UNA EUROPA

Alexander Grey (Unsplash)

La Universidad será diversa e inclusiva, o no será

Texto: Cristina Saura, Fotografía: Alexander Grey (Unsplash) - 8 nov 2022 10:22 CET

Para acompañar el avance social y ser un pilar fundamental en la construcción de los valores sociales que caracterizan a las sociedades más justas, la universidad debe ser uno de los baluartes en la defensa proactiva del respeto entre todos los seres humanos. Diversidad e inclusión son a la vez dos conceptos y dos objetivos imprescindibles a trabajar en los campus, y la alianza Una Europa lo ha tenido presente desde su creación en 2019. Es por ello que ambos conforman uno de los ejes transversales de todo el trabajo y los proyectos que se desarrollan en el seno de la alianza.

 

“Para que el carácter estratégico de este foco en la diversidad no se quedase en la teoría, y liderado por las Universidades de Helsinki y Bolonia, se creó el Consejo de la Diversidad de Una Europa, con la misión de impulsar la transformación hacia comunidades universitarias más diversas e inclusivas que han de cambiar el mundo futuro”, explica la profesora de Filología Ana Laura Rodríguez Redondo, directora de la Unidad de Diversidad e Inclusión de la Universidad Complutense e integrante del Diversity Council en representación de la UCM.

 

“Nuestra gran comunidad universitaria internacional promueve la equidad y la justicia social, quiere acabar con la discriminación y defiende la inclusión”, prosigue Ana Laura Rodríguez. Por eso, Una Europa acaba de publicar su primer informe con recomendaciones para las universidades de la alianza –en realidad, para todas las universidades y organizaciones que quieran impulsar estos objetivos-, fruto del trabajo realizado por los cuatro Grupos de Acción que conforman el Consejo de la Diversidad (recogida de datos, investigación, educación e intercambio de buenas prácticas).

 

El informe consta de cinco partes: “Introducción al papel del Consejo de la Diversidad en Una Europa y sus objetivos”; “Definición de diversidad”; “Conclusiones y recomendaciones de los cuatro Grupos de Acción”; “La visión de los estudiantes y los proyectos llevados a cabo para asegurar su participación en el impulso a la diversidad dentro de la alianza”, y “Mejores prácticas, lecciones aprendidas y próximos pasos a dar”.

 

“Hemos querido desarrollar recomendaciones concretas y prácticas que permiten fomentar la diversidad de manera efectiva en todas nuestras dimensiones, en nuestros entornos docentes, de aprendizaje, de investigación y de trabajo de nuestras plantillas profesionales”, cuenta la profesora Rodríguez. El propio trabajo en el seno del Consejo es un ejemplo de enriquecimiento del grupo a partir de la diversidad, un punto de encuentro y de integración multicultural con un resultado muy positivo y constructivo”.

 

Uno de los objetivos de Una Europa es lograr un Espacio Europeo de Educación Superior en el que todos sus miembros puedan sentirse seguros, expresarse y ser tal y como son y ver reconocida su contribución a la riqueza social, cultural y económica de Europa.

 

Las conclusiones y recomendaciones del Diversity Council Report

1.- Asegurar que el trabajo de cada comunidad universitaria se fundamenta sobre una definición progresiva de la diversidad, en todas sus dimensiones, para asegurar una base común de trabajo eficiente en materia de diversidad en toda la alianza Una Europa. Uno de los objetivos de este informe, de hecho, ha sido clarificar la definición de diversidad para tener una visión común.

2.- Aprovechar al máximo el Consejo de la Diversidad de Una Europa, implicándolo en el trabajo y la planificación estratégica de la alianza, incluyendo por norma a los profesionales de la diversidad en el desarrollo de proyectos, programas e iniciativas.

3.- Establecer conjuntos específicos de acciones vinculadas a la estrategia global para normalizar la diversidad y crear acciones concretas y de probada eficacia que transformen compromisos y valores en realidades tangibles. Para marcar ese camino y pasar de la teoría a la práctica, el consejo señala que es imprescindible:

a) Trabajar con grupos diversos desde el principio. Incorporar la diversidad a la gobernanza y convertirla en una prioridad institucional. Implicar a los grupos destinatarios en el diseño, la aplicación y el seguimiento de las acciones que les conciernen.

b) Dar apoyo financiero constante a la labor de diversidad para alcanzar los objetivos previstos. El Consejo recuerda algo tan importante como que la promoción de la diversidad debe contar con los recursos adecuados en términos de personas, experiencia, habilidades y tiempo.

c) Promover y evaluar acciones de formación dirigidas al personal, para integrar la diversidad, y fomentar la contratación de personal mejor formado.

d) Desarrollar estrategias de comunicación interna y externa de las políticas e iniciativas para promover la concienciación y el compromiso y compartir por estas vías las mejores prácticas para mejorar la diversidad.

4.- Establecer evaluaciones periódicas de cada política y práctica existente, y garantizar la recogida rutinaria de datos para facilitar esta valoración del impacto y los resultados.

 

Estos son solo titulares en un documento muchísimo más amplio que desarrolla todos estos puntos a lo largo de 50 páginas. Puedes acceder al informe completo en este enlace.