ÁGORA

El vicerrector de Calidad, durante la entrevista

Récord de solicitudes y concesiones de Proyectos de Innovación

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 26 oct 2020 13:55 CET

La convocatoria 2020/21 de Proyectos de Innovación, Innova Docencia e Innova Gestión Calidad, ha alcanzado un récord de solicitudes y concesiones, incrementando en un 25 por ciento sus cifras del curso anterior. Para el vicerrector de Calidad, Miguel Ángel Sastre, esta alta participación no es coyuntural, por lo que no hay que buscar su explicación solo en necesidades derivadas de la pandemia, sino que es un incremento estructural de un programa cada vez más consolidado y valorado.

 

En concreto, a la convocatoria de Innova Docencia se presentaron 389 solicitudes, por las 318 del curso anterior, mientras que en Innova Gestión Calidad, programa destinado a los centros, de las 15 propuestas presentadas en 2019 se ha pasado a las 22 de este curso. Por lo tanto, en la convocatoria global el incremento se sitúa en torno a un 25 por ciento, pasándose de 333 solicitudes a 411. Ese mismo salto porcentual se ha dado en el número de proyectos concedidos, que ha pasado a ser de 317 a 382 en el caso de Innova Docencia,  y en el de Innova Gestión Calidad, de 15 a 22. Por áreas, la que más solicitudes ha aglutinado es la de Ciencias Sociales y Jurídicas con 130 solicitudes. Salud y Arte y Humanidades han estado muy próximas, con 105 y 101 solicitudes respectivamente, mientras que Ciencia e Ingenierías ha quedado en 53.

 

 

Este incremento de solicitudes y concesiones no se ha podido trasladar al número de proyectos que van a recibir financiación -193 en Docencia y 20 en Gestión-, que se mantienen en cifras parecidas a las del año anterior, dado que la dotación del Programa se ha mantenido respecto a 2019. En concreto, la dotación global ha sido aproximadamente 128.000 €. Aunque la máxima financiación por proyecto permitida en las bases de la convocatoria es de 1.500 €, finalmente ningún proyecto ha superado los 1.125 €, siendo 200 € la cantidad mínima asignada. Como explica el vicerrector de Calidad, la mayoría de los proyectos se solicitan “por el reconocimiento que supone y no tanto por la necesidad de financiación, que suele estar ligada a la compra de determinados materiales o equipamientos. Son muchos los profesores, PAS y también estudiantes e incluso empleadores que se están implicando cada vez más en este tipo de proyectos, porque es una convocatoria que está muy bien valorada, no por su cuantía sino por los proyectos en sí y la aportación a la mejora de la calidad, que suponen”, concluye el profesor Sastre.

 

Esta convocatoria de Proyectos de Innovación fue una de las primeras tareas que tuvo que asumir el profesor Miguel Ángel Sastre a su llegada al Vicerrectorado de Calidad a mediados del pasado mes de mayo.

 

- Este año se ha hecho una pequeña renovación respecto convocatorias anteriores. Antes había muchas líneas prioritarias y un poco dispersas. Lo que hemos hecho este año es un poco simplificar, reunificar en menos líneas. Algunas sí están relacionadas con las consecuencias de la crisis del COVID-19. Por ejemplo, hemos definido una línea estratégica, que está dentro de Innova Docencia, relacionada con la formación del profesorado en competencias digitales, que es un tema fundamental. Y otra sobre recursos educativos en abierto y enseñanza virtual. Eso un poco ha venido dado por las necesidades especiales de este curso. El resto de las líneas no han tenido esa influencia coyuntural, pero sí hemos reunificado algunas líneas: fomento de la inserción laboral y emprendimiento de los estudiantes, internacionalización de la docencia y, una más general, como es el fomento de una universidad inclusiva, accesible, diversa y enfocada a los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Al final, en Innova Docencia lo dejamos en esas 5 grandes líneas prioritarias, y en Innova Gestión sacamos 7 líneas, también simplificando la convocatoria.

 

- ¿Se han identificado algunas mejoras más para la próxima convocatoria?

- Los proyectos de innovación son una convocatoria que viene desde el año 2011 y ya está muy consolidada. Hemos introducido esos pequeños ajustes que he comentado en la convocatoria de este año y sí nos gustaría adelantar un poco sus fechas, pero tampoco hay mucho margen, ya para poder presentarse a la siguiente convocatoria hay que presentar la memoria de la anterior, y este año ya va todo con muy poco tiempo. Pero lo que sí queremos es reconocer más el trabajo de evaluación. Se hace en una fechas que no son las mejores y supone un trabajo importante. Son profesores que nos facilitan las Facultades, que a cambio no reciben más que nuestro agradecimiento. Este año lo hicieron en las dos últimas semanas de julio y también a finales de agosto. Nuestra idea sería crear un pool de evaluadores, por supuesto que representen a las diferentes áreas y participen todas las Facultades, pero que pueda dar quizá un poco más de continuidad a los procesos de evaluación e incluso que les podamos compensar también económicamente. Vamos a intentarlo.

 

Rankings, acreditación de la calidad interna y reconocimientos internacionales

- ¿Más allá de los Proyectos de Innovación, qué otras prioridades tiene el Vicerrectorado de Calidad? 

- Estamos a punto de publicar las líneas estratégicas del Vicerrectorado en el portal de Transparencia y entre ellas hay varias líneas de trabajo importantes que queremos poner en marcha. La primera será trabajar el tema de los ránking. Queremos presentar mejor la información que nos solicitan para tratar de ir mejorando la posición de la UCM en los rankings internacionales. Una línea estratégica fundamental va a ser el tema de las acreditaciones de los sistemas internos de garantía de la calidad, que creo que es muy importante de cara al futuro. Y un tercer tema, por destacar solo uno más, sería el de los reconocimientos internacionales. Ya se ha obtenido el reconocimiento de los grados de Químicas, con los sellos Eur-ACE y Eurolabel y tenemos la oportunidad de tenerlos para otras titulaciones y centros.

 

- Detállenos un poco el tema de los sistemas internos de garantía de calidad, que tilda de gran importancia para el futuro.

- El sistema que tenemos ahora de renovación de acreditación de las titulaciones es título a título. Y eso implica que con una quizá excesiva frecuencia los paneles de evaluación de la Fundación Madri+d estén en las facultades haciendo su trabajo de revisión y aunque ahora lo estén haciendo on line, al final es lo mismo e implica un poco una cierta alteración durante muchos días de la actividad del centro. Ya hay un modelo alternativo que es hacer la renovación de las acreditaciones de forma conjunta para un centro a través de la llamada acreditación institucional. Para eso hay dos requisitos: haber tenido una experiencia de renovación de acreditación de los títulos del centro, en la que al menos lo hayan pasado ya el 50% de los grados y el 50% de los másteres, y tener certificada la implantación de tu sistema de garantía interna de calidad. Eso tiene que estar reconocido a través de una agencia de calidad; sería Siscal, en el caso de la Fundación Madri+d, y el sello Audit, si se hace con la Aneca. Ahí es donde tenemos trabajar. Tenemos 3 centros, Filología, Informática y Económicas, que tienen ya aprobados los diseños  de Audit y ahora hay que acreditar la implantación para poder entrar por la vía de la acreditación institucional. Muchos centros están interesados en trabajar en esta línea y vamos a empezar a tener reuniones con ellos para establecer una estrategia para certificar los sistemas de garantía internos de calidad. Esto va a ser fundamental. Se trata, gracias a lograr cierta confianza en el sistema de funcionamiento del centro, de alcanzar al final un menor control externo y una mayor autonomía del centro.