CULTURA

Miguel Ángel Casermeiro, en el Claustro del RCU María Cristina, sede de los Cursos

Los Cursos de Verano tendrán su edición más Movida del 5 al 30 de julio en San Lorenzo de El Escorial

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 25 mar 2021 14:50 CET

Miguel Ángel Casermeiro, profesor de Edafología de la Facultad de Farmacia, es desde junio del pasado año el director de los Cursos de Verano. Sucedió a Víctor Briones, quien en ese momento se hizo cargo del Vicerrectorado de Estudios. Casermeiro sacó adelante una edición complicada, recortada por la pandemia a dos semanas de actividades, pero, como recalcó entonces el rector Joaquín Goyache, "valiente y necesaria". Para muchos, aquellas dos últimas semanas de julio significaron su primer contacto presencial con las aulas tras meses de confinamiento. En esta ocasión, el profesor Casermeiro ha afrontado la preparación de la próxima edición de los Cursos desde el primer momento, y aunque la situación sanitaria aún no es la que a todos gustaría, de nuevo, se ha cargado de valentía y vuelve a apostar por la presencialidad.


- ¿Podemos ya asegurar que en julio este año se celebrará una nueva edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial?

- Si las autoridades sanitarias no indican lo contrario, este año se celebrará la trigésimo cuarta edición de los Cursos de Verano en San Lorenzo de El Escorial, en la sede de nuestro centro asociado, el Real Colegio Universitario María Cristina. Será desde el 5 de julio hasta el 30 de julio. Cuatro semanas en las que habrá una programación intensa, que reflejará un poco la pluralidad de la Universidad Complutense. Se tratarán todas las áreas de conocimiento, aunque evidentemente este año la pandemia todavía va a ser parte importante de los Cursos.

 

- La programación se presentará el 22 de abril, por lo que hasta entonces habrá que esperar para conocer los detalles. ¿Ha sido fácil encontrar este año propuestas?

Se ha hecho una llamada de participación en la que hemos recibido más de cien propuestas de cursos. Lógicamente este año con las restricciones de distancia de seguridad va a haber alrededor de la mitad de cursos de los que habría en un año normal. Se van a programar en torno a 40 o 41 cursos. Ha sido muy difícil la selección de los Cursos y ha sido muy competitiva por varios motivos. Primero, porque hay menos cursos, y luego también por la alta calidad de las consultas.

 

- ¿Alguna pincelada de la programación nos puede adelantar?

- Alguna daré. Como decía, el coronavirus es una parte importante del ámbito de los cursos de Ciencias de la Salud. Vamos a hablar de vacunas, de tratamientos... En Ciencias Sociales, junto a los habituales cursos de ciencia política con representantes de partidos políticos y sindicatos, el empleo va a ser un tema muy significativo por su relación con la pandemia. Pero bueno, en todos los ámbitos vamos a tener una gran programación, sin olvidar las actividades culturales, a las que este año hemos querido dar un vuelco.

 

- Siga, siga...

- Los Cursos son una plataforma para celebrar también diferentes efemérides y vamos a tener varias presentes en la programación, como el octavo centenario de Alfonso X el Sabio o el centenario del nacimiento de Fernando Fernán Gómez y del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán. Otra efeméride son los 40 años de uno de los famosos conciertos que dio lugar a la Movida Madrileña. Hemos querido que la Movida Madrileña esté presente en las actividades culturales como un hilo conductor. También, por supuesto, tendremos, junto a la conferencia inaugural y de clausura, cuatro conferencias extraordinarias, que impartirán representantes muy importantes de los cuatro ámbitos del conocimiento, de los que el día 22 desvelaremos los nombres. Sí puedo anunciar que una de esas conferencias será muy posiblemente la investidura honoris causa de Saskia Sassen, que está pendiente de celebrarse, ya que fue aplazada por la pandemia.

 

- ¿Algún anticipo sobre el cartel de esta edición?

- Puedo decir que hace homenaje a la Movida Madrileña y que su autor es el reconocidísimo ilustrador gráfico Óscar Mariné. Quien conozca su obra puede ir haciéndose una idea del cartel, aunque habrá que esperar al 22 para correr el velo y poder verlo.

 

- ¿Alguna novedad más?

- Muchas. Tenemos nueva web, nuevo planteamiento de esquema de comunicación, queremos montar una carpa para realizar en directo programas de televisión y de radio, se va a potenciar la difusión en redes sociales... Queremos que este año sea la prueba piloto para la trigésimo quinta edición, que será ya una edición sin mascarillas, totalmente presencial, y en la que todos tendremos muchas ganas de estar.

 

- Pero ya este año queremos que vengan muchos estudiantes...

- Por supuesto. La filosofía de este año es recuperar San Lorenzo para los estudiantes y muy particularmente para los estudiantes de posgrado y doctorado. Queremos que sientan San Lorenzo como un centro complementario para su formación doctoral y posgraduada, y en ese sentido queremos anunciar que vamos a sacar una ambiciosísima convocatoria de becas. Vamos a tener posibilidad de becas de alojamiento y manutención, con lo que puedes pasar unos días en San Lorenzo disfrutando del curso de tu interés, y también becas de matrícula. Puedo avanzar que será gratuita para los estudiantes de doctorado, y que los estudiantes complutenses tendrán una reducción del 75% del precio. Es decir, tendrán un precio muy asequible, una programación de excelencia y un entorno incomparable. Yo creo que es un buen plan pasar dos o tres días en San Lorenzo este verano.

