DOCENCIA

Clase en la Facultad de Medicina

Un plan de formación integral para el profesorado

Texto: Alberto Martín, Fotografía: Jesús de Miguel - 11 ene 2023 14:21 CET

El 6 de febrero se abrirá la matriculación en los 29 cursos que forman parte de la convocatoria de febrero del Plan de Formación del Profesorado. En pocas horas, si se sigue la tendencia de las anteriores convocatorias, se agotarán las plazas. Es una muestra más de que el profesorado universitario cada vez está más interesado recibir formación complementaria. Como señala Rosario González Martín, coordinadora del Plan de Formación del Profesorado, la pandemia ha dejado “una sensibilidad muy fuerte por la formación. El profesorado se ha dado cuenta de que le viene muy bien esa formación, de que le ha sido útil en un momento especialmente complicado”. 

 

La pandemia, añade Mercedes Rodríguez Paredes, directora del Centro de Formación Permanente, también fue “una oportunidad para darnos cuenta de que la metodología presencial -que sigue siendo totalmente adecuada-, puede compaginarse con otras metodologías más flexibles que nos permiten llegar a más profesores”.

 

“Intentamos -explica Rosario González- acoplarnos a la carrera académica del PDI y a sus tiempos. Hay momentos que tienes tiempo para hacer un curso presencial, pero hay momentos en los que no, y tienes necesidades formativas, de profundización, que se pueden tratar asíncronamente y con una gran flexibilidad. La pandemia nos hizo ver que existen otras metodologías - asíncrona, híbrida, mixta…- que para determinados contenidos pueden ser muy útiles”. Las cifras avalan la apuesta: en los alrededor de 100 cursos de formación docente que se impartieron en 2021 se matricularon unos 4.600 profesores, mientras que en 2020 fueron 2.500 y en 2019, apenas la mitad.  Si los cursos presenciales tenían hasta 2020 una media de 15 o 20 alumnos, en la actualidad los cursos presenciales oscilan entre 15 y 40 matriculados, los que se ofrecen on line de manera síncrona alcanzan entre 40 y 60, y los asíncronos on line llegan hasta los 160. “Esto no significa que estemos solo potenciando los cursos on line, sino que lo estamos haciendo es tratar de compaginar estas metodologías. Por ejemplo, en el área de docencia -explica Rosario González- hay dos cursos presenciales esenciales, uno sobre cómo planificar una asignatura y el otro sobre métodos de evaluación, que son las dos herramientas básicas de cualquier profesor, de los que en cada convocatoria sacamos hasta 120 alumnos”.

 

Rosario González recuerda que desde su incorporación al Centro de Formación Permanente la intención fue poner en marcha un Plan de Formación del Profesorado. Que solo cuatro días después de su nombramiento, el 10 de marzo de 2020, la universidad tuviera que cerrar y acometer un esfuerzo nunca visto para que sus profesores continuaran impartiendo docencia desde sus domicilios, solo hizo acrecentar su convencimiento en la necesidad de ponerlo en marcha cuanto antes. Y más aún, cuando en julio de 2020 se hizo una convocatoria de unos webinar con un seguimiento altísimo. “Hubo 700 personas en la sesión menos seguida, llegándose hasta más de 1.000. Fueron cursos sobre introducción al Campus Virtual, cómo dar una clase magistral a través de los medios on line; cómo dinamizar la clase con herramientas interactivas, metodologías de evaluación… Fueron jornadas muy bien pensadas, realizadas junto a los vicerrectorados de Tecnología, Calidad y Ordenación Académica e impartidas por un profesorado muy preparado. Se grabaron y se pudieron seguir cursando. Los habrán hecho más de 3.000 personas”, señala Rosario González.

 

El Plan de Formación del Profesorado fue aprobado por la Comisión de Formación Permanente y presentado por la vicerrectora de Empleabilidad y Emprendimiento, Concepción García, en Consejo de Gobierno en mayo de 2022. Se trata, como define su propia coordinadora, de un “Plan dinámico, integral y flexible. El Plan, trazado para tres años, establece cinco áreas competenciales -docencia, investigación, gestión, impacto social y competencia transversal-, crea tres espacios -Aula 0, Aula Permanente y Aula Abierta- y diseña nuevos marcos, como las Redes Docentes. Pero quizá, la mayor virtud del Plan es que también servirá como guía formativa para el profesorado.  

 

“La idea -explica la coordinadora- es que el PDI se dé cuenta de que puede tener una competencia integral. Lo hemos llamado "Itinerario de competencia integral para PDI" y la idea es que esté en funcionamiento dentro de unos pocos meses. Se trata de sugerir a los docentes que realicen un recorrido muy flexible por las diferentes áreas competenciales, que hagan una determinada cantidad de cursos sobre docencia -por ejemplo, que hagan 3 cursos de los considerados esenciales, 1 de innovación, 1 de competencia digital y 1 sobre Docentia), otros de Investigación -por ejemplo, de publicación, difusión, gestión de la investigación y la competencia digital específica-, y lo mismo en Gestión, Impacto social y Competencia transversal. Por supuesto -continúa la coordinadora del Plan-, no será obligatorio, tú elegirás la formación que quieras, pero se te sugerirá cómo lograr ese certificado de competencia integral de PDI. En total serán cerca de 200 horas de formación, a cumplimentar en los años que cada uno quiera. El certificado no caducará, lo irás completando poco a poco, y según lo vayas haciendo, el propio certificado te irá sugiriendo qué otros cursos puedes hacer. En el buffet de la formación eliges el plato que más te gusta, pero sí haces la dieta completa va a ser más sana y vas a llegar mejor al final de la carrera”, concluye Rosario González.

