CURSOS DE VERANO

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, durante su intervención

La vicepresidenta Teresa Ribera hace un llamamiento colectivo para recuperar la España rural

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 19 jul 2021 12:12 CET

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha hecho un llamamiento colectivo para recuperar la España rural, para dar oportunidades a quienes viven en territorios que languidecen, víctimas de un modelo productivo y de unas políticas de desarrollo que los han olvidado durante décadas. El Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, aprobado definitivamente la pasada semana por el Ecofin, y las 130 medidas que incluye en su “Eje demográfico”, con una inversión de más de 10.000 millones de euros, son una oportunidad para reequilibrar nuestro país, “para que el ámbito rural sea un lugar de oportunidades, interesante, estimulante y creativo”.

Teresa Ribera inauguró el curso “Cohesión territorial y transición ecológica: Oportunidades en la década del desarrollo sostenible”, que se celebra el lunes 19 y martes 20, bajo la dirección de Juana López Pagán, directora general de Políticas contra la Despoblación; y la vicerrectora de Estudiantes de la UCM, Rosa de la Fuente. La ministra dio algunas pinceladas de la situación que atraviesa la España interior, con tres provincias bajo el umbral en el que la Unión Europea sitúa el riesgo de despoblación, los 12,5 habitantes/m2, y otras 17 que se sumarían si se quitara de su media la aportación que hacen sus capitales. Zamora, citó la ministra como ejemplo, ha perdido el 10 por ciento de su población en la última década. La aportación económica de la España no urbana apenas llega al 20 por ciento del PIB, cuando en Francia, Reino Unido, Portugal y Alemania, se sitúa en el 40 por ciento.

 

La necesidad de recuperar esa otra España es evidente por muchos motivos: equidad, convivencia, sociales, económicos… El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia es, en palabras de la ministra, una “oportunidad, una hoja de ruta de transformaciones pendientes durante décadas”. El Plan incluye 130 medidas en su denominado “eje demográfico”, estructuradas en 10 ejes de actuación. La ministra enumeró algunas de esas medidas, “muchas de ellas ya en marcha”: plan de transición energética para municipios de menos de 5.000 habitantes; mejora de infraestructuras relacionadas con el ciclo del agua; plan de conectividad con instalaciones de banda ancha de alta velocidad; planes de acceso a vivienda digna y rehabilitaciones; planes de movilidad; dotación de servicios básicos (educación, atención a mayores y sanidad), mejora de condiciones de seguridad, apoyo al emprendimiento de mujeres y jóvenes (que desde hace años emigran al no tener oportunidades) o la creciente descentralización de servicios estatales, entre los que citó el reciente traslado del Centro de Proceso de Datos de la Seguridad Social a Soria.  

 

Teresa Ribera cerró su intervención volviendo a remarcar la necesidad de involucrar a toda la sociedad en esta recuperación de la España rural, desde los políticos –“ningún político debería decir nada en contra de este objetivo”- administraciones, tanto estatal, como comunidad autónoma y municipal, como la sociedad en su conjunto. Pero sobre todo, animó a escuchar “las voces del territorio”. Señaló que en las “manifestaciones de interés” al Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia convocadas por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el sector que más manifestaciones presentó fue precisamente el rural, con más de 4.200, la mayoría de ellas presentadas por los propios ayuntamientos.