CV / POLÍTICA

Mauricio Macri y Pablo Casado, en el Claustro del RCU María Cristina

Macri defiende, junto a Casado, la libertad individual frente al intervencionismo de la izquierda

Texto: Alberto Martín - 8 jul 2021 16:41 CET

El ex presidente de la República Argentina Mauricio Macri ha compartido con Pablo Casado, presidente del Partido Popular, la clausura del curso “España, Europa y libertad”, que del 6 al 8 de julio se ha impartido en esta trigésimo cuarta edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutenses. Ambos dirigentes políticos han defendido la libertad individual por encima del desmesurado intervencionismo del Estado que, a juicio de ambos, llevan a cabo los actuales gobiernos de izquierdas, entre los que se encuentran tanto el español como el argentino. “El mundo solo saldrá adelante con más y mejor democracia, con libertad”, aseguró el líder conservador argentino.

De acuerdo con Mauricio Macri, el actual gobierno argentino de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner está utilizando la crisis de la Covid-19 para “destruir” el estado democrático y “avasallar” al sector privado. “Están tirando todos los controles democráticos”, aseguró. Macri coincidió con Pablo Casado –quien ejerció en la clausura del curso de “periodista” para ir pidiendo al ex presidente argentino su opinión sobre diversos temas- en que estrategia es propia de los partidos de izquierda en muchos lugares del mundo. Macri llegó incluso a señalar que “los golpes de Estado ya no son bruscos, con tanques, sino que ahora se producen a través de personajes que se meten dentro de los gobiernos para desde ahí, a fuego lento, ir cambiando las leyes y destruir la democracia”. Como ejemplo de golpe perpetrado con éxito citó a Venezuela.

 

En opinión de Mauricio Macri, sería muy importante que la sociedad internacional, a través del multilateralismo, velara para que no se produzcan ataques contra las democracias en los países y para que no se produzcan retrocesos en conquistas de siglos, como la propiedad privada o la libertad individual, pero también de “nuevos derechos del siglo XXI”, como la igualdad de género, la libertad sexual o la sostenibilidad medioambiental.

 

Pablo Casado consultó a Macri si le parece acertada la expresión “peronista”, que se utiliza en España para describir  el, a su juicio, “intervencionismo clientelar” que promueve el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos. Macri contestó de manera afirmativa y fue más allá. De acuerdo con él, el peronismo y la izquierda en su conjunto lo que pretenden es “robar” la libertad de los ciudadanos para ser ellos quienes digan lo que se puede o no se puede hacer, decir o incluso comer. A su entender, los ciudadanos deben rebelarse ante esa situación y reivindicar su libertad individual. “¿Cómo puedes confiar en un tipo que no conocés en lugar de en vos mismo? No debes confiar en un gobierno que te dice votame y yo te resolveré todo. No. Debes confiar en un gobierno que te va a preparar la cancha de juego, va a sembrar el terreno, lo va a dejar en las mejores condiciones, para que tú puedas meter los goles”, señaló Macri utilizando un símil futbolístico -“que como sabés es mi pasión”, aclaró en referencia a su paso previo a la política por la presidencia del popular club argentino Boca Juniors-.

 

Macri, que aspira volver al poder en 2023 al frente de una coalición conservadora, “a la que también se han sumado algunos antiguos peronistas”, aconsejó a Pablo Casado que cuando llegue a la presidencia del gobierno de España –“que será pronto”- actúe con rapidez, pero con “tiempismo”, es decir “que una victoria lleve a otra victoria”. En su paso por la Casa Rosada no fue capaz, según indicó, de jugar con los tiempos y eso hizo que le “llovieran pedradas” de todos los lados. Otro consejo, que él mismo quiere poner en práctica ya que considera que fue uno de los motivos que le apartaron de la presidencia, es ver la importancia del “simbolismo” y de “apropiarse del relato”. “Como ingeniero que soy di más importancia a hacer que a mostrar lo que hacía”. En la actualidad, a  su juicio, es la izquierda la que se ha adueñado del relato y “hay que pelear para recuperarlo”. Acusa Macri a la izquierda de servirse del miedo para llevar a cabo sus planes y “generar un espacio bestial de discrecionalidad”.

 

Los partidos conservadores deben luchar para convencer a la población de la necesidad de cambiar, de llevar a cabo reformas, que les permitan ejercer su libertad individual. “El gobierno solo debe ocuparse de lo esencial”. Según Macri, lo ideal sería que no hubiera impuestos, que cada persona pudiera gestionar su dinero, “porque nadie lo va a hacer mejor que ellos”, pero es cierto que hay una serie de “servicios comunes” que hay que asegurar, y para ello deben cobrarse impuestos, aunque lo más reducidos posible. “Para garantizar la educación de calidad, la salud o la seguridad”, concluyó.