ÁGORA

Florin Vlad, Karina Wegrzynowska, Dmytro Matiuschenko, Joaquín Goyache, Teppo Tauriainen, Sauri Raudio y Javier Sierra

Diplomáticos de las embajadas de Ucrania, Polonia, Rumanía, Suecia y Finlandia piden en Encuentros Complutense endurecer las sanciones a Rusia

Texto: Alberto Martín, Fotografía: J. de Miguel - 20 abr 2022 18:14 CET

Los máximos representantes de las embajadas en España de Ucrania, Polonia, Rumanía, Finlandia y Suecia se han dado cita este 21 de abril, convocados por Encuentros Complutense, en la Facultad de Ciencias de la Información para hablar sobre la génesis, actualidad y futuro de la invasión de Ucrania por Rusia. La diplomacia, estuvieron todos de acuerdo en reconocer, podía haber hecho más, sobre todo en 2014 cuando la intromisión rusa en Crimea apenas sí produjo una débil reacción internacional.

 

La respuesta a la guerra iniciada este 24 de febrero por parte del mundo occidental sí está siendo más contundente, pero como reclamó el ministro consejero de la embajada de Ucrania, Dmytro Matiuschenko, y asintieron el resto de diplomáticos, tiene que ser aún mayor hasta cortar cualquier relación con Rusia. Y es que no hay que olvidar que la única responsable de lo que está sucediendo es Rusia y sus dirigentes deberán ser llevados ante la justicia para responder por los crímenes de guerra que se están cometiendo.

 

El moderador de la mesa, el director de Encuentros Complutense, Javier Sierra, fue planteando a los diplomáticos diferentes preguntas, a las que luego se sumaron las formuladas por el público asistente. Estos fueron los principales temas tratados y los resúmenes de algunas de las respuestas.

 

  • ¿Desde el punto de vista diplomático, qué ha fallado para llegar a esta situación?

 

Dmytro Matiuschenko, ministro consejero de la Embajada de Ucrania en España:

Falló la responsabilidad internacional y las actuaciones por parte de los países del mundo. No es la primera vez que Rusia viola el derecho internacional. Desde la disolución de la URSS ha tratado de restablecer su régimen en los antiguos países, ocupando partes de sus territorios, y establecer autoridades títeres en los territorios temporalmente ocupados.  Lo ha hecho en Moldavia (Transnistria), Georgia (Abjasia y Ossetia del Sur) y lo intentó en Ucrania en 2014. La respuesta siempre ha sido “muy flaca”. No hay pequeñas violaciones del derecho internacional. Ante cualquier violación hace falta una respuesta contundente del mundo colectivo. Si se viola el derecho, hay que responder por ello.

 

Sauri Raudio, embajadora de Finlandia en España

Estoy de acuerdo con lo dicho por el representante de Ucrania: si en 2014 se hubiera hecho más, ahora más fuerte hubiera sido nuestra oposición. Pero no hay que buscar más fallos ahora en la comunidad internacional sino en Rusia. Rusia es la responsable. Está atacando el derecho internacional y está atacando a Ucrania sin ninguna justificación. Ya lo ha hecho en otros países, con menos fuerza, pero lo ha hecho. No quiero decir que haya sido un fallo intentar convivir con Rusia como ha hecho la UE y los países vecinos durante mucho tiempo; había que intentarlo, pero al mismo tiempo si algún estado no está dispuesto a cooperar siempre debemos estar dispuestos a llevar a cabo sanciones, que tienen que ser muy fuertes cuando no respeta derecho internacional. Insisto, sí, quizá ha habido fallos y tenemos que aprender de ellos y ser más fuertes ahora. Pero lo más importante es que la responsabilidad es de Rusia.

 

Teppo Tauriainen, embajador de Suecia en España:

Totalmente de acuerdo. Se puede decir que hemos tenido fallos, pero también que ahora la comunidad internacional está más unida que nunca. No sé si Putin pensaba en esto cuando invadió a Ucrania. Por ejemplo, en Suecia, que no es miembro de la OTAN, hace no mucho la gente no sabía muy bien para qué existía la OTAN, ahora está muy claro cuál es el objetivo de la OTAN.

 

Karina Wegrzynowska, jefa de la misión diplomática de Polonia en España:

Por ser vecinos de Rusia y por nuestra historia siempre estamos alerta. No se puede hablar de mantener un diálogo político con el gobierno actual de Moscú. Como vecino de Rusia, hemos advertido siempre de la amenaza que supone. Rusia se ha excluido a sí misma del círculo de países civilizados. Las votaciones en la ONU han dejado claro que no es un socio del que te puedas fiar. Hay que aprender de nuestros errores y hacer frente a los desafíos que está implicando lo que hace el gobierno de Putin.

