ÁGORA

Manuel Salamanca, director de Ediciones Complutense

Ediciones Complutense comienza una nueva etapa llena de iniciativas

Texto: Jaime Fernández, Fotografía: Jesús de Miguel - 22 dic 2021 10:58 CET

Manuel Salamanca, director de Ediciones Complutense, lo tiene claro: “Una editorial es potente por el número de obras publicadas, por los sellos de calidad, por el lugar que ocupas en el ranking SPI de editoriales y por el número de colecciones”. Y esos son los que se podrían considerar como los cuatro grandes objetivos de su mandato al frente de la editorial de nuestra Universidad. Reconoce que el anterior equipo tuvo que poner la editorial en marcha desde cero, cuando nació en 2016, y “ahora lo que toca es irla perfilando para que no haya un bucle de inicios continuos y repeticiones”.

 

El pasado mes de noviembre la editorial fue galardonada en los XXIV Premios Nacionales de Edición Universitaria, en concreto a la Mejor monografía en Ciencias, Ingeniería y Arquitectura, por la obra El Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid (1968-1973): ciencia, arte y creación computacional, y a la Mejor traducción por Otelo en España. La versión neoclásica y las obras relacionadas, coeditada junto a la Universidad de Murcia.

 

Explica Manuel Salamanca que esos dos proyectos vienen de atrás, porque los libros “se cocinan a fuego lento” y destaca que en esa última edición de los premios, que se recogieron en la Universidad de Valencia, Ediciones Complutense consiguió ese galardón en coedición, que es “una de las estrategias que se quiere fomentar, la colaboración con otros organismos”.

 

En esa misma línea se va a trabajar también con la editorial de la Casa de Velázquez, para “potenciar todavía más la relación ya existente e incluso valorar la creación de una colección en coedición entre ambas editoriales, aunque esto es todavía un embrión, al igual que ocurre con la editorial de la Universidad de Santiago de Compostela. Es una estrategia que se quiere intensificar porque con ella ganamos todos”.

 

Las colecciones

Una de las grandes apuestas de Manuel Salamanca es la de promover colecciones, de las que ya hay quince activas (aunque algunas todavía sin títulos publicados), que “nacen para conseguir el sello de calidad CEA-APQ, de la ANECA en colaboración con la UNE (Unión de Editoriales Universitarias) y ahí todo lo que venga de la UCM no se puede publicar, para evitar la endogamia, pero está abierto a cualquier persona que tenga una obra que encaje en las líneas temáticas”.

 

Explica Salamanca que hay una política editorial de Ediciones Complutense y otra política general de cada una de esas quince colecciones. La política editorial general implica que no se publican TFM; ni tesis doctorales que no hayan sido reformadas o reformuladas; tampoco se publican traducciones de obras que no tengan un aparato crítico; ni ediciones facsimilares que vengan de fuera, porque las de la propia Complutense sí se podrían publicar en la colección institucional; y a día de hoy, tampoco se publican actas de congresos o jornadas ni homenajes, pero es algo que se está evaluando por el consejo editorial, para ver si se puede encauzar quizás la creación de algunas colecciones específicas.

 

Reconoce el director de Ediciones Complutense que una colección es algo complejo, porque hay que buscar una dirección, que tiene una responsabilidad grande, así como un equipo científico, unas normas… La responsabilidad de los directores, de acuerdo con Salamanca, estriba en que esas colecciones van a buscar el sello de calidad lo que “tiene unas características particulares, ya que se obtiene pasados cinco años de la publicación del primer libro y eso implica mucho trabajo, porque además en ese tiempo no puede haber ningún año en el que no se publique ningún libro, y además si una colección tiene varias líneas temáticas tiene que publicar de todas ellas, no pueden quedar flecos, y hay líneas temáticas que son más complicadas de cubrir que otras”.

