CV / SOCIALES

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez

La directora general de la Guardia Civil apuesta por un cuerpo más verde y con mayor participación de la mujer

Texto: Jaime Fernández, Fotografía: Alfredo Matilla - 22 jul 2021 13:38 CET

En la actualidad, según los datos ofrecidos por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, en el curso “Retos y desafíos de la política de seguridad en España: Construyendo el modelo de la seguridad 2030”, el cuerpo que ella dirige cuenta con unos 77.000 efectivos, de los que sólo un 8% son mujeres, en total 6.150. Reconoce Gámez que “es la representación más escasa de todos los cuerpos de seguridad”, y por eso uno de los retos de la Guardia Civil es aumentar la presencia de las mujeres, favoreciendo además que “ocupen los puestos de mayor relevancia”.

 

En cuanto a lo de que la organización siga siendo verde, la directora general de la Guardia Civil se refiere a que se mantenga la sostenibilidad de las infraestructuras y a la eficiencia energética. Informa María Gámez de que en la actualidad la Guardia Civil cuenta con más de 10.000 vehículos, de los que algunos ya son vehículos híbridos y otros eléctricos. De todos modos, y de acuerdo con la directora general, a día de hoy todavía no existen puntos de recarga en gran parte de las carreteras españolas, así que los vehículos eléctricos son los que se dedican a la seguridad en puertos y aeropuertos.

 

Hay que tener en cuenta que la extensión de la Guardia Civil es enorme, ya que llega al 83% de los municipios españoles, de los cuales en 77% supone la única fuerza de seguridad. Eso abarca el 84% del territorio nacional, a lo que hay que sumar la presencia de guardias civiles en otros muchos países, en concreto en 47 naciones donde hay desplegados 300 efectivos. Allí se dedican a tareas como la seguridad de embajadas y consulados, la asistencia técnica o la prevención del terrorismo en los países de origen.

 

Aparte de compartir asuntos de seguridad ciudadana con otros cuerpos policiales, Gámez destaca que la Guardia Civil tiene algunas competencias en exclusiva, como el traslado de presos, la lucha contra el crimen organizado, la seguridad de las centrales nucleares, la ordenación de los flujos migratorios, ciberseguridad, seguridad energética, el control de fronteras

 

Para conseguir que sea un servicio lo más eficiente posible, la Guardia Civil está aumentando recursos y personas, con la oferta de empleo público lanzada por el Gobierno, así como aplicando tecnologías, como los drones, y las tablets que llevan los agentes para consultar las matrículas de manera muy rápida y eficaz.

 

Informa Gámez que en ese intento de modernización y de acercamiento a la población hay iniciativas como unidades móviles a lo largo del Camino de Santiago, por si alguien tiene que hacer alguna denuncia.

 

Aparte de los servicios exclusivos, la Guardia Civil también lleva casos de violencia de género (26.000 hasta la fecha) y ha mejorado los sistemas formativos, siempre con la idea de no perder nunca de vista la cartilla que redactó ya en 1845 el duque de Ahumada y que a día de hoy sigue funcionando como un código deontológico que “prácticamente se saben de memoria y llevan con orgullo todos los hombres y mujeres que conforman la Guardia Civil”.