 

Como explica la coordinadora del Plan, "actualmente todo el profesorado recibe los certificados de cada curso en su correo electrónico, pero cuando esté implementado el certificado de Competencia Integral del PDI habilitaremos el espacio MiFormaciónUCM donde cada profesor podrá ver los cursos que ha realizado desde 2017, sus certificados y la oferta formativa que puede escoger para conseguir el Certificado de Competencia Integral",

 

El Plan tiene a juicio de sus responsables otra importante virtud: dinamiza y flexibiliza a la propia Complutense. “La universidad -considera Rosario González- es muy jerárquica, dependemos del director del grupo de investigación, del de departamento… Con esto horizontalizas. Te enriqueces con gente diversa, surgen colaboraciones con profesores de otras facultades... Flexibiliza. Saca a cada uno de su habitáculo”.

 

 

Un Plan muy pensado

Rosario González Martín, coordinadora del Plan, y Mercedes Rodríguez, directora del Centro de Formación Permanente, explican que el Plan “está muy pensado” y destacan que en su diseño hayan colaborado dos representantes de Facultades por cada área de conocimiento, así como varios vicerrectorados y servicios de la Universidad, entre ellos los vicerrectorados de Empleabilidad y Emprendimiento -del que depende el Centro de Formación Permanente-, Ordenación Académica, Estudios, Tecnología y Sostenibilidad o Calidad. No obstante, como destaca Mercedes Rodríguez, la mayor parte del mérito de este Plan corresponde a su coordinadora. La propia Rosario González explica los porqués de su estructura:

 

Áreas Competenciales

Docencia: “Los profesores tenemos que formarnos en docencia para ayudarnos a que nosotros como PDI estemos tranquilos al afrontar esa labor, tengamos una diversidad de herramientas y que la calidad de nuestra docencia mejore y eso repercuta en nuestro alumnado.

Investigación: “Hay una serie de cuestiones que son importantes y que, a lo mejor, no se dan en los cursos de doctorado: por ejemplo, posicionamiento de revistas, como estar en las redes sociales, cómo generar impacto…”.

Gestión: “Estamos muy poquito formados en gestión y un porcentaje elevadísimo del PDI tiene que hacerla de una u otra manera. Necesitamos unos conocimientos básicos sobre gestión directa (la que se realiza en el Rectorado, decanatos, departamentos), pero también en los grupos de investigación. Los “sanos liderazgos” es muy importante que los potenciemos, que sirvan para potenciar a todos los componentes del grupo.

Impacto social: “Somos una universidad cívica, comprometida por el medio. Tanto en nuestra investigación como en nuestros egresados aportamos un sello, el formativo e investigador, pero también el de una conciencia cívica, ética… Ahí entra toda la transferencia y la internacionalización, que es básica para nuestra universidad”.

Competencia transversal: “Todo lo que nos ayuda de alguna manera a potenciar todo esto. Está todo lo que no está directamente implicado a las áreas anteriores, y muy especialmente la parte del bienestar personal, social y comunitario. No hay institución que se precie que no esté pendiente de cómo está su personal”.

 

De estas cinco áreas se hacen tres convocatorias al año. Son cursos presenciales o de metodología híbrida. Las convocatorias son un poco flexibles, aunque normalmente se lanzarán en febrero, junio y octubre. “Tienen una gran demanda. Se suele abrir lista de espera por si hay bajas de matriculados. Solo se permite matricularse en un curso, salvo que haya plazas libres en otros cuando esté a punto de concluir el periodo de matriculación.”.

 

Espacios

- Aula 0: “Es la bienvenida al profesorado. No había apenas nada dedicado a los que se incorporan. Cuando entras necesitas un apoyo. Hemos generado un espacio, el Aula 0. El proyecto que tenemos es que cada vez que se incorpore un PDI a la UCM al entrar en su correo electrónico le llegue un mensaje de bienvenida del rector y el enlace al Aula 0, donde están los recursos organizados que pueda necesitar: autoservicio del empleado, el escudo, historia de la universidad, GEA, funcionalidades del correo… Tiene una estructura clara y sencilla. Se trata de saber dónde estás. Es un curso y luego distintos vídeos. Por ejemplo, el vicerrector de Calidad expone lo que es Docentia; Investigación habla sobre la OTRI; la Biblioteca, sobre los muchos servicios que ofrecen… Creemos que es muy necesario”.

-Aula Permanente:

Ahí están los cursos asíncronos, los que se pueden hacer en cualquier momento. Son sobre temas de obligado cumplimiento: protección de datos, riesgos laborales, comunicación inclusiva, igualdad, prevención del abuso, Docentia (también hay cursos en el área de docencia)… Se abren y se cierran cada mes. Está trabajado para que teman un formato específico, con cierta unidad. Se hace en coordinación con las unidades competentes.

- Aula abierta

Se trata de alojar todo lo que están desarrollando distintos grupos, que es bueno para la formación de PDI, pero que no lo desarrolla la coordinación y formación de PDI, pero sí podemos difundirlo y avalarlo, aunque no certificarlo. Son, por ejemplo, jornadas de grupos, aulas de emprendimiento…

 

Redes docentes

Va dedicado a grupos que trabajan temas de docencia (no investigación), normalmente procedentes de proyectos de innovación, que están implementando acciones formativas importantes. Tienen que demostrar al menos tres años de recorrido; plantear un proyecto a dos años y dar unos criterios de quién se puede incorporar. Por ahora, ya se ha creado uno vinculados a las comunidades de aprendizaje. La intención es que el trabajo consolidado que lleva haciendo la gente se reconozca. La idea que a los dos años se les financie unas jornadas de buenas prácticas para que aquello que han desarrollado lo pueda visibilizar toda la universidad.