 

La movida madrileña, el hilo conductor

A la profesora de la Facultad de Bellas Artes Sara Torres se le ilumina la mirada cuando habla de la programación de actividades culturales que se llevará a cabo este próximo mes de julio en El Escorial. Por primera vez, un mismo tema se convierte en hilo conductor de las actividades. Como coordinadora de estas actividades, Torres explica los porqués de esta decisión, que no sólo hay que mirar como un homenaje a algo ocurrido hace 40 años, sino como un big bang que aún nos influye y que, incluso, en estos tiempos de pandemia nos siguen dejando enseñanzas.

 

-¿Por qué la Movida Madrileña?

- Era un sentir general. Hay una serie de ideas que están en el aire y que es responsabilidad de la gestión cultural capturarlas y generar momentos de encuentro, momentos de aprendizaje colectivo. Pensando que lo que está en el ambiente es una pandemia terrible y pensando en esa sed cultural que ha surgido en este periodo, en cómo muchas personas han encontrado ese sosiego, esa paz, ese preguntarse o buscar sentido a lo que estaba ocurriendo, que era algo incomprensible, a través de las artes, a través de la cultura, a través de la producción creativa. Para mí, que soy millenial, tardía, pero millenial, la Movida siempre la hemos vivido como una cosa mítica. Esos personajes que confluyen de manera creativa y generan cosas juntos y que ahora siguen siendo nuestro referentes. Fue un momento en el que colectivamente ellos encuentran unas sinergias provocadas por la coyuntura cultural del momento... Pero hay mucho por saber. El hacernos preguntas sobre qué es esto de la Movida que hemos sabido que ha influido tanto, que si tiras de la manta en casi todos los artistas, tiras, tiras, tiras, y aparece una referencia de la movida. Antonio Vega, por ejemplo, es una de esas figuras. Viendo el otro día el documental de Pau Dones, ahí estaba esa referencia. Todo ese caldo de cultivo surge ahí, y genuinamente preguntarnos qué es y qué podemos aprender de ese movimiento. Nos pareció una vía de entrada fantástica para entender nuestro hoy desde las experiencias de otros que han tenido también un momento de resurgir cultural como fue la Movida.

 

- ¿Cómo se va a materializar en la programación? He oído hablar de algún concierto, desfile de moda, charlas...

La Movida Madrileña está muy vinculada a todos los aspectos de la vida porque se trataba de reaprender esas cosas adquiridas. Desde el cómo vestirse, el cómo presentarse a la sociedad, cómo interpretar... Aquello impregnaba hasta la política. Queremos hacer honor a ese elemento orgánico que tenía la movida. Desde la música, la moda, cosas de sociología pura, la producción fotográfica de ese momento... Fue algo muy fresco. Frases como "Me pica un huevo". Detrás de ella hay un estado de frescura creativa. Había sed pura por tratar de alcanzarlo. O, haciendo paralelismos, ahora mismo escuchar letras de la movida también es muy interesante por cómo podemos entenderlas ahora. Parálisis permanente: "encerrado en mi casa , todo me da igual, ya no necesito a nadie, no saldré jamás". Todo eso que ahora nos puede ayudar a dar sentido a la situación que vivimos. Aquellos sucedió durante 7, 8 o 9 años, pero fue como un big bang. Todos esos personajes están ahora produciendo y produciendo la vanguardia aún. A nivel expositivo también habrá muchísima representación de la movida. Y desde luego intentando conocer una Movida que todavía no hemos conocido porque es verdad que también existe esa capa de la Movida un poco superficial. La Movida fue un movimiento intelectual de calado y que la universidad en este caso esté haciéndose preguntas sobre eso, me parece que todos aprenderemos mucho.

 

- Para saber las actividades concretas hay que esperar al 22 de abril, me temo

- En efecto. El 22 de abril lo desvelaremos

 

- ¿Y sobre el cartel de Óscar Mariné?

La producción de Mariné fue muy importante en la Movida, tanto a nivel discográfico, como a nivel de fanzine, a nivel de producción intelectual de escritura... Lo que nos propone en su cartel es una mirada fresca a lo que es la Universidad, y lo hace a través de su lenguaje habitual, con su tipo de trazo muy identificable... Hasta aquí puedo leer.

 

El equipo de los Cursos

Organizar los Cursos de Verano no es sencillo y en ello trabajan un buen número de personas, trabajadoras de la Fundación Complutense, dirigidas por un equipo de coordinación docente, que junto al director, Miguel Ángel Casermeiro, integran otras seis profesoras y profesores: Lucía Monteoliva es la coordinadora del área de Ciencias de la Salud y subdirectora de los Cursos; Marta Blanco, profesora de Derecho Civil, coordina el área de Ciencias Sociales; Elena Arriero, del Departamento de Zoología de la Facultad de Ciencias Biológicas, es la responsable de la coordinación de Ciencias Experimentales; David Alonso y Beatriz de la Riva dan apoyo a las actividades virtuales, , y por último la profesora de la Facultad de Bellas Artes Sara Torres es la responsable de las Humanidades, Bellas Artes y Actividades Culturales, que tendrá a su lado a Carlos López y Tania Olmedo.

 

Junto al equipo de coordinación está el equipo de administrativos, coordinados por Óscar Sánchez, y formado por Paqui Gayo, Irune Arriaga, Manuel López y Patricia Burgos. El delegado del rector para Comunicación, el profesor Javier Sierra, se hace cargo del área comunicativa de los Cursos, junto al equipo del Gabinete de Comunicación de la Universidad, con Margot Almazán, Olga del Barrio y Montse Canadell, al que se sumarán desde la Fundación el periodista Ángel Aranda y la directora de Comunicación, Myriam Crespo.