IGUALES

Magdalena Suárez, Tania Tena, Isabel Tajahuerce y María López

Iguales & Diferentes: nueva revista de divulgación de género “en positivo”

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 5 feb 2021 09:52 CET

Se llama Iguales & Diferentes y se presenta como una nueva revista de divulgación de género. Su máxima es contar en positivo lo que las mujeres hacen en el mundo, evitando el eurocentrismo. Quiere ser independiente y dar eco a todas las voces feministas. Reivindica la lucha común por los mismos derechos, pero a la vez defiende la diferencia entre cada mujer, la absurdez del concepto mujer como una sola. “Como si fuéramos todas iguales. Somos tan diferentes como tan diferente es cada ser humano”, recalca Isabel Tajahuerce, delegada del Rector para la Igualdad.

 

Las creadoras de la publicación son las profesoras complutenses Isabel Tajahuerce Ángel y Magdalena Suárez Ojeda, la estudiante de Doctorado Tania Tena Pérez y María López Vázquez, becaria de formación especializada. Lo hacen a título individual, sin vincular la publicación a la Delegación del Rector para la Igualdad, cuya titular es la profesora Tajahuerce, ni a la Unidad de Igualdad, que dirige Magdalena Suárez, aunque sí en estos momentos se aloja en su web para darla mayor visibilidad.

 

El primer número salió el 25 de noviembre coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. “Por supuesto que vamos a denunciar muchas situaciones. Basta con contar lo que hacemos las mujeres para chocar con situaciones que hay que denunciar”, aclara la profesora Tajahuerce. Y es que contar en positivo no significa eludir ningún tema, sino todo lo contrario. Para Magdalena Suárez esa será la clave del éxito de la revista: la selección de los temas. La vida política, jurídica, social, artística, deportiva… En todos los ámbitos están las mujeres y en todos hay cosas que contar. Como aclara la propia directora de la Unidad de Igualdad, en este camino no van a estar solas. Son muchas las personas que quieren y que ya están colaborando. “Tenemos la suerte de que las cuatro nos movemos mucho en este campo tanto a nivel nacional como internacional y conocemos muchas personas que quieren colaborar. Este es un proyecto integrador”, destaca la profesora Suárez. También los hombres, por supuesto, tienen las puertas abiertas. “El feminismo cuenta con muchos hombres interesantes que están trabajando muchos temas, de masculinidades sobre todo, pero también que hacen discurso feminista, de discriminación…”, aclara la profesora Tajahuerce. En sus dos primeros números ya han pasado por “Iguales & Diferentes” personas como Beatriz Gimeno, directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades; Javier Suárez, profesor de la Universidad de Medellín; la cineasta Carlota Coronado, la experta en teletrabajo Paula Ruiz, la profesora de Ciencias de la Información Violeta Izquierdo y una larga lista más.

 

Así pues, la selección de los temas, de sus enfoques, de las personas que los puedan desarrollar, es la gran tarea a la que se tienen que enfrentar las cuatro fundadoras de Iguales & Diferentes. Pero juegan con ventaja. Se la da el pertenecer a distintas generaciones y a utilizarlo a su favor, promoviendo un debate intergeneracionalentre “cuatro personas innovadoras y creativas que consideran que la divulgación, el debate y la perspectiva de género es necesario para construir una igualdad que sea real, que sea efectiva y que sea positiva”, afirma Tania Tena, doctoranda en el Instituto Complutense de Investigaciones Feministas, aclarando que pese a que para ella, Isabel Tajahuerce y Magdalena Suárez son dos “referentes” aquí “nos hablamos de igual a igual”.

 

María López Vázquez aporta a la publicación su visión como pedagoga. La pedagogía, como apunta la profesora Tajahuerce, es necesaria también en género y en feminismo, “y no le estamos dando la importancia y el valor que tiene”. Esa necesaria pedagogía impregna toda la revista, pero de manera especial una de sus secciones: “Las palabras importan”. En el primer número la palabra elegida fue “Ciudadanía”. En el segundo –publicado el 19 de enero-, “Hija/o de puta, un insulto que no debería utilizarse más”.  “Aquí no existe lo políticamente correcto –explica María López- porque precisamente queremos transgredir esos límites. Es una expresión frecuente que todo el mundo conocemos. Le damos una vuelta a esa expresión, como en el primer número le dimos una vuelta a la palabra “ciudadanía”. Ciudadanos no es una palabra inclusiva. Si hay una palabra alternativa para referirnos a todas las personas, vamos a usarla. Siempre alardeamos de la riqueza del lenguaje, de que la lengua española tiene muchas posibilidades… Pues vamos a usarlas, pero vamos a usarlas de una manera correcta y justa. Esa es la idea de la sección. Y ese uso del lenguaje lo extendemos a lo largo de la revista”.

 

En los dos primeros números, la publicación ha tenido una estructura temática similar. A “Las palabras importan” se han unido otras secciones como “¿Sabías qué…?”, “También es noticia”, “Reportaje”, Entrevista”, “Opinión” o “CulturizARTE/ActualizARTE”. No obstante, como explica Tania Tena, “queremos que sea una revista interactiva y no estática, porque no podemos ser estáticas en un mundo que no lo es. Por ello, las secciones irán cambiando, ampliándose, adaptándose a la vida o a nuestras necesidades de contar”. A juicio de Tania, una de las grandes aportaciones de la publicación es que pretende “darle una vuelta también a la perspectiva de qué es noticia y qué no es noticia, quién decide qué es noticia y qué no es un hecho noticiable. Al final acabamos dando importancia en los medios de comunicación a cosas que quizá no afectan tanto a nuestra cotidianeidad y cosas que sí que afectan a nuestra cotidianeidad dejan de ser noticia”.

 

Otra gran aportación, como defiende Isabel Tajahuerce, es su huida del eurocentrismo. “Para nosotras es muy importante la visión internacional, no eurocéntrica, porque el mundo es grande y las mujeres hacen muchas cosas en todos los lugares y parece que nos quedamos reducidas constantemente en lo que se hace aquí y que parece extraordinario todo. Pero es que las mujeres hacen cosas extraordinarias en el mundo entero, y eso hay que visibilizarlo también y romper además esos estereotipos de desde aquí o las otras. Somos todas iguales, no hay otras: diferentes, pero iguales”.