 

Para empezar con el trabajo, se han creado colecciones más generalistas, como Historia, por ejemplo, porque “si se empieza con algo muy particular se iban a hacer tantas que iba a ser incontrolable”. Además, el tiempo pasa y es fundamental empezar a caminar, porque la universidad necesita tener sellos de calidad. Reconoce Salamanca, de todas maneras, que Ediciones Complutense no está mal posicionada, “está en el ranking SPI, en la posición 40, lo que ya es una garantía de calidad, aunque otras editoriales ya tienen el sello de calidad y eso les permite atraer a los mejores autores”.

 

Ahí los directores de las colecciones tienen una enorme responsabilidad porque deben levantar una colección de cero y captar obras de calidad, “por eso se ha elegido gente de prestigio para dirigirlas ya que su nombre es el que va a atraer autores, y eso requiere mucho trabajo”.

 

Todos los comités científicos de las colecciones tienen carácter nacional e internacional, y ahí entra la captación de proyectos a la carta, y “se verá hasta donde se llega porque las colecciones tienen que ser sostenibles, que tengan una estabilidad en el tiempo, no que nazcan y mueran de un día para otro”.

 

Líneas maestras

Informa Salamanca de que a mediados de noviembre entregaron en el Museo Geominero el Premio Inventa un Mineral, a raíz del libro Pequeña guía de minerales inexistentes. Volumen II. Uno de los autores, Carlos Pina va a hacer, por encargo, una obra de divulgación sobre minerales, porque “es algo que gusta y que atrae, y es que lo bueno de la UCM es que hay especialistas de todas las áreas y gente muy potente, y a esos autores no hay que perderlos”.

 

Hay colecciones que no dependen del sello de calidad y en ellos pueden publicar todos los profesores de la Complutense, como ha sido el caso de El acceso a la educación universitaria en América y España desde una perspectiva de género, editado por Isabel Tajahuerce Ángel y Violeta Izquierdo Expósito. Un libro que surge de la “necesidad de cubrir las expectativas de la sociedad, porque con independencia de las creencias y condicionamientos de cada uno, hay que estar en lo que demanda la sociedad”.

 

Eso entronca con las líneas maestras de la editorial que son las propias de la Complutense, donde están la Igualdad y el Género, la Diversidad e Inclusión (de donde ha surgido la Guía de Comunicación y Trato Inclusivo, de la Unidad de Diversidad e Inclusión de la UCM), el Emprendimiento y la Ecología y el Medioambiente (de la que está a punto de publicarse un catálogo de biodiversidad de la Complutense).

 

Algunas de las nuevas colecciones se han creado reutilizando lo que ya existía, por ejemplo, la colección institucional ha permitido crear una colección de Catálogos de Exposiciones; otra del Premio Complutense de Literatura, que ya tenía una estética muy particular, y una tercera de Actividad Institucional.

 

Además, se han reformulado las colecciones de Divulgación (dirigida por David Carabantes) y Docencia (a cargo de Roberto Cremades y Francisco González Redondo), porque se han creado nuevos comités científicos, y una nueva política editorial y directores. Las dos “se han adaptado a la nueva realidad para conseguir los deseados sellos de calidad, lo que valdrá, probablemente, para los sexenios de transferencia”.

 

También hay una colección de Coediciones para canalizar todo lo que sea ediciones con otras universidades, y se ha modificado el nombre en la colección que ahora se llama Miscelánea, que servirá para algo que no encaje en las otras colecciones, pero que no se quiere perder.

 

Se mantiene Hispania Epigraphica, que nació siendo revista, luego se convirtió en libro y esos libros han pasado a ser una colección, dirigida por la catedrática de Filología Latina, Isabel Velázquez Soriano.

 

Las novedades

De cero nacen algunas colecciones como Hemisferios de Igualdad, de estudios de género, cuya directora será Isabel Tajahuerce, que “va a tener que competir con otras muchas universidades, consiguiendo títulos y autores, y para eso hace falta ser muy ingenioso y tener nombre y capacidad de captación”.

 

Arte(s) es la colección que estará dirigida por la catedrática Estrella de Diego, mientras que Artes Escénicas, conserva el bagaje de la antigua colección sobre Investigación Teatral RESAD, aunque ahora con una perspectiva más amplia, dirigida por el catedrático Javier Huerta y por Pablo Iglesias Simón, director de la RESAD.

