ÁGORA

Miguel Luque, Aurora Castillo, Antonio Bru y Gonzalo Jover

Los decanos de Trabajo Social, Educación, Geografía e Historia y Matemáticas, inician su segundo mandato

Texto: Alberto Martín - 19 ene 2022 14:21 CET

Aurora Castillo Charfolet, Gonzalo Jover Olmeda, Miguel Luque Talaván y Antonio Leonardo Bru Espino han tomado posesión este 19 de enero, en un acto celebrado en la Facultad de Odontología, de sus cargos como decanos de las Facultades de Trabajo Social, Educación, Geografía e Historia y Matemáticas, respectivamente. Los cuatro inician su segundo mandato de cuatro años tras haber sido reelegidos por las Juntas de Facultad de sus centros el pasado mes de diciembre. El rector Joaquín Goyache les ha felicitado no solo por la reelección y el gran trabajo que cada uno de ellos ha realizado en los últimos cuatro años, sino, sobre todo por su “valentía y responsabilidad” por volver a presentarse en una situación tan compleja. “Es difícil saber por qué con la que está cayendo uno se anima a repetir cuatro años más como decano”, ilustró el decano de Educación, Gonzalo Jover.

 

La decana Aurora Castillo y sus tres compañeros coincidieron en señalar que precisamente uno de los motivos que les condujeron a presentar sus candidaturas para mantenerse al frente de sus centros por cuatro años más, fue la imposibilidad que habían tenido para llevar a cabo sus programas de acción en los dos últimos años. “Nos hemos tenido que limitar a lidiar con la pandemia”, señaló Antonio Bru. Han sido muchas, según contaron tanto los decanos como el rector, las reuniones mantenidas para afrontar una situación que ninguno había imaginado, pero la respuesta común –“aún con las lógicas discrepancias”, apuntó el rector- permitió no solo que la Complutense siguiera activa e incluso, en palabras del rector, “siguiera creciendo”. “Tenemos que estar orgullosos por ello”, añadió Bru.

 

Los cuatro decanos incluyeron en sus intervenciones amplios apartados de agradecimientos. A sus equipos decanales, al resto de cargos de sus centros, a las plantillas docentes e investigadoras, al personal de administración y servicios -incluidos quienes prestan sus servicios a través de contratas externas, como añadió la decana de Trabajo Social-, a los estudiantes y también a los dos equipos rectorales con los que han trabajado en los últimos cuatro años. En tiempo difíciles, como coincidieron en señalar, todos “hemos remado en la misma dirección”. Por supuesto, sus familiares y seres queridos también protagonizaron los capítulos de agradecimientos.

 

Junto a estas partes coincidentes en sus intervenciones -agradecimientos, respuesta coral a la pandemia y orgullo de pertenecer a la Complutense- cada decano se ha referido a la situación y necesidades de su respectivo centro. Los cuatro esperan que en sus segundos mandatos puedan llevar a cabo los proyectos que la pandemia pospuso y también algunos que ahora quieren desarrollar. La decana Aurora Castillo fue la más precisa y mencionó cuatro acciones concretas: modificación y actualización de los planes de estudio, impulso y apoyo a la investigación en trabajo social, servicios sociales y política social, incidir en acciones que hagan la Facultad más inclusiva y sostenible, y la obtención de un edificio propio. “Necesitamos -señaló- espacios independientes y adecuados para mantener y ampliar nuestra actividad docente e investigadora”.

 

Miguel Luque, por su parte, promete “funcionamiento colaborativo, transparencia, trabajo en equipo, esfuerzo compartido, inclusión social, atención a las personas y diálogo y firmeza en la defensa de los objetivos académicos de la Facultad”. Antonio Bru se compromete a avanzar en el desarrollo social de las matemáticas, a no cansarse de reclamar una adecuada inversión en la universidad, que ahora es “únicamente de subsistencia”, y sobre todo en buscar el compromiso de toda la comunidad universitaria para hacer una Complutense aún más excelente. “La diferencia entre un asalariado y un universitario radica en el nivel de compromiso e implicación con la institución. Yo voy a trabajar para que todos seamos universitarios”, concluyó Bru. Gonzalo Jover tratará de que nuestra universidad siga demostrando “que sí se toma en serio la función social de la educación a lo largo de todo el sistema educativo”.

 

El rector Goyache cerró el acto comprometiendo el apoyo de su equipo de dirección tanto a las cuatro facultades representadas en el acto, como al resto de las que forman la UCM. “Son 26 facultades, 26 corazones que laten a veces de forma asíncrona y con lógicas discrepancias, pero siempre buscando, junto al equipo rectoral, lo mejor para la Complutense”, concluyó el rector.