 

Florin Vlad, ministro consejero de la Embajada de Rumanía:

Rumania siempre ha advertido de lo que podía pasar. Advertimos tras la situación en Georgia, Moldavia y Crimea. La verdad es que creíamos que nunca iba a invadir un país democrático soberano. Este es un momento oscuro para Ucrania, Europa y toda la comunidad internacional. Ahora aún es difícil saber qué ha fallado o que podíamos haber hecho mejor.

 

  • ¿Es suficiente la respuesta solidaria de Europa con los más de 3,5 millones de refugiados ucranianos?

 

Dmytro Matiuschenko (Ucrania):

Las consecuencias humanitarias son devastadoras. Tenemos 12,1 millones de personas desplazadas, 7,1 millones internamente y 5 han tenido que buscar su refugio en otros países. El mayor impacto es en Polonia, pero en la UE también está siendo muy efectivo. España ya ha acogido 110.000 ucranianos. Necesitamos actuaciones muy rápidas, sobre todo con los niños, para que tengan acceso a escuelas. También agradecemos que España se haya unido a otros 42 países en la solicitud de la responsabilidad de Rusia por crímenes de guerra en Ucrania.

 

Karina Wegrzynowska (Polonia):

Más de 2,7 millones de personas han cruzado la frontera por Polonia. Dispuestos a acoger a todos los que huyen de la guerra, independientemente de su nacionalidad. Estamos colaborando con la Unión Europea, Estados Unidos y la ONU, pero necesitamos más apoyo financiero. Hemos aprobado una ley que ya permite trabajar a ucranianos en Polonia, tenemos 150.000 escolares ucranianos y hemos aprobado un programa gubernamental de acogida de 100 millones. La movilización social de la ciudadanía polaca ha sido estupenda, ofreciendo sus propias camas a desconocidos ucranianos. Por esta respuesta solidaria de la ciudadanía, ya no son necesarios los campos de refugiados.

 

Sauri Raudio (Finlandia):

Es impresionante la labor de Polonia. Todos debemos dar apoyo, humanitario y también de material de defensa. Es decisivo mantener el nivel de unidad en apoyo político y material. También es importante la solidaridad de los ciudadanos europeos. La guerra puede alargarse y hay que mantener la solidaridad; la inflación y la subida combustibles es el precio que tenemos que pagar.

 

Teppo Tauriainen (Suecia):

La solidaridad es muy importante. No somos frontera, pero como Unión Europea tenemos que ayudar y acoger. Esto está siendo un test para la UE sobre cómo manejar la migración.

 

Florin Vlad (Rumanía):

Rumania ya ha acogido a 800.000 personas. También hay gran solidaridad de la sociedad civil rumana, con puntos de acogida en puestos fronterizos. También me gustaría destacar el papel de la República Moldava. Es un país pequeño, con corazón muy grande.

 

  • ¿Qué aportan las visitas a Kiev de los mandatarios europeos?

 

Dmytro Matiuschenko (Ucrania):

En estado de guerra no puede haber una visita para una buena visibilidad de tal o cual líder. Las visitas que se realizan durante el estado de guerra tienen que aportar algo práctico. Todas las visitas que Ucrania ha recibido de líderes de otros países tenían como fondo resultados muy prácticos en lo que se refiere a armamento, necesario para defender a la población civil y la estructura crítica. Hay 7.000 casas destruidas, 300 hospitales, 325 jardines de infancia, 1.141 escuelas, universidades e institutos dañados por los bombardeos, 91 destruidos totalmente… Cualquier visita debe de tener detrás algo muy práctico.

 

Karina Wegrzynowska (Polonia):

Ahora las visitas tienen que estar relacionadas para aclarar qué tipo de ayuda Ucrania necesita. Tras una primera fase muy voluntarista, ahora hay que estructurar la ayuda, mantener el apoyo financiero y humanitario y, sobre todo, mantener las sanciones.

 

Teppo Tauriainen (Suecia):

Las visitas de los mandatarios europeos y los propios discursos del presidente Zelenski siempre ayudan.

 

Sauri Raudio (Finlandia):

Dan visibilidad al conflicto y deben de formar también parte de una estrategia de comunicación. Por ejemplo, hay que decir que esta es la guerra de Rusia, no el conflicto ucraniano. Es Importante en qué términos estamos hablando.

 

Florin Vlad (Rumanía):

Con visitas o sin ellas, lo importante es que el diálogo internacional ha seguido con Kiev.

 

 

  • ¿Son suficientes las medidas contra Rusia de la UE, OTAN o la ONU?

