ÁGORA

Celia Rangel, Javier Sierra y María Guijarro

El Foro Internacional Inteligencia Artificial y Comunicación anima a aprovechar las oportunidades de esta herramienta revolucionaria

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 28 sep 2023 13:42 CET

La IA, la inteligencia artificial, ya está aquí, y ha hecho saltar todos por los aires. “Ha sido como echar una pastilla de mentos en una botella de Coca Cola”. Como ante cualquier revolución es lógico tener miedo, incertidumbre, pero lo inteligente es verlo como una oportunidad y tratar de aprovecharla. Esto es lo que se busca desde el Foro Internacional Inteligencia Artificial y Comunicación, que han promovido profesores de diferentes facultades, no solo del área de la Comunicación, y universidades, españolas y del otro lado del océano. El objetivo es sacar a la IA su beneficio en la docencia, la investigación y en el desempeño profesional. “La IA no es nadie, solo es una herramienta”. “Y como tal, ni es buena ni es mala, sino que depende del fin con el que se usa”.

 

Los que pronuncian estas frases son los profesores Fernando Galindo y Javier Sierra, dos de los impulsores de este Foro y de la jornada que se celebra este 28 de septiembre en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM. Galindo, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca, recuerda que la aparición de Internet hace no tantas décadas produjo reacciones similares entre los profesionales de la comunicación, que veían perder la exclusividad de las noticias y tambalearse los canales tradicionales. Los cambios siempre producen incertidumbre, aunque es cierto, como comenta el profesor Galindo que ese efecto instantáneo que produce el caramelo mentolado al mezclarse con la Coca Cola, en esta ocasión sí es mucho mayor porque tambalea los cimientos prácticamente de todas las profesiones y, por tanto, de la sociedad en su conjunto. Galindo, como Javier Sierra, profesor titular en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, están convencidos de que la actitud que hay que mantener ante esta explosión es la de poner el cohete a nuestro servicio. Es innegable, considera Sierra, que bien utilizada, la IA presenta muchas oportunidades tanto en la docencia, como en la prácticas cotidianas, por ejemplo de los profesionales de los medios de comunicación, que mejorarán su eficiencia e incluso la calidad de su trabajo. También en el ámbito de la investigación tiene mucho que aportar. Por ejemplo, como muestra el propio Sierra en uno de los talleres que se imparten en la jornada, a la hora de publicar un paper los beneficios también pueden ser muy significativos.

 

El Foro Internacional Inteligencia Artificial y Comunicación ya ha atraído a más de 650 docentes y profesionales, de los que más de 300 se han inscrito en esta jornada. Como incide el profesor Sierra, el perfil es muy diverso, desde todas las áreas de la comunicación hasta otros más jurídicos, filosóficos o, por supuesto, del campo de la informática. La profesora complutense María Guijarro, quien está especializada en la utilización de la IA para la visión artificial -dirige la Cátedra UCM-ONCE de tiflotecnología- se muestra también optimista ante las tremendas posibilidades que da esta herramienta y considera que, como informática, es importante mostrar cómo funciona la IA desde su base, porque entenderlo permitirá detectar y desarrollar nuevas aplicaciones. Guijarro también está convencida de que la IA debe de estar presente en la docencia -de hecho, ya lo está- y que los estudiantes deben convivir con ella porque en su futuro laboral va a estar presente.

 

La primera conferencia de este primer foro celebrado en Ciencias de la Información -el resto fueron talleres sobre generación de textos, imágenes y su uso en la investigación, y una mesa redonda sobre derecho y ética- fue la profesora de Publicidad y Relaciones Públicas de la UCM Celia Rangel. Ella misma reconoce que en su primer contacto con la IA sintió “susto” -“¡Madre mía, se me va a acabar el trabajo!”- pero decidió subirse a la ola e incluso profundizar en su parte más técnica. Hoy defiende que es una oportunidad como pocas otras ha tenido la sociedad, ya que cada día sigue sorprendiéndonos con nuevas aplicaciones que, bien usadas, nos vienen a ayudar y facilitar nuestras vidas. “Ya está aquí", recuerda mientras proyecta a Chiquito de la Calzada traduciendo años después de morir su frase más famosa al inglés, "For the glory of my mother", y al Papa abrigado con un anorak naranja o del color que cada uno prefiera.

 

Javier Sierra explica que este incipiente foro tiene vocación de continuidad y que sus impulsores ya están barajando constituir una asociación para darle forma jurídica. Invita a todos los que quieran, al nivel que sea, desde meros usuarios de ChatGPT hasta expertos en la materia, a sumarse a esta futura asociación y convertir este foro, cuya idea es convocarlo de manera anual, en un lugar en el que compartir experiencias, generar redes y grupos de investigación y, sobre todo, seguir avanzando en la identificación de las oportunidades que confiere la IA.   “No se trata de saber quién o qué es mejor, si el ser humano o las máquinas -defiende Fernando Galindo-, sino de entender que hombre más máquina es muchísimo mejor”.