REPORTAJE

Los pandas, a los pocos días de nacer /Fotografía: Zoo de Madrid

La Facultad de Veterinaria participó en el nacimiento de los gemelos panda del Zoo de Madrid

Texto: Alberto Martín - 2 nov 2021 12:57 CET

El 6 de septiembre nacieron en el Zoo de Madrid dos osos pandas gemelos, que casi dos meses después, pasados ya los momentos más complicados, se encuentran en perfecto estado de salud. Este ha sido el quinto parto del Programa de Cría del Panda Gigante , y segundo gemelar. Como en los anteriores, la Facultad de Veterinaria de la UCM ha tenido, a través de su Laboratorio de Endocrinología, un papel destacadoJuan Carlos Illera, catedrático de Fisiología y responsable del Laboratorio, explicó junto a Eva Martínez Nevado, responsable del Departamento Veterinario del Zoo de Madrid, y a Julián Santiago Moreno, del Departamento de Espermatología del INIA-CSIC, los pormenores de la compleja gestación y parto, en un coloquio celebrado en la Facultad, moderado por la vicedecana de Investigación, María Arias, y presentado por la decana Consuelo Serres. 

 

La reproducción asistida se ha convertido en una importante herramienta para la conservación de especies amenazadas. En 2007 el Zoo de Madrid recibió una pareja de pandas procedente de la Reserva de Pandas Gigantes de Chengdu (China). En 2010 Hua Zu Ba dio a luz dos gemelos, en 2013 a un macho y en 2016 a una hembra. Como explicó Eva Martínez Nevado, la constante investigación y el trabajo en conjunto con dos instituciones como la Universidad Complutense y el INIA-CSIC ha permitido que los complejos procesos de gestación y parto llegaran a buen término en todas estas ocasiones. Todas los embarazos se han logrado a través de inseminación artificial, a pesar de que se ha tratado, como relató la responsable del Departamento Veterinario del Zoo, que Hua Zu Ba y el macho Bing Xing se reprodujeran de manera natural. Los escasos días que dura el celo de la hembra, apenas tres días en primavera, su “mal humor” durante esos días y la falta de interés del macho, obligaron finalmente a optar por la reproducción asistida. 

 

El Zoo cuenta desde hace años con la colaboración del Laboratorio de Endocrinología de la Facultad de Veterinaria para la conservación de sus pandas, al que se envían las muestras de orina que se les recoge con asiduidad. Cuando se acerca la primavera, como explicaron la propia Martínez Nevado -licenciada por la UCM, llegó al Zoo a través del programa de prácticas de la Facultad- y el catedrático Juan Carlos Illera, responsable del Laboratorio, los análisis se centran en tratar de detectar cuando se acerca el periodo de celo de la hembra. Las analíticas hormonales, en las que se mide la progesterona y el sulfato de estrona permiten prever el periodo de fertilidad de la hembra. La hembra es inseminada dos veces en un plazo de 12 horas, en un proceso el que colabora el Departamento de Espermatología del INIA-CSIC, que previamente mediante electroeyaculación ha extraído y conservado semén del macho. A los pocos días, el Laboratorio Complutense confirma el embarazo con sus analíticas hormonales, aunque en ocasiones, como explicó el profesor Illera, se trata de falsos embarazos.  

 

El pequeño tamaño de las crías -al nacer pesan en 100 y 200 gramos- hace casi imposible detectar el embarazo a través de ecografía en los primeros meses. Tampoco es útil antes del parto, ya que la hembra entonces está muy sensible, no permite que se le haga ecografías de manera voluntaria y la inmediatez del parto desaconsejan el uso de anestesia.  Por tanto, en ese momento la única manera de saber si el final de embarazo es cercano –pueden durar entre 87 y 185 días-, junto a cambios de comportamiento o la disminución del apetito, son los análisis que se le practican, que según van detectando el cruce hormonal –subida del estrógeno y bajada de la progesterona- van disminuyendo su periodicidad hasta llegar a hacerse varios al día. No obstante, como señaló Juan Carlos Illera, nunca es posible prever el momento exacto y “siempre es una incógnita saber cuándo va a ser el parto”. 

 

Los pandas nacidos el 6 de septiembre pesaron apenas 137,4 y 171,4 gramos, en comparación con los 120 kg que pesa un panda adulto. En los partos en la naturaleza, en el caso de nacer gemelos, la hembra únicamente amamanta y cuida a uno de ellos, abandonando al otro. En los zoos y centros de conservación se trata de dar viabilidad a la cría de los dos individuos. Hace ya tiempo se comprobó que mediante lactancia artificial no era posible mantener con vida a la cría “rechazada”, por lo que se probó con éxito ir intercambiando a las crías. “En ocasiones –comento Eva Martínez- la madre nota el cambio las primeras veces, pero finalmente se acostumbra y atiende a las dos crías por igual”. Las ocho primeras semanas son vitales para asegurar que los pandas recién nacidos sobrevivan, pasado ese periodo se reduce el riesgo. 

 

Desde 2016 los osos pandas gigantes están catalogados como especie “vulnerable” en lugar de como hasta entonces de “en peligro de extinción”. Esto se ha logrado, de acuerdo con la doctora Martínez Nevado, por el trabajo llevado a cabo, sobre todo, en el Centro de Cría del Panda Gigante de Chengdu, y a los zoos y centros de conservación que colaboran en sus programas de conservación “ex-situ” como el de Madrid. En Chengdu, donde viven 1.864 osos pandas en la naturaleza, se han endurecido las leyes que protegen a estos animales, penalizando su caza y el tráfico de sus pieles. En los centros de conservación y zoos viven 350 pandas. Como explicó Martínez Nevado, el Zoo de Madrid realizó en 2007, cuando llegaron Hua Zui Ba y Bing Xing, una gran adaptación de la zona en la que viven e incluso se habilitaron zonas de cultivo de bambú, ya que cada ejemplar come entre 12 y 15 kg. diarios de esta planta, tallos que ellos mismos seleccionan entre los alrededor de 50 kg. que se les pone a su disposición. Los osos pandas viven entre 15 y 25 años, aunque algunos han logrado en cautividad pasar de los 30. El récord está en los 38 alcanzados tanto por un macho y una hembra que vivían en zoológicos chinos. El nombre de los pandas recién nacidos se decidirá en una encuesta a través de las redes sociales del Zoo de Madrid.