 

Dmytro Matiuschenko (Ucrania):

No es suficiente. A nivel de sanciones, junto a los 5 paquetes de sanciones ya impuestas, necesitamos el embargo completo de gas y petróleo ruso, porque es de ahí de donde provienen las mayores provisiones de la caja armamentística rusa. No tenemos más tiempo. Se trata de la vida de las personas que mueren cada hora en Ucrania. No tenemos tiempo de discusiones. También hay desconectar los bancos principales de Rusia del sistema SWIFT, que tendría consecuencias inmediatas para el sistema financiero ruso. También en el campo de las compañías privadas. No todas han salido de Rusia, incluidas algunas de España, que mantienen su negocio como si no hubiera guerra. Y, por último, Rusia debe ser expulsada de los organismos internacionales.

 

Karina Wegrzynowska (Polonia):

Claro que se puede hacer más. La clave es mantener la presión de las sanciones. No hay que permitir que financien la guerra. Polonia está a favor de mantener las sanciones existentes y ampliar a otras nuevas. Nosotros hemos sancionado a todos los oligarcas y empresas rusas y hemos expulsado a 45 diplomáticos rusos. Y estamos abandonando la dependencia energética: Nada de carbón y a finales de año abandonaremos la dependencia del gas y petróleo ruso. También apoyamos suspender la membresía de Rusia de las organizaciones internacionales.

 

Teppo Tauriainen (Suecia):

Haría falta hacer más, pero hay que ver si todos están dispuestos. Suecia está dispuesta; no dependemos del gas ruso. Esa es la realidad. El desafío va a ser si esto sigue, cómo vamos a aguantar esto, porque también lo sufrimos nosotros. Va a haber un debate político difícil en cada país cuando la situación económica empeore los próximos meses.

 

Florin Vlad (Rumanía):

Rumania también siempre ha planteado un endurecimiento de las sanciones y se ha sumado al llamamiento frente a la Corte Penal Internacional.

 

Sauri Raudio (Finlandia):

Hay que hacer más y, sobre todo, hay que invertir en transición verde para quitarnos la dependencia energética.

 

  • ¿Se está haciendo lo suficiente contra las fake news y la propaganda rusa o en materia de ciberseguridad?

 

Sauri Raudio (Finlandia)

En Finlandia no tiene influencia importante, pero no podemos descuidarnos. Hay fuerzas que quieren que todo lo que dicen los gobiernos sea puesto en duda. Debemos fortalecernos contra los ciberataques y aumentar la resiliencia de la población, que haya confianza de los ciudadanos en los gobiernos.

 

Dmytro Matiuschenko (Ucrania):

Estamos sufriendo ciberataques desde hace mucho. En cuanto a la propaganda, los medios de comunicación rusos no tienen acceso a redes de difusión en Ucrania, porque no aportan información objetiva, sino ideas malintencionadas. Son una amenaza contra las democracias. En España todavía hay medios de propaganda rusos presentes.

 

Karina Wegrzynowska (Polonia):

La desinformación es otra arma utilizada por el Kremlin. Debemos construir nuestras propias campañas de comunicación estratégica.

 

Florin Vlad (Rumanía):

Rumanía desde el principio se volcó en la ciberseguridad.

 

  • ¿Lo peor ya lo hemos visto? ¿Qué puede pasar a partir de ahora?

 

Dmytro Matiuschenko (Ucrania):

En un futuro próximo, espero, Ucrania necesitará fondos internacionales para su reconstrucción. Será también un momento de oportunidades para las empresas en una Ucrania fuerte y miembro de la UE. Ya hemos presentado el formulario con respuestas para incorporación en la UE y esperamos que el siguiente paso sea abrir el camino de la adhesión por un proceso acelerado. El 91% de los ucranianos quiere ser miembro de la UE. Ningún país ha pagado un precio tan alto por su ambición de ser algún día miembro de la UE.

 

Sauri Raudio (Finlandia):

Del régimen de Rusia solo se puede esperar lo peor. Hay que estar preparados para todo. Sobre la reconstrucción no tengo ninguna duda que la UE apoyará a Ucrania. Ucrania está luchando por la democracia, por la libertad, por el estado de derecho, por nuestros valores, pero también por los derechos humanos.

 

Karina Wegrzynowska (Polonia):

Putin ha demostrado que no es un socio fiable y que todo puede pasar: ataques a civiles, niños, escuelas… Los únicos culpables son los rusos y esperamos que todos los responsables sean llevados ante la justicia. Polonia está dispuesta a contribuir en la reconstrucción de Ucrania. Junto a Suecia hemos organizado el 5 de mayo en Varsovia una Conferencia Internacional de Donantes. También apoyamos las aspiraciones europeas de Ucrania. Y, sobre todo, hay que condenar lo que hace Rusia porque es la única culpable.