema posicional de base 10”, concluyó Alfredo Surroca.