ÁGORA

Jesús Gómez, Gema Gallardo, Joaquín Goyache, Rosa de la Fuente y Juan Carlos Doadrio

La Complutense celebra el Día Internacional del Voluntariado

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 4 dic 2020 12:18 CET

La Complutense celebra este 4 de diciembre el Día Internacional del Voluntariado, con una jornada en la Facultad de Trabajo Social, en la que se han llevado a cabo diversos actos y talleres. La inauguración ha contado con la presencia del rector Joaquín Goyache, los vicerrectores de Relaciones Institucionales, de Estudiantes y de Tecnología y Sostenibilidad, Juan Carlos Doadrio, Rosa de la Fuente y Jorge Gómez, respectivamente, así como de Gema Gallardo, directora general de Servicios Sociales e Innovación Social de la Comunidad de Madrid, y de la decana de Trabajo Social, Aurora Castillo.

 

El rector Joaquín Goyache recordó que el voluntariado no es algo nuevo en nuestra universidad, sino que lleva ya mucho tiempo asentado como una de nuestras principales señas de identidad. Para el rector el voluntariado es una de las acciones más dignas que puede tener una universidad y una sociedad. Como ejemplo de la implicación de los complutenses, Goyache recordó lo vivido cuando comenzó la pandemia, y en pocas horas más de 6.000 voluntarios se movilizaron para llevar a cabo diversas acciones necesarias, como el diagnóstico eficaz de la enfermedad para ayudar al sistema público de salud, la confección y fabricación de equipamiento de protección para los sanitarios, brindar ayuda psicológica a los estudiantes, profesores y familiares, prestar ayuda informática a estudiantes y profesores, ofrecer apoyo escolar… “Nuestros voluntarios y voluntarias han demostrado que son útiles para la sociedad y que con pocos medios dan lo mejor de si mismos”, recalcó el rector, animando a dejar de lado “demagogias y palabras vacías y pasar a la acción”.

 

Juan Carlos Doadrio, responsable como vicerrector de Relaciones Institucionales de las políticas de voluntariado en la UCM, abrió la jornada elogiando la labor que llevan a cabo las voluntarias y voluntarios complutenses y explicando algunas de las líneas directrices que van a marcar el impulso que el actual equipo de gobierno quiere dar al voluntariado. Así, expuso que la intención es impulsar acciones “lejos de las líneas tradicionales del asistencialismo y dirigir las actividades a nuevos puertos”. En primer lugar, según explicó Doadrio, se ha abierto la participación en actividades de voluntariado a los alumni y a los familiares de los miembros de la comunidad universitaria. También, sin olvidar los consolidados cursos y talleres de formación del voluntariado, se quiere estar presentes en acciones vinculadas hacia la información, orientación y ayuda ciudadana.

 

Desde la Complutense, como explicó Doadrio, se va a facilitar la integración de los voluntarios complutense en redes globales de voluntariado, potenciando su presencia internacional. “Quienes lo deseen y lo soliciten podrán volcar su esfuerzo en tareas de consolidación, democratización y desarrollo sostenible”, aseguró el vicerrector, quien también anunció la futura celebración de tertulias y encuentros para mejorar la “sensibilización en acciones de participación social que buscan la construcción de una sociedad democrática, participativa y diversa”.

 

El vicerrector consideró el voluntariado “imprescindible” en los actuales tiempos de la COVID y sus dramáticas consecuencias, tanto económicas, medio ambientales, de género o que ponen en peligro la sostenibilidad. Cerró su intervención pidiendo a los complutenses su compromiso “para hacer el planeta Tierra un lugar más digno, inclusivo y tolerante”.

 

Durante la jornada, como explicó la decana de la Facultad de Trabajo Social,  Aurora Castillo, se han organizado una serie de actividades y talleres. Dos de ellas en los propios pasillos del edificio que comparten Trabajo Social y Políticas y Sociología, y otra en los exteriores. En los pasillos se está dejando la huella del voluntariado en un papel continuo en la que todos pueden dejar impresa las huellas de sus dedos o firmar con un bolígrafo. La segunda actividad “indoor” es la realización de un collage con material reciclado. La actividad propuesta en la zona exterior del edificio es una “bellotada”, denominación  que se ha dado a la propuesta de plantar bellotas, y que está  promovida por la cercana Aula de Educación Ambiental del Ayuntamiento de Pozuelo, dentro de un proyecto que se está realizando en toda la Comunidad de Madrid.

 

Quienes participan en las actividades de esta Jornada del Voluntariado reciben una bolsa con semillas, preparadas por los voluntarios complutenses y externos que colaboran en la HuertAula Complutense de Cantarranas. Como explica la profesora de Veterinaria Belén Martínez, una de las principales promotoras de la HuertAula, la idea de regalar esta bolsa de semillas a los participantes de la jornada nació a propuesta de la delegada de la decana de Trabajo Social para Diversidad y Sosteniblidad, Carmen Miguel, como algo puramente simbólico. Según explica la profesora Martínez se vio que en lugar de ser solo un regalo, se podía utilizar esta bolsa de semillas para realizar un intercambio y pedir por ellas el compromiso de quienes las reciben. Al igual que el compromiso es el motor del voluntariado y el motor del compromiso es el amor, lo que se pide a quienes reciben las semillas es que se comprometan a sembrarlas, a cuidar la planta que de ellas crezca, a ayudar que florezca y a seleccionar y limpiar las nuevas semillas que de ellas surjan. “Os pedimos que os enamoréis de la tierra, porque solo se puede amar lo que se conoce y se cuida”, concluyó la profesora Martínez.