UNA EUROPA

El catedrático de la UCM Javier Pérez-Trujillo, la vicerrectora de Investigación y Transferencia, Margarita San Andrés, y la directora general de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, Ana Cremades, en la sesión inaugural del en

Una.Resin: los investigadores de Una Europa diseñan juntos su ecosistema conjunto de investigación para la excelencia

Texto: Cristina Saura - 28 jun 2022 11:45 CET

En su objetivo de construir un verdadero campus europeo del que se beneficien estudiantes, docentes e investigadores y personal, la alianza Una Europa lleva años trabajando para establecer novedosos vínculos de cooperación académica y movilidad entre las once universidades que la componen, articulados principalmente en el marco de su proyecto 1Europe, financiado por la Comisión Europea. Pero las instituciones que conforman Una Europa, todas líderes en I+D+I, tienen también un enorme interés por afianzar su colaboración en materia de investigación y quieren hacerlo, además, con un alto componente de innovación. Para ello lanzaron en 2021 Una.Resin, otro ambicioso proyecto de tres años, esta vez respaldado por la UE a través de Horizonte 2020.

 

Así, en este proceso transformador que están desarrollando las instituciones socias de Una Europa para poder abordar con éxito los próximos desafíos globales, Una.Resin se centra en construir un ecosistema común de investigación e innovación. Y como todo lo que construye esta alianza, lo hace contando con la participación e implicación de sus comunidades universitarias, en este caso de sus propios investigadores. Para ello ha diseñado una serie de talleres de cocreación y definición estratégica de sus próximos programas piloto, que arrancó hace unos días en la Universidad Complutense. Excellent Research and beyond fue el título del encuentro, al que asistieron representantes de ocho universidades, y que se celebró en las facultades de Medicina y Odontología los días 20 y 21 de junio.

 

El catedrático de Ingeniería Química y de Materiales Javier Pérez-Trujillo, líder académico de Una.Resin en la UCM y organizador de estas jornadas, tiene una larga experiencia en gestión de la investigación -entre otras responsabilidades, ha dirigido la OTRI- y conoce bien los problemas y retos a los que se enfrenta.  “Una Europa debe determinar el propósito y las áreas para futuras colaboraciones de investigación dentro y fuera de Una Europa”, afirma Pérez-Trujillo. “Necesitamos afinar las estrategias para compartir las agendas de investigación e innovación, abrir y aprovechar en conjunto nuestras infraestructuras y recursos, fortalecer nuestro capital humano y ampliar nuestro alcance a socios no académicos. Así fortaleceremos el ecosistema de I+D en su conjunto”, continúa el máximo responsable de Una.Resin en la Complutense.

 

El taller celebrado en Madrid -inaugurado por la vicerrectora de Investigación y Transferencia Margarita San Andrés- ha sido un paso hacia el cumplimiento de estos objetivos, y se ha centrado en el peso específico, cada vez mayor, que tiene la interdisciplinariedad para el éxito de cualquier proyecto de I+D que persiga la excelencia. “Para ser motor del desarrollo social y tener impacto real en la calidad de vida de nuestras sociedades, la excelencia es una meta inexcusable”, enfatiza Pérez Trujillo, al tiempo que señala que “en un mundo académico muy dominado por la obligación de publicar y la necesidad de obtener fondos, a menudo se priorizan la cantidad y la rapidez sobre la calidad y la audacia de las ideas”. Y es que la colaboración de investigadores con diferentes antecedentes metodológicos y teóricos, incluso pertenecientes a distintas culturas y tradiciones de investigación, puede conducir a procesos y resultados innovadores. “Hay que fomentarla y apoyarla; la cuestión es cómo hacerlo de forma eficaz”, asegura el profesor Pérez-Trujillo.

 

Para debatir acerca de todo esto, la Complutense invitó tanto a autoridades como la directora general de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, Ana Cremades, como a reputados investigadores de diversas áreas, como el profesor de Musicología de la UCM Álvaro José Torrente, que expuso su experiencia real en el proyecto de investigación Didone. Un trabajo liderado por historiadores de la Música que habría sido irrealizable sin la concurrencia de matemáticos, sociólogos, psicólogos e ingenieros. La interdisciplinariedad marca el camino y ya no se conciben proyectos que no la requieran de una u otra manera.

 

Los asistentes, profesores investigadores de 8 de las universidades que forman Una Europa, trabajaron en grupos y presentaron sus ideas y conclusiones en torno a dos importantes desafíos. Por un lado, ¿cómo fomentar y potenciar la calidad en la investigación interdisciplinar? ¿tiene suficiente apoyo la creación y el funcionamiento de equipos multisectoriales? Y por otro; ¿cómo pueden contribuir la proyección social y la divulgación científica a la excelencia en la investigación? ¿cómo puede premiarse y valorarse esa importante tarea a la hora de evaluar la labor investigadora? Sus reflexiones se unirán a las que se extraigan de otros talleres similares que se están celebrando estos días en otras universidades de Una Europa. Un auténtico ejercicio de diseño colectivo al que están dando forma los propios impulsores y protagonistas de la investigación. Además tuvieron ocasión de conocer el fantástico Museo de la Farmacia de la UCM y visitar, guiados por la vicerrectora de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria, Isabel García, la exposición Los increíbles modelos del Doctor Auzoux: Observar, comprender y enseñar la naturaleza, en el Museo del Traje.

 

Las ideas y los formatos desarrollados de este modo se pondrán a prueba en los proyectos piloto realizados por Una Europa dentro del proyecto Una.Resin. Las lecciones aprendidas a través de los pilotos servirán, a su vez, como base para elaborar recomendaciones para una estrategia conjunta de desarrollo del capital humano de Una Europa, en relación con las cuestiones de desarrollo de la carrera profesional y del entorno laboral.