CULTURA

Juan Carlos Doadrio, vicerrector de Relaciones Institucionales de la UCM, y el presidente de la Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21), Carlos Urroz

La Complutense se alía con Thyssen-Bornemisza Art Contemporary

Texto: Jaime Fernández, Fotografía: Jesús de Miguel - 29 oct 2020 16:36 CET

Fundada en 2002, por Francesca Thyssen-Bormenisza en Viena, Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21) ha participado en más de 120 proyectos distintos y ha firmado convenios con universidades de Italia y los Países Bajos. Desde hace dos años, como explica el presidente de la Fundación TBA21, Carlos Urroz, tiene también cerrado un acuerdo con el Ministerio de Cultura español para hacer exposiciones de arte contemporáneo, en las que se entienda el medioambiente en un sentido muy amplio, que se celebran en la sede del Museo Thyssen de Madrid. En ese acuerdo con el Ministerio también se incluye un programa de promoción de lo público, que ahora, con la firma con el convenio con la Universidad Complutense, se traslada también al mundo académico. Para Urroz, este acuerdo es “un sueño que permitirá trasladar a las aulas, los valores y los mensajes de los artistas”. Juan Carlos Doadrio, vicerrector de Relaciones Institucionales de la UCM, añade que este convenio será una gran aportación tanto para la universidad como para el TBA21, ya que una de sus ideas es “responder a una universidad cada vez más compleja, gracias a una investigación profunda, una docencia de calidad y a la transferencia de los saberes”.

 

El objetivo de TBA21 es divulgar proyectos artísticos multidisciplinarios que cuestionen la categorización tradicional, con instalaciones a gran escala, composiciones sonoras, performances y arquitectura contemporánea. Lo hacen desde la convicción de que el arte tiene la capacidad de erigirse en una fuerza transformadora, profundizando en nuevos modos de producción y de presentación para provocar al público y estimular los cambios. Muchos de los proyectos y exposiciones realizados por TBA21 durante sus más de quince años de actividad han tratado el tema de la escalada climática, así como cuestiones sociopolíticas y medioambientales asociadas, con la idea de concienciar a la sociedad a través de obras artísticas.

 

Como explica Carlos Urroz, gran parte de sus obras mantienen líneas de investigación transversales con otras disciplinas y áreas de conocimiento, así dentro del convenio firmado con la UCM, la primera colaboración se reflejará en un programa formativo bilingüe (español-inglés) que esté relacionado con esa concepción del medioambiente, que va más allá de los efectos del cambio climático en la biodiversidad, y que se entroncan con los efectos sociales del fenómeno.

 

Aparte de eso, Urroz asegura que “se está pensando en otras ideas formativas, ya sean on line o presenciales, para dar cobertura a todo lo que sea atractivo para estudiantes de todas las facultades”. El vicerrector Juan Carlos Doadrio agradeció a TBA21 el esfuerzo que está haciendo por “convertir las instituciones museísticas en espacios cívicos, alcanzando al público bajo distintos métodos”.

 

Opina Doadrio que “los museos tienen que convertirse en centros de actuación, en valiosos lugares de reunión y en plataformas de aprendizaje e intercambio”. Tarea en la que está involucrada desde hace años TBA21 y que ahora, gracias al convenio con la UCM, permitirá que tanto la universidad como la sociedad tengamos un nuevo lugar de encuentro para “superar los momentos difíciles que nos han tocado vivir”.