 

La colección de Ciencias Sociales la dirige Jaime Ferri, profesor del Área de Ciencia Política y de la Administración de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, de quien Ediciones Complutense ha publicado El (des)encaje de Catalunya en España, en colaboración con la editorial Tirant Lo Blanc.

 

La colección de Estudios Literarios estará a cargo de José Manuel Losada; la de Lingüística y Comunicación tendrá a Joaquín Garrido Medina y Raquel Hidalgo Downing en la dirección, y de Historia se encargará la académica Carmen Sanz Ayán.

 

El diseño y las ventas

Las colecciones tendrán diseños diferentes, nada que ver con el actual que era muy similar en todos los libros, con unos dibujos geométricos, que si bien permitía identificar perfectamente la colección, no diferenciaba los libros, con lo que la obra se diluía y “algunas eran muy singulares a nivel de marketing y hubieran requerido imagen”. La inclusión de imágenes era una demanda habitual de los autores y autoras y “hay que tener en cuenta que el título y la portada son muy importantes para las ventas de los libros, y eso es lo que se busca desde una editorial”.

 

De todos modos, Salamanca es consciente de que Ediciones Complutense no subsiste por las ventas, sino que lo hace por la financiación rectoral, pero “sí que hay autores que quieren no sólo que se les lea, sino que también quieren vender, y eso es muy loable, y en esos casos hay que funcionar como una editorial convencional. Además, cuantos más ingresos se tenga, más se podrá hacer y menos dependencia habrá del rectorado, y por eso hay que mimar a los autores”.

 

Para patrocinar ese cambio también se va a modificar la web para implementar una pasarela de pagos que permita vender libros a través de la propia página.

 

Otras iniciativas

Salamanca informa de que en esta nueva etapa de Ediciones Complutense se han tomado ya otras iniciativas como la implementación de un sistema de gestión de calidad, conforme a la norma UNE-EN ISO 9001:2015, que “ha sido un reto, porque se ha hecho en muy poco tiempo gracias a todos los miembros del equipo de la editorial”.

 

La página de Ediciones Complutense se ha traducido al inglés, lo que la permitirá, entre otras cosas, mejorar su presencia en el portal Books from Spain, el portal que fomenta la traducción de libros en español, cuya participación se ha renovado con nuevas obras.

 

Informa Salamanca de que la Universidad Complutense de Madrid será la invitada de honor en la IV Edición de la Feria Internacional del Libro Universitario (Filuni), en el año 2022 en la UNAM, de México, y las últimas obras publicadas se han creado específicamente para llevarlas a esa feria, porque se quiere, “además de presentar el catálogo y darnos a conocer, mostrar qué es lo que le interesa a la universidad”. Entre esas próximas publicaciones están Trabajos en sostenibilidad y resiliencia socioecológica en la Universidad Complutense de Madrid, editada por Alejandro Rescia Perazzo, Macarena Lucas Olegario y Mariola Gutiérrez Sanz, y la Guía de emprendimiento y pensamiento emprendedor, de David Alonso García.

 

En su afán por abrir las posibilidades a la comunidad complutense, la editorial se ha sumado al Intercambio Científico con 53 campus universitarios, lo que pone a disposición de los interesados cerca de 12.000 libros digitales publicados por otras universidades españolas y centros de investigación.

 

Aparte, se han obtenido siete ayudas a la traducción para obras galardonadas con el Premio Complutense de Literatura en la II Convocatoria de Ayudas AC/E a la traducción de obras literarias españolas 2020, y se han redactado diversos documentos que regulan la actividad diaria de las revistas. Explica Salamanca que se ha modificado el Portal de Revistas Científicas Complutenses, lo que permitirá destacar la inclusión de un apartado de estadísticas para cada revista, subdividido en "Estadísticas generales", "Estadísticas editoriales" y "Artículos más consultados". Y ahora se podrán consultar las métricas de cada artículo, a través de Dimensions y PlumX.