CV / SOCIALES

Juergen Foecking, director adjunto de la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid

La Unión Europea da la batalla a la desinformación

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 19 jul 2021 17:05 CET

La Unión Europea ha decidido dar la batalla a las fake news, a las injerencias de terceros países en los procesos electorales de sus países miembros, a las falsedades que acabaron siendo decisivas para que Reino Unido votase a favor del Bréxit, incluso a las imputaciones que ponen en cuestión la vigencia de la propia Unión y sus fundamentos democráticos. Juergen Foecking, director adjunto de la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid, describió las medidas que desde Bruselas se están adoptando para frenar la desinformación, un proceso que se inició en 2015, pero que en breve dará un paso decisivo con la aprobación de la Ley de Servicios Digitales, que incluye fuertes sanciones y cierres provisionales de las plataformas que las den cabida.

 

En el curso “La sociedad civil a la búsqueda de un antídoto contra la desinformación: plataformas digitales y medios periodísticos frente a la infodemia”, Foecking defendió que el papel de la UE en este mundo de la información tecnológica debe ser incorporar un valor añadido: el reto ético, “ideas de cómo regularlo para que se respeten unas reglas básicas. Hacer algo parecido a lo que logramos en materia de los derechos de autor y que se aplicó en todo el mundo”, explicó Foecking, en referencia a la normativa europea de derecho de autor que finalmente ha sido de aplicación generalizada en todo el mundo y en especial por las grandes plataformas de contenidos, a pesar de que ninguna –a excepción de Spotity, surgida en Suecia- es Europea, sino de Estados Unidos o China.

 

El funcionario europeo relató que fue en marzo de 2015, con la creación del Observatorio Europeo de Medios Digitales (EDMO), cuando la Unión Europea decidió tomar cartas en el asunto para impedir que las “granjas de boots rusas y chinas” camparan a sus anchas o que se repitiesen escándalos como el protagonizado por Cambridge Analytics en el referéndum que decidió la salida de Reino Unido de la Unión.  Desde entonces, la Unión ha ido adoptando medidas para limitar el impacto de la desinformación. Foecking señaló que las tres más importantes han sido el Plan de Acción Europeo para la Democracia, el Código de Buenas Conductas y la futura Ley de Servicios Digitales, que con rango de Reglamento será aprobada próximamente.

 

Plan de Acción Europeo para la Democracia

El Plan de Acción Europeo para la Democracia, aprobado en diciembre de 2020, promueve la celebración de elecciones libres y justas –trata de evitar, según señaló, que se repita la influencia rusa en procesos electorales recientes, como Bréxit, Cataluña o a la presidencia de Estados Unidos en 2016-, de apoyar a los medios de comunicación libres e independientes y de promover la verificación de las noticias que se publiquen durante las campañas electorales.

 

Código de buenas prácticas

El segundo paso ha sido la creación de un Código de Buenas Prácticas, “que tras mucha lucha”, la UE ha conseguido que firmen muchas de las grandes plataformas de contenidos: Microsoft, Google, Twitter, Tik Tok, Firefox o Facebook. El código incluye medidas principales, que van desde la adaptación de las políticas publicitarias (hasta ahora basada en el número de visitas), la diferenciación de los contenidos patrocinados, facilidades a los “factchekers” para que puedan realizar su trabajo, enlazar las noticias más visitadas a noticias similares de medios de confianza

 

Las plataformas se han comprometido a realizar informes sobre el cumplimiento de las medidas aunque, como el propio Foecking señaló, habrá que ir viendo si realmente es efectivo y cumplen lo firmado. Lo más importante, de acuerdo con el funcionario europeo, es que al firmar este Código unas plataformas “obligan” a otras a cumplir para no ser menos y, además, crean tendencia. De acuerdo con Foecking, si el presidente estadounidense Joe Biden ha responsabilizado a Facebook de contribuir al estancamiento del proceso de vacunación en su país, es porque ya las plataformas no puede continuar diciendo, como hasta poco hacían, que no eran responsables de lo que en ellas se publica.

 

Ley de Servicios Digitales

El siguiente paso en la lucha de la Unión Europea contra la desinformación y sus efectos en las democracias va a ser la Ley de Servicios Digitales, que aunque mucho más amplia y ambiciosa sí tiene una amplia panoplia de medidas para luchar contra las fake news. No obstante, como explicó Foecking, la Unión Europea no quiere caer en la censura y siempre intenta conjugar el respeto de los derechos fundamentales y la libertad de expresión. “Queremos que se retire lo grave, pero no todo. Por ejemplo, no queremos que un Estado, como pudiera ser Polonia, pueda retirar los contenidos que considere”, señaló, abogando por procesos transparente en los que se indiquen por qué se retira una determinada información o se cierra una cuenta. “Tampoco estoy de acuerdo con que Twitter haya cerrado la cuenta de Trump, aunque yo piense que es un payaso, cuando en otras cuentas se dice lo mismo y no están cerradas”, opinó.

 

Foecking explicó que la Ley, que tendrá carácter de Reglamento y su aplicación tendrá carácter subsidiario (es decir, cada país regulará pero la Unión se reserva intervenir para velar por su cumplimiento), incorporará un régimen de sanciones que irá desde cierres temporales o cuantías económicas que llegarán, para los casos más graves, hasta el 6 por ciento del volumen de negocio mundial de la plataforma que lo incumpla. “Hablamos, por ejemplo, de casos de injerencias en elecciones en los que se demuestre que la plataforma no ha hecho nada para evitarlo”